miércoles, 17 de agosto de 2016

Hebreos 10:11-14

Hebreos 10:11-14
Todo sacerdote celebra el culto día tras día ofreciendo repetidas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. Pero este sacerdote, después de ofrecer por los pecados un solo sacrificio para siempre, se sentó a la derecha de Dios, en espera de que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Porque con un solo sacrificio ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando.
Recientemente  Pude darme cuenta que Satanás no es estático sino sumamente dinámico. Si bien, ya intentó perseguirnos y amedrentarnos sin resultado, hoy en día   cada quien tiene a su dios. Mejor promover que todos los caminos llevan al mismo lugar. ¿Todos buscan el bien cierto? Cada persona puede escoger su propio camino y al final llegará al “mejor” lugar porque puede creer en lo que quiera y eso es lo que pasará. ¿Sacrificios? Eso ya no se usa. ¿Pecado? Pues seguramente no soy el más santo o perfecto pero no debo estar tan mal. Dentro de la conversación que tuve, me decía una persona convencida que no hay diferencia entre religiones pues todas buscan el mismo objetivo. Irónicamente, al mismo tiempo reconoció que somos pecadores sin embargo cada quien puede “limpiarse” a su manera. Por más que intenté explicar que la biblia dice que solamente uno puede llegar al cielo a través de Cristo y de nadie más, simplemente me escucharon y pensaron que yo estaba bien y ellos también. ¡Increíble trabajo de Satanás! ¡Todos estamos bien! Mientras tanto, la gente se va a una eternidad sin Dios. El punto no es debatir quién está bien y quién está mal. El punto es anunciar que Cristo murió por nosotros y es justamente lo que dice el pasaje de hoy. Nos dice que se sacrificó una sola vez y para siempre para después sentarse a la derecha del padre y todos sus enemigos serán puestos a sus pies. Esto quiere decir que, aquellos que no le recibieron, que pelearon contra Él y le blasfemaron, serán juzgados. Esto es real. Esta es verdad absoluta. No es mi idea. No es mi religión. Es lo que Dios ha establecido que sucederá. Así como estableció que viniera el diluvio o cuando destruyó Sodoma o anunció que vendría el Mesías y se cumplieron todas las escrituras en Cristo. No podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras la gente sigue perdida. No puedes ser indiferente. Tampoco se trata de ir y “convencer” a la gente. Ese trabajo lo hace Dios. A nosotros nos corresponde anunciar y vivir el ejemplo de Cristo.  La biblia dice. Espero comportarme como siervo de Dios y poder causar un impacto.  Solo Dios sabrá si dará fruto posteriormente. Esa es nuestra responsabilidad. Exponer el evangelio sin temor y sin censura. Cristo se sacrificó por nosotros y hoy reina a la diestra del Padre. ¿De qué lado quieres estar?
Oración
Señor: yo quiero estar contigo. Te pido perdón por mis pecados y reconozco que Cristo murió por mí. Te pido por sabiduría pues no es fácil entender que solamente Tú eres el camino. Abre mi corazón y mi entendimiento. Guía mi vida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada