jueves, 31 de diciembre de 2015

El Hijo Prodigo

El Hijo Prodigo: La actitud del “hermano mayor”
“…se enojó y no quería entrar” (Lucas 15:28)
En vez de uno, había ¡dos hijos pródigos! El hermano menor era culpable de los pecados de la carne, el mayor de los del espíritu (actitud). Al final de la parábola de Jesús, es el hermano mayor -el segundo hijo pródigo- el que está fuera de la casa del padre… Cuando nos centramos únicamente en nuestros propios intereses, nos parecemos al hermano mayor, porque albergamos actitudes de envidia y de egoísmo. Entiende esto: Los creyentes que sólo se fijan en sí mismos, generalmente, no son tan felices como aquéllos que aun no conocen a Cristo y que, sin embargo, tienen un propósito que va más allá de ellos mismos. La actitud del “hermano mayor” produce estos tres posibles resultados:  (1) Es posible ser hijo y negarte a actuar como hermano.
Exteriormente, el hermano mayor se encontraba muy bien, pero fíjate en su actitud resentida… Una mala relación con tus hermanos en Cristo siempre afecta a la relación con tu Padre celestial.
(2) Es posible servir a Dios fielmente y no estar sincronizado con su voluntad.
El hermano mayor no tenía ni idea por qué su padre se alegraba ver al desobediente de su hijo volver a casa… La gente egocéntrica y juzgadora nunca lo percibe.
(3) Es posible ser heredero de todo lo que tu padre posee y tener menos alegría y libertad que alguien que no posee nada.
Los sirvientes eran más felices que el hermano mayor: comían, se gozaban y se divertían mientras él estaba fuera exigiendo sus derechos. La actitud del hermano mayor le privaba de las bendiciones de su padre, del amor de su hermano y de la alegría de los sirvientes. Y si tú tienes una actitud de “hermano mayor”, esto bloqueará también el flujo de las bendiciones que el Señor tiene para tu vida.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

5 Cosas Importantes Sobre Las Personas Que Oran

5 Cosas Importantes Sobre Las Personas Que Oran
“A TI, SEÑOR, LEVANTARÉ MI ALMA” (Salmo 25:1)
El Salmo 25 describe a una persona que ha escogido el camino correcto, aunque no lo encuentre fácil de recorrer. En los diez primeros versículos podemos aprender 5 cosas importantes sobre las personas que oran:
(1) Saben a dónde deben ir a por ayuda.
“A ti, Señor, levantaré mi alma” (Salmo 25:1). Otras personas nos pueden ayudar, pero sólo Dios nos puede sostener.
(2) Saben en Quién confiar.
“…en Ti confío… ¡No se alegren de mí mis enemigos!” (versículo 2). Ama a tus enemigos, porque el Señor lo hace. Ora por ellos, preséntalos a Él, y sigue adelante. 3) Saben el propósito de la oración.
“Muéstrame… tus caminos; enséñame tus sendas” (versículo 4).  “Orar es cambiar. La oración es el canal principal que Dios utiliza para transformarnos. Si no estamos dispuestos a cambiar, dejaremos de orar. Cuanto más oremos, más estaremos en sintonía con el latido del corazón de Dios. La oración es el inicio de nuestra comunicación con Dios cuando todas las alternativas que nos ofrece la vida se abren ante nosotros. En ese momento o abandonamos nuestra vida de oración y dejamos de crecer, o continuamos y permitimos que Él nos cambie”.
(4) Saben la base de su aceptación.
“Conforme a tu misericordia acuérdate, Señor, de mí, por tu bondad…” (versículo 7). No podemos acercarnos a Dios sobre la base de nuestra propia bondad, sólo en la de los méritos de la gracia salvadora de Cristo.
(5) Saben que la oración funciona.
“…enseñará a los mansos su carrera” (versículo 9). Cuando no puedes ver el camino delante de ti, ora. El Señor te lo irá revelando paso a paso; todo lo que tienes que hacer es seguirle.

martes, 29 de diciembre de 2015

Tu profesión forma parte del plan de Dios

Tu profesión forma parte del plan de Dios
“ME ES NECESARIO HACER LAS OBRAS DEL QUE ME ENVIÓ…” (Juan 9:4)
Te sentirás mucho más realizado cuando entiendas que tu profesión es parte fundamental de la voluntad de Dios para tu vida. Jesús predicaba y sanaba, ese era el “trabajo” encomendado por Su Padre. Y así lo debes ver tú. En lugar de considerar la iglesia como un lugar donde te encuentras con Dios los domingos por la mañana, mírala como un lugar donde recibes alimento y fuerzas para llevar contigo la presencia de Dios a tu ámbito profesional. “Y todo lo que hagáis, de palabra o de obra, hacedlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él” (Colosenses 3:17).
Resaltemos dos términos:
1) De palabra. Eso tiene que ver con las áreas de la comunicación y la información.
2) De obra. Eso está relacionado con las áreas de la creatividad y la construcción. Hagas lo que hagas, que sea con corazón agradecido, como si el Señor fuera tu jefe —porque lo es—.
Cuando trabajas con esa actitud, cobras nueva vida. Algunos cobran vida cuando tocan un instrumento musical, otros cuando dirigen un equipo, otros al aconsejar a alguien que está dolido, otros cuando analizan una hoja de cálculo. Cuando cada uno hace lo que Dios le encomendó, el mundo en que vivimos se enriquece. Toda dote y habilidad ha sido dada por Dios; hemos sido invitados a vivir en comunión consciente con el Espíritu Santo en nuestra profesión a fin de desarrollar los dones que Él nos ha dado. El trabajo es una expresión de amor. No podemos ser totalmente humanos si no nos dedicamos a algo de valor.
“…HACEDLO TODO EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESÚS…” (Colosenses 3:17)
Según ciertos estudios, los mejores momentos de la vida no los aportan ni el ocio ni el placer. Esos momentos llegan cuando estamos inmersos en una labor importante y compleja en la que usamos nuestras mejores capacidades. Es ahí, cuando estás tan metido de lleno en la actividad, tan concentrado, que el tiempo no cuenta y la tarea no parece requerir duros esfuerzos. Eres consciente del proceso pero sin sentirte cohibido; eres llevado al límite de tus conocimientos y aptitudes pero no estás estresado ni preocupado. Te entregas por completo al cometido y este forma parte de ti. A ese estado le llamamos “corriente”, porque quienes lo viven a veces usan la metáfora de ser arrastrados por algo exterior a ellos.
Se han realizado muchos estudios en los últimos treinta años con cientos de miles de personas para explorar este fenómeno. Si te quedas sentado no lo vas a experimentar. La imagen de la corriente es una analogía de lo que debería ser el “dominio” del que habla la Biblia. En Génesis Dios nos dice que tenemos que “señorear” sobre la tierra, o “ejercer dominio” (véase Génesis 1:26, 28). Solemos pensar que esos términos significan “controlar” o “mandonear”. Pero el verdadero concepto es que tienes que invertir tus capacidades para crear cosas de valor en la tierra, debes plantar, edificar, escribir, organizar, sanar e inventar formas en las que bendecir a los humanos y hacer que florezca el Reino de Dios en la Tierra.
“SI EL SEÑOR NO EDIFICA LA CASA, EN VANO TRABAJAN LOS QUE LA EDIFICAN…” (Salmo 127:1)
Cuando estás demasiado cualificado para realizar una tarea, te aburres. Cuando la tarea es más complicada de lo que eres capaz, te sientes ansioso y frustrado. Pero cuando tus dotes y tu tarea van a la par, entonces estás “en la corriente”. No trabajamos solo por dinero, para que nos reconozcan, nos asciendan o nos aplaudan, ni para conseguir la fama; trabajamos porque nos gusta estar en esa “corriente” que tanto anhelamos. Cuando está presente en el trabajo, algo ocurre en nuestro interior que nos hace conectar con una realidad superior y nos convierte en colaboradores de Dios. Por eso escribió el salmista “Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican…” (Salmo 127:1). Esa corriente es la que experimentamos cuando colaboramos con Dios y la que Él también usa para moldearnos.
Bezalel se sentía en esa corriente cuando tallaba la madera; David al tocar el arpa; Sansón al usar sus fuerzas; Pablo cuando escribía sus magníficas cartas, Daniel al dirigir el gobierno y Adán mientras cuidaba del Edén. Si tienes subordinados, uno de los mejores actos espirituales de servicio es preguntarles si se sienten inspirados en su trabajo y ayudarles a vivir mejor dentro de esa corriente. Cuando operas en el flujo del servicio a Dios, cuando lo sientes en tareas que mejoran la vida de los demás, estás trabajando “en el Espíritu”. En ese estado se encontraba Pablo cuando se describió a sí mismo como “…[pobre], pero enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, pero poseyéndolo todo” (2 Corintios 6:10).

lunes, 28 de diciembre de 2015

Vivir o morir Por Cristo

Vivir o morir Por Cristo
“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.” – Filipenses 1:21
Cuando Pablo escribió acerca del Vivir o morir a la Iglesia de Filipos el estaba preso. A pesar de estar encarcelado esta carta está escrita con mucha alegría a una iglesia muy generosa en ofrendas y amor. Este primer capítulo de su carta es más personal y Él va a compartir la paradoja que creo que muchos creyentes enfrentan hoy en día. Parece como si estuviéramos atrapados entre dos mundos … éste en el que tenemos mucho trabajo por hacer por Cristo y el otro, donde estaremos siempre estar con el Señor. Él dice en un pasaje posterior “Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros”. (Filipenses 1:23-24)
Creo que puedo entender lo que está diciendo Pablo. Conforme pasa el tiempo y paso más tiempo en este mundo espero con ansias el Cielo. Sueño con ver a Jesús cara a cara. Espero que no exista más llanto y una ¡visión perfecta de Él! Sin dolores de cabeza solo coronas en la cabeza. Tengo muchos deseos de cantar con los ángeles y echar esas coronas a los pies de mi Salvador.
Pero también tengo ganas de pasar tiempo con mis hermanos y hermanas aquí en la tierra –  Me encanta tener buenos recuerdos y planificar para el futuro.
Debemos desear las cosas del Cielo, mientras pasamos tiempo aquí en nuestra morada temporal. Y cuanto más cerca caminas con el Señor, más esperamos y más cerca estamos del Cielo. Es como vivir con nostalgia ya que como creyentes estamos “obligados” a estar en este lugar imperfecto, deseando ese lugar perfecto donde nuestro Padre vive – Nuestra casa.
Vivimos para Cristo porque Él murió por nosotros. Qué apropiado es entonces que Pablo haga esta declaración tan maravillosa. Cristo es la vida y cuando estamos en Cristo tenemos toda la ganancia que necesitamos.
Aquí algunas Cosas para pensar y hacer:
1. Piense en cómo gasta su tiempo aquí en la tierra. Anote 3 maneras en las que usted puede ser un embajador eficaz de Cristo
2. Cante una canción cristiana que le haga pensar en el Cielo.
3. Considere esto … si tuviera que elegir vivir para sí mismo o morir por Jesús, ¿Cual elijaras?. En serio … ¿Que Escogerías?

domingo, 27 de diciembre de 2015

Cómo Resucitar Tu Vida De Oración

Cómo Resucitar Tu Vida De Oración
He aquí algunas maneras de entrar en un tiempo de comunión íntima más eficaz de oración con el Señor.
Jesús dijo en Mateo 21:13: “Mi casa será llamada casa de oración.” Hoy en día, parece que la iglesia es cualquier cosa menos una casa de oración.
Tenemos más programas y conferencias para la iglesia hoy en día, pero muy pocas reuniones de oración. La reunión de oración es el servicio más importante de la semana y también es el servicio más descuidado de la semana.
La iglesia de hoy dice, vamos a saber lo que nuestro pueblo quiere y vamos a atender sus pedidos haciendo una estructura para satisfacer sus deseos y necesidades. La Biblia dice en Mateo 6:33, “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”
Tienes que saber, que todo lo que somos y todo lo que necesitamos siempre se encuentra en la presencia de Dios. Demasiadas veces la iglesia ha tratado de satisfacer las necesidades sobrenaturales con remedios naturales. Salmo 91 dice: “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente Diré yo a Jehová,.” Él es mi refugio y mi fortaleza; Mi Dios, en quien confiaré “.
Cuando aprendemos a permanecer debajo de su poder y protección, la verdadera paz y alegría nos seguirán. Me encanta el ejemplo de Jesús que siempre iba en frente en la oración. Marcos 1:35 que dice: “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba. Antes de que el sol se pusiera, el hijo se había levantado.  Levántate temprano y búscalo a primera hora de la mañana. Agarra una palabra de Dios fresca por la mañana. Entrar en la presencia temprano de mañana es la mejor manera de empezar el día. Pídele al Señor que hable a tu corazón una palabra específica para ese día. Luego cállate y deja que él te hable. No hay límites al poder de Dios que viene de la oración y el oír su voz.
La mayoría de los cristianos quieren probar los frutos del avivamiento, pero sólo unos pocos harán lo que sea necesario para lograrlo. Para lograr un avivamiento personal debes invertir tiempo con él.
El lugar de oración, su lugar secreto. Mateo 6:6 dice: “Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará en público. “Dios quiere hablar contigo más de lo que tu deseas que Él te hable. Toma el tiempo para hacer a Dios la prioridad de tu vida; no sólo una de las prioridades.
Leonard Ravenhill dijo: “Un hombre que tiene intimidad con Dios no se deja intimidar por las personas.” En su presencia se pierde el miedo y la inseguridad, y son reemplazados por la paz y la confianza en él.
Cuanto más tiempo pasamos con Dios el Padre más Él se revela a nosotros. Él nos muestra lo que realmente somos y se lleva la mentira de lo que no somos. El Señor da y nosotros administramos. Él nos da más de su ADN y se lleva las costumbres que aveces el mundo nos imparte.
El mundo necesita más creyentes que estén llenos de Dios y perdidos en su presencia escondida en el Lugar secreto. Efesios 3: 19-20 dice: “Para conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios Y a Aquel que es capaz de hacer mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”.
Cuando entras en el lugar secreto llegas a conocer a tu Padre Dios verdaderamente, más que el mero conocimiento y recibirás una revelación más completa de quien es Él. Entonces nunca nos avergonzaremos o estaremos con miedo al acercarnos a su trono, sino que con toda confianza conoceremos que estamos hablando con nuestro padre, Dios el Padre.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Jesús Nació y esta creciendo dentro de ti

Jesús Nació y esta creciendo dentro de ti
“…HÁGASE CONMIGO CONFORME A TU PALABRA…” (Lucas 1:38)
El nacimiento virginal de Cristo nos ilustra la cercanía que Dios desea tener con nosotros. En cierto modo, Él te está haciendo la misma pregunta que le hizo a María: ¿Estás dispuesto a que yo nazca en ti? Así como María concibió al niño Jesús, Él también puede nacer en ti y vivir su vida a través de ti. ¡Qué idea tan maravillosa! ¡Qué privilegio! Pablo oró: “…Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones…” (Efesios 3:17). Juan afirmó: “Los que obedecen sus mandamientos viven en Él, y Él vive en ellos…” (1 Juan 3:24 DHH). Jesús prometió: “Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él” (Apocalipsis 3: 20). Lo único que Dios te pide es que lo invites y abras tu corazón. Dios estaba con Adán en el Huerto del Edén. También estuvo con Abraham y lo llamó su amigo.  Navidad: Jesús Nació y Esta Creciendo Dentro De Ti
Publicado por: Devocionales  en Devocional Diario 0

Jesús Nació y esta creciendo dentro de ti
“…HÁGASE CONMIGO CONFORME A TU PALABRA…” (Lucas 1:38)
El nacimiento virginal de Cristo nos ilustra la cercanía que Dios desea tener con nosotros. En cierto modo, Él te está haciendo la misma pregunta que le hizo a María: ¿Estás dispuesto a que yo nazca en ti? Así como María concibió al niño Jesús, Él también puede nacer en ti y vivir su vida a través de ti. ¡Qué idea tan maravillosa! ¡Qué privilegio! Pablo oró: “…Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones…” (Efesios 3:17). Juan afirmó: “Los que obedecen sus mandamientos viven en Él, y Él vive en ellos…” (1 Juan 3:24 DHH). Jesús prometió: “Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él” (Apocalipsis 3: 20). Lo único que Dios te pide es que lo invites y abras tu corazón. Dios estaba con Adán en el Huerto del Edén. También estuvo con Abraham y lo llamó su amigo.
Feliz Navidad 2016
Feliz Navidad 2016
Pero como hijo redimido de Dios, Jesús mora dentro de ti. Y seguirá creciendo hasta que salga a través de tus palabras, tus actitudes, tu forma de vivir y tus decisiones diarias. ¿Te debates con la amargura o la preocupación? ¿Tienes falta de perdón? ¿Malos hábitos? Puesto que Jesús vive en ti tienes acceso a Su increíble poder. Por eso Pablo habla de “…esforzándome según Su poder que obra poderosamente en mí” (Colosenses 1:29). Dios no está buscando grandes talentos, está buscando confianza en Él. María se tuvo que haber sentido abrumada e incapaz cuando escuchó los planes de Dios para ella. A pesar de todo su respuesta fue “…Hágase conmigo conforme a tu palabra…” (Lucas 1:38). ¿Quieres tener una Navidad muy especial? Haz esa misma oración.

jueves, 24 de diciembre de 2015

El significado de la Navidad

E
l significado de la Navidad. La Navidad es un monumento en la historia en que Jesús bajó a la tierra para nacer como un bebé y luego voluntariamente dar su vida para librarnos de la paga del pecado. Dios nos dio a Jesús porque Él es misericordioso y abundante en gracia. Hoy quiero dejarte 20 extraordinarios versículos bíblicos acerca de la Navidad: el nacimiento de Jesucristo; el Libertador prometido.
La Navidad en la Biblia Textos Y Versos Bíblicos
Nacido en Belén
Antiguo Testamento – Profetizado
Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.
Nuevo Testamento – Cumplido
Lucas 2:4-7 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.
Jesús, el Hijo de Dios
Proverbios 30:4 ¿Quién subió al cielo, y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño?
¿Quién afirmó todos los términos de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si sabes?
Lucas 1:31-33 “...Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
Jesús, nombre sobre todo nombre
Isaías 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
Filipenses 2:9-11 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.
Jesús, el Ungido
Daniel 9:25-26 Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. 26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.
Mateo 2:1,16 Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos,… 16 Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.
Jesús, la semilla de una mujer para destruir a Satanás
Génesis 3:15 “… Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y su descendencia; él te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”
1 Juan 3:8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.
Jesús, nacido de una virgen
Isaías 7:14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.[a]
Mateo 1:21-23 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,[a] porque él salvará a su pueblo de sus pecados.22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: 23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, m que traducido es: Dios con nosotros.
Jesús, simiente de Abraham
Génesis 12:3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.
Mateo 1:1 El libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.
Jesús, la semilla de Isaac
Génesis 21:12 Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia.
Hebreos 11:17-19 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, 18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; 19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.
Reyes Se Inclinarían ante Jesús
Salmos 72:10-11 Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes; Los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones.11 Todos los reyes se postrarán delante de él; Todas las naciones le servirán.
Mateo 2:9-11 Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. 10 Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo.
11 Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.
Nacido para morir y resucitar al tercer día
Jonás 1:17 Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches.
Mateo 12:40 Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

20 Versículos de La Biblia Para Tarjetas de Navidad

20 Versículos de La Biblia Para Tarjetas de Navidad. Una Señal del Señor
Isaías 7:14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal. He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.
Mateo 2:10 Y al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría.
Lucas 2:12 12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.
Él es exaltado; Príncipe y el Rey
Isaías 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
Zacarías 9:9 Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.
Hechos 5:31 A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.
Filipenses 2:8-10 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra.
La Promesa Del Mesías, nacido de una Virgen
Isaías 11: 1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto.
Mateo 1:21 Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
Mateo 1:23 “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel” (que significa: Dios con nosotros).
Lucas 1:30-31 Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. 31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.
Lucas 2:15-16 Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16 Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.
Buenas noticias, grande Gozo y un regalo precioso
Lucas 2:10 Y el ángel les dijo: “No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo.
Lucas 2:11 Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.
Lucas 2:14 !!Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!
Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Romanos 15:13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.
2 Corintios 9:15 15 !!Gracias a Dios por su don inefable!
Santiago 1:17 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

martes, 22 de diciembre de 2015

¿Cómo Tener Éxito En El Trabajo Biblicamente?

¿Cómo Tener Éxito En El Trabajo Biblicamente?
“EL QUE ES NEGLIGENTE EN SU TRABAJO ES HERMANO DEL HOMBRE DESTRUCTOR” (Proverbios 18:9).
Dios se interesa en la clase de trabajo que haces. Y también en cómo lo haces. En realidad, tus perspectivas de futuro dependen de tu ética laboral. Por los próximos días vamos a considerar algunos hábitos de trabajo tomados del libro de Proverbios, o bien para evitar, o bien para imitar, si quieres la bendición de Dios.
La pereza. “Pasé junto al campo del hombre perezoso,… y vi… que… ortigas habían cubierto la tierra y la cerca de piedra ya estaba derribada… Aprendí la lección: Un poco de sueño… descansar mano sobre mano: así te llegará la miseria como un vagabundo…” (Proverbios 24:30-34). La pereza produce escasez, comparable a si te hubieran robado. La Biblia dice que los perezosos son:
a) los que dejan las cosas para mañana: “Un poco sueño…descansar mano sobre mano”. dicen: ‘ya lo haré mañana’, pero mañana nunca llega.
b) caros de mantener: “El que es negligente en su trabajo es hermano del hombre destructor” (Proverbios 18:9). Se quejan, hacen las cosas a medias, perjudican los negocios y causan privaciones.
c) se rinden fácilmente. Abandonan antes de acabar el trabajo: “El indolente ni aun asará lo que ha cazado” (Proverbios 12:27). Caza al oso, pero no lo limpia. Su vida está llena de proyectos inacabados: armarios a medio hacer, habitaciones a medio pintar, garajes desordenados. ¿Te suena familiar?.
d) expertos en dar excusas: “Dice el perezoso: Ahí fuera hay un león: me matará en la calle” (Proverbios 22:13). Cuando se les agotan las excusas creíbles, se inventan otras inverosímiles. “…No ara a causa del invierno…” (Proverbios 20:4).¿Quieres que caiga enfermo, yendo a trabajar con este tiempo? O si hace calor: ‘Hace demasiado bueno para ir a trabajar’ Sea cual sea tu trabajo, hazlo a conciencia. No dejes que la pereza te robe el éxito.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Las 5 Decisiones Del Rey David

Las 5 Decisiones Del Rey David
“MISERICORDIA Y JUSTICIA CANTARÉ…” (Salmo 101:1)
Fíjate en las 5 decisiones de David en el Salmo 101:

(1) “Misericordia y justicia cantaré” (versículo 1).
Al tratar con los demás, muchos de nosotros tenemos bastante misericordia, pero no practicamos la justicia; otros tenemos bastante justicia y no practicamos la misericordia. Dios requiere las dos cosas.
(2) “Entenderá el camino de la perfección…” (versículo 2).
La gente queda mucho más impactada por tu conducta que por tus creencias. Es posible que tus hijos no sigan siempre tus consejos, pero puedes estar seguro de que seguirán tus pasos. A los que no hayas persuadido con tu teología, todavía pueden convencerse por tu amor y tu estilo de vida. (3) “En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa” (versículo 2b).
El amor práctico empieza en casa. Si tu familia piensa que no muestras alegría y juzgas con facilidad, jamás la acercarás a Cristo. David oró: “Entenderé el camino de la perfección cuando vengas a mí. En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa” (Salmo 101:2).
(4) “No pondré delante de mis ojos cosa injusta” (versículo 3).
¡Avivate! En la mayoría de los hogares la televisión está puesta unas siete horas al día. Así que, pregúntate: `¿A qué nos estamos exponiendo mi familia y yo?’. ¡No tienes derecho a quejarte de lo que toleras! Dices que no tienes tiempo para leer la Palabra del Señor y para orar. No, la verdad es que no tienes un deseo suficientemente grande para hacerlo.
(5) “Por las mañanas destruiré a todos los impíos…” (versículo 8).
“Al que solapadamente difama a su prójimo, Yo lo destruiré; no sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso. Mis ojos pondré en los fieles de la Tierra, para que estén conmigo…” (Salmo 101:5-6). Éstas son 5 decisiones con las que deberías vivir.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Por que Los Hermanos de Jesús No Creían En ÉL

¿
Por que Los Hermanos de Jesús No Creían En ÉL?
¿Y Tu has creído?
A veces se puede leer algo cien veces antes de que el significado real se muestra ante nuestros ojos. Esto es exactamente lo que me pasó cuando volví a leer lo que Juan escribe en su evangelio acerca de Jesús en Juan 7:5:
Porque ni aun sus hermanos creían en él.

He aquí por qué esto es sorprendente.
Los hermanos carnales de Jesús (Santiago, José, Simón y Judas estos son los nombres de los hermanos de Jesús de Nazaret nombrados en Mateo 13:55), habían crecido con el hijo del Dios vivo bajo el mismo techo:
Algunos de ellos tenían la edad suficiente para recordar a su hermano mayor, Jesús, a la edad de 12, cuando iba al templo y enseñaba a los líderes religiosos (Lucas 2:39-52). También fueron probablemente invitados a la misma boda cuando Jesús realizó su primer milagro de convertir el agua en vino (Juan 2: 1-11).
Algunos de ellos probablemente habrían estado presente, o por lo menos habrían estado al tanto de cuando su hermano mayor leyó el rollo de Isaias en el templo, y con este acto la audaz declaración mesiánica que el templo “era la casa de mi padre”.
También habrían sabido que Jesús sanó al hijo de un funcionario (Juan 4:46-54), sanó al hombre el día sábado en el estanque de Betesda (Juan 5:1-17), alimentado a 5.000 personas con cinco panes y dos peces (Juan 6: 1-14) y caminó sobre las agua (Juan 6: 16-21).
En el evangelio de Juan, todos estos eventos se llevan a cabo antes de la declaración de Juan que dice: “… ni siquiera sus hermanos creían en él”.
¿Por qué Los Hermanos de Jesús No Creían En El?
Es fácil preguntarse cómo los hermanos de Jesús siendo testigos, o al menos habiendo oído hablar de todas estas cosas, no creían que Jesús era el Hijo de Dios. Somos tentados a pensar que seguramente nosotros lo habríamos entendido, y creído en Él. La verdad es que probablemente no habríamos creído tampoco.
Jesús era 100% hombre y 100% Dios. Del mismo modo que no podemos comprender plenamente este misterio, los hermanos de Jesús hijos de María tampoco. Debido a que Jesús caminó entre ellos, habrían tenido problemas para creer quien Jesús era, por lo menos, un hombre muy especial, o un profeta increíble. Pero no llegaron a esta conclusión fundamental que establece a Jesús como Dios, aparte de cualquier otra persona que habría venido antes o vendría después – Jesús era Dios encarnado. Dios estaba verdaderamente caminando entre ellos.
Es posible que nos llamemos a nosotros mismos amigos de Jesús, asistimos a la iglesia, somos testigos incluso de sus milagros, pero aún así no creemos que Jesús es exactamente quien dijo que es. Si este fue el caso para los propios hermanos de Jesús, ¿cuánto más lo podría ser para nosotros?

viernes, 18 de diciembre de 2015

Sabías Que Dios Conoce Tu Nombre

¿
Sabías Que Dios Conoce Tu Nombre?
“…a sus ovejas llama por nombre y las saca” (juan 10:3)
Cuando vemos un rebaño de ovejas, vemos exactamente eso, un rebaño: todas pareciendo iguales. Y sin embargo, para el pastor no es así: cada oveja tiene una historia distinta, y cada cara un nombre. Cuando vemos una muchedumbre, vemos eso, una muchedumbre, llenando un estadio o desbordando un centro comercial. Pero Jesús no lo ve así; para Él, cada uno de nosotros tiene una historia y cada cara un nombre. “…en las palmas de las manos te tengo esculpida…” (Isaías 49:16). ¡Eso es tremendo! ¡Tu nombre está escrito en las manos de Dios, donde Él lo ve constantemente, como está también en sus labios (lee Juan 10:3)! Tal vez hayas visto en algunas cosas impresionantes, como en un premio o un diploma, o en la puerta de nogal de la oficina, pero en las manos del Señor y en sus labios es otra cosa, en la cual se merece meditar detenidamente, ¿verdad?  Esto significa que lo que es importante para ti, lo es también para Dios. Tal vez pienses que esto es cierto cuando se trata de cosas importantes, como la muerte, enfermedades, pecados o desastres. ¿Y las cosas más pequeñas, como problemas financieros que te producen inseguridad, discusiones con nuestros seres queridos que nos dejan agotados, o familiares que rinden menos y requieren más atención? Entiende esto: ¡eres un hijo de Dios! Juan escribió: “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios…” (1 Juan 3:1). Es como si Juan supiera que algunos de nosotros fuéramos a negar con la cabeza diciendo: “No, yo no; la Madre Teresa quizás, o Billy Graham, pero yo no”. Si éstos son tus sentimientos, entonces Juan añadió esta frase precisamente para ti: “Amados, ahora somos hijos de Dios…” (1 Juan 3:2). Esto significa que si algo es importante para ti, también lo es para el Señor. ¡Intenta aferrarte a esta verdad!

jueves, 17 de diciembre de 2015

Cómo Desarrollar Una Disciplina Espiritual

¿Cómo Desarrollar Una Disciplina Espiritual?
“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina…” (1 timoteo 4:16)
Sólo hablar de la disciplina espiritual no te va a llevar muy lejos, y mucho menos el hablar de cuánto la necesitan los demás. ¿Requiere muchísimo esfuerzo? Absolutamente. Significa ser más duro con uno mismo de lo que uno quisiera. Exige comprobar con regularidad tu forma de expresarte, tus relaciones y elecciones vitales, y corregirlas cuando sea necesario. ¿Hacerlo en secreto? Sí; cuando te estás esforzando para desarrollar una disciplina espiritual, es sabio no hablar mucho de lo que estás haciendo. Hablar es fácil; simplemente, ¡hazlo! ¿Es humillante? ¡Sin ninguna duda! Algunos días es como dar un paso hacia delante y dos hacia atrás… La disciplina espiritual requiere “seguir la trayectoria” mientras otros se apartan sin querer reconocerlo, o poniendo excusas. ¿No es siempre divertido? Desarrollar una vida de disciplina espiritual es una experiencia que te da satisfacción, pero no siempre es divertido. Pon atención a lo que escribió Pablo:
“…yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire; sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (1 Corintios 9:26-27).

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Un Corazón Herido Por Cristianos

Un Corazón Herido Por Cristianos


¿Fuiste Lastimado Por Cristianos? ¿Tienes el corazón herido?
“…TÚ, SEÑOR, ME AYUDASTE Y ME CONSOLASTE” (Salmos 86:17)
¿Te ha herido algún cristiano? ¿Alguien que te condenó en lugar de demostrarte compasión y ayudarte? ¿Alguien que no te atendió cuando debería haberte buscado, restaurado espiritualmente y devuelto al lugar que te corresponde en la familia de Dios? La mayoría de las personas que han sido heridas por otros cristianos podrían convencer fácilmente a un jurado de que tal o cual cosa no debería haber ocurrido jamás. Y la verdad es que tienen razón; pero ocurrió. Seguir dándole vueltas al tema no cambiará las cosas, aunque te cambiará a ti, y no precisamente para bien. Piensa que si te asaltaran en la calle y te llevaran al hospital, no te pasarías el resto de la vida obsesionado con la persona que lo hizo. No; tu meta sería recuperarte lo más rápido posible y pasar de página. ¡Qué curioso que busquemos a yuda inmediata para las heridas físicas pero que tendamos a centrarnos en el problema y no en la solución cuando se trata de heridas emocionales!
Y tú ¿qué vas a hacer? Éstas son las distintas opciones:
1) Contárselo a todo el mundo.
Repetir los hechos no conseguirá más que reforzar y avivar tu dolor.
2) Reprimirlo.
Eso fue lo que hizo David: “Mientras guardé silencio… mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano” (Salmos 32:3-4 CST).
3) Procesarlo.
Es decir, estar dispuesto a dejar de encubrir las áreas en las que te hirieron y abrirte para recibir la gracia de Dios. Entonces es cuando descubres que “Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas” (Salmos 147:3).
4) Compartirlo.
La Biblia dice: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados…” (Santiago 5:16).
Si eres sabio, elegirás las opciones 3 y 4.

martes, 15 de diciembre de 2015

Qué significa arrepentimiento Bíblico

¿Qué significa arrepentimiento Bíblico?
“LA TRISTEZA QUE ES SEGÚN DIOS PRODUCE ARREPENTIMIENTO PARA SALVACIÓN…” (2 Corintios 7:10)
La palabra “arrepentirse” significa reconocer el pecado, renunciar a él, buscar el perdón de Dios y tratar de vivir de manera diferente. Significa dar un giro de 180° y dirigirte en la dirección contraria. Si haces 25 km en el sentido equivocado, tendrás que volver esos 25 km de vuelta. Al principio eso te desanimará, pero es algo muy provechoso porque en la próxima ocasión te pensarás dos veces adónde te diriges. El arrepentimiento puede conllevar la restitución. Zaqueo era un recaudador de impuestos que se había enriquecido cobrando de más. Pero después de su encuentro con Jesús prometió: “…Si he robado algo, devolveré cuatro veces esa cantidad” (Lucas 19:8).
Arrepentimiento Remordimiento, Biblia Jesus
El Arrepentimiento Y La Biblia.
El Señor está dispuesto a perdonarte, pero quizás te deje que sufras algunas de las consecuencias dolorosas de tu pecado para motivarte a la obediencia. “Ninguna disciplina resulta agradable a la hora de recibirla. Al contrario, ¡es dolorosa! Pero después, produce la apacible cosecha de una vida recta para los que han sido entrenados por ella” (Hebreos 12:11 NTV). Satanás tratará de decirte que estás más allá del alcance de la gracia de Dios, pero no es verdad. El Hijo Pródigo despilfarró su herencia y acabó cuidando cerdos. Pero el día que decidió volver a casa, su padre corrió a recibirlo y lo restituyó a la familia con los derechos de hijo. Dios hará lo mismo contigo. “Abandone el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al Señor, que tendrá de él compasión, al Dios nuestro, que será amplio en perdonar” (Isaías 55:7 LBLA).

lunes, 14 de diciembre de 2015

Cómo Cuidar De Tus Heridas Abiertas

¿
Cómo Cuidar De Tus Heridas Abiertas?
“MÉDICO, CÚRATE A TI MISMO” (Lucas 4:23) ¿Significa que las personas con algún “impedimento” no pueden trabajar para Dios? Claro que no, sino más bien lo contrario. Son precisamente los quebrantados los que llegan a ser expertos en curar. Pero primero tienes que tomarte tiempo para ser sanado. Jesús dijo que cuando un ciego guía a otro ciego, los dos caen en el hoyo (Mateo 15:14). Es difícil hablar a otros de victoria, cuando tú mismo vives en derrota. Es duro llevar sanidad emocional a otros, cuando tú todavía luchas con asuntos no resueltos de tu pasado. Cuando todavía estás sangrando, no puedes tratar los problemas de otros con la misma fe agresiva que tendrías si tú mismo hubieras superado tu propio impedimento. ¿Es malo tener un corazón herido? No, pero es malo no ocuparse de él. Así pues, pasa tiempo con Dios y deja que Él te restaure plenamente, a fin de que pueda usarte para ministrar de forma más eficaz a los demás

domingo, 13 de diciembre de 2015

Salta por la borda por el Señor Jesús

Salta por la borda por el Señor Jesús
“ENTONCES DIJO A PEDRO: ¡ES EL SEÑOR!… Y SE TIRÓ AL MAR” (Juan 21:7)
Después de que los discípulos de Jesús pasaron la noche pescando sin recoger nada, éste les dijo: “Echad la red a la derecha de la barca” (Juan 21:6) y entonces sacaron 153 peces. Así es como funciona; una palabra Suya y todo cambia para bien.
Luego leemos: “Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se tiró al mar [y fue hacia Jesús]” (Juan 21:7). Démonos cuenta de que Pedro tuvo que decidir entre dejar sus peces e ir a Jesús o quedarse en el barco y disfrutar del fruto de su arduo trabajo. Todos nos enfrentamos a esa misma prueba cuando cumplimos las metas que nos hemos propuesto en la vida, cuando nuestras redes están llenas y por fin “lo hemos conseguido”. El dilema es: ¿nos quedamos a guardar nuestras bendiciones o saltamos por la borda por el Señor y nos comprometemos con Él totalmente?
Salta-por-la-borda-por-el-Senor-Jesus-2
Salta De Tu Barca para Encontrarte Con Jesús
Pablo habla brevemente de sus éxitos en la vida: “Yo tengo también de qué confiar en la carne” de la tribu de Benjamín en cuanto a la Ley, fariseo en cuanto a la justicia que se basa en la Ley, irreprochable.(Filipenses 3:4-6). Si tenemos en cuenta su historial, Pablo era “Alguien de Peso”. Pero escucha lo que añade: “cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida todo lo tengo por basura para ganar a Cristo”. (Filipenses 3:8). Pablo entendió que su verdadera identidad no radicaba en sus logros sino en su relación con Jesús. ¿Te sientes tú así? En aquella noche, daba la impresión de que Pedro estaba perdiéndolo todo, sin embargo cuando llegó a la orilla se encontró con que Jesús estaba ocupado, ¡asando pescado! Todo lo que necesitas, Dios lo tiene. Todo lo que dejas, Él lo pagará con creces. Todo aquello que estás dispuesto a dejar atrás determina, en última instancia, aquello que el Señor te puede confiar.

sábado, 12 de diciembre de 2015

La Hipocresía Y La Biblia

La Hipocresía Y La Biblia
“NO SEAS COMO LOS HIPÓCRITAS” (Mateo 6:5)
Jesús es la única persona del Nuevo Testamento que usó la palabra “hipócrita”. Y seguro que hay una razón. Los arqueólogos han descubierto una ciudad llamada Séforis, construida por Herodes el Grande cuando Jesús era un niño. Se podía ver desde la colina en la que se ubicaba la ciudad de Nazaret, donde Él vivía. Séforis contaba con un enorme anfiteatro. Los actores que actuaban en las obras, eran llamados hypokrites. Llevaban máscaras para que la audiencia pudiera identificar a los diferentes personajes que cada uno representaba. Al final de la representación se quitaban las máscaras y la audiencia los aplaudía y alababa. Según esto, practicar la hipocresía significa llevar una máscara para impresionar o engañar a otros. ¡Ay!
hipocresia-biblia-cristianos-Hipocritas-2
La Hipocresía Según Jesús En La Biblia
Jesús habló de tres áreas específicas donde solemos practicar la hipocresía:
1) Dar.
“Cuando, pues, des”.no hagas tocar trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres (Mateo 6:2).
2) Orar.
“Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público”. (Mateo 6:6).
3) Juzgar.
“Porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados, y con la medida con que medís se os medirᔿO cómo dirás a tu hermano: ´Déjame sacar la paja de tu ojo´, cuando tienes la viga en el tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.(Mateo 7:2, 4-5). La Palabra para ti hoy es, por lo tanto, ¡no seas un hipócrita!

viernes, 11 de diciembre de 2015

Cuánto tiempo va a durar este ataque espiritual

¿Cuánto tiempo va a durar este ataque espiritual?
“Y HABIENDO ACABADO TODO, ESTAR FIRMES”. (Efesios 6:13)
La magnitud del precio determina la intensidad de la lucha. El enemigo conoce tus puntos vulnerables y te llevará hasta el límite de tus fuerzas. Cuando lo haga, recuerda: “Dichoso el que resiste” porque, al salir aprobado, recibirá la corona (Santiago 1:12 NVI). “Aprobado” significa que la victoria te da derecho a hacer cosas mayores. “Resiste” significa que se pone a prueba tu capacidad de mantenerte firme. Entonces, “habiendo acabado todo, estar firmes”. Te preguntas: ¿Cuánto va a durar este ataque? El príncipe de las tinieblas detuvo las oraciones de Daniel durante veintiún días (Daniel 10:13). Goliat desafió a los ejércitos de Israel durante cuarenta días y cuarenta noches (1 Samuel 17). Tu enemigo es incansable; así debes ser tú. Cuando se trata de orar, tu persistencia puede más que su resistencia. “Pero es preciso que perseveréis en el cumplimiento de la voluntad de Dios, si de veras deseáis recibir lo que Él os tiene prometido”. (Hebreos 10:36 Versión Castellana).
Ataque-espiritual-biblia-cristianos-3
¿Hasta Cuando Este Ataque Espiritual?
David no se metió en problemas con Betsabé hasta que dejó el campo de batalla. Ése es el lugar más seguro para estar. Así que quédate ahí, sigue peleando y Dios vendrá en tu ayuda. Cuando Josué necesitó de más tiempo para vencer a sus enemigos, el sol se paró. Era Dios diciendo: “Hasta que el sol no se ponga, tú no vas a caer tampoco, porque el mismo poder que lo mantiene a él arriba te mantiene en alto a ti también”.  ¡Gloria a Dios! ¿No es maravilloso?
Jesús sanó a la gente de maneras diferentes. A algunos les habló, a otros los tocó. En otra ocasión pidió a diez leprosos que se mostraran al sacerdote. Y la Biblia dice: “mientras iban, quedaron limpios”. (Lucas 17:14). Probablemente iban preguntándose por el camino: ¿Cuándo va a pasar? ¿Cómo va a ser?. ¡La fe no exige los detalles sino que avanza con obediencia, creyendo que Dios dará el resultado oportuno!

jueves, 10 de diciembre de 2015

Las Claves Para la Felicidad Bíblica

Las Claves Para la Felicidad Bíblica
SI SABÉIS ESTAS COSAS. (Juan 13:17)
Si quieres lo mejor de Dios, no pienses en cómo invertir tu dinero, piensa en cómo invertir tu vida. Jesús dijo: “Si sabéis estas cosas “bienaventurados” sois si [las hacéis]”. El vivir de esta manera significa: 1) Desafiarse a sí mismo.
Examina cómo pasas tu tiempo libre. Después de un día interminable, es fácil “tumbarse a la bartola” delante de la TV, pero serías más feliz si estuvieses activo, física y mentalmente. Ve a dar un paseo,  dedica tiempo para orar y leer la Palabra de Dios, aún cuando no te apetezca hacerlo. Jesús dijo que para poder seguirle, debemos “renunciar a las cosas que [nosotros] queremos” (Lucas 9:23).
2) Ayudar a otras personas.
La buena obra más insignificante, vale más que lo mejor de las más sublimes intenciones, de manera que si quieres ayudarte a ti mismo, ayuda a otros. No solo producirá el que te sientas mejor, estando con otras personas que están dando de sí mismas, sino que servirá para que te involucres en una causa mucho más grandiosa. Al enemigo no le importa que hables de tu fe, siempre que no la practiques, pero Dios nunca nos enseña nada sin darnos la oportunidad de ponerlo en práctica. Es por eso que Jesús dijo: “Bienaventurados los que oyen la palabra y la obedecen”.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Vuelve Al Lugar Donde Conociste A Jesús

Vuelve Al Lugar Donde Conociste A Jesús
SIMÓN PEDRO LES DIJO: VOY A PESCAR. Jn. 21:3
Cuando Pedro decidió ir a pescar aquella noche, es posible que estuviese tomando la decisión de dejarlo todo y volver al lugar donde primeramente conoció al Señor. ¡Eso es dar un buen paso! Cuando te sientes desanimado puedes, o bien regresar junto a Aquél que puede salvar, guardar y satisfacer, o volver a lo que estabas haciendo antes de conocerle a Él. ¡Lo último no es dar un buen paso! Pedro estuvo toda la noche pescando y no pesco nada. Esa es una buena lección para ti.
vuelve-lugar-conociste-jesus-biblia-2
Vuelve Al Lugar Donde Lo Conociste
Dios le dijo a la iglesia en Apocalipsis: “Has perseverado” y has trabajado arduamente por causa de Mi nombre y “no has desmayado. Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, arrepiéntete y haz las primeras obras”. (Apocalipsis 2:3-5). ¿Se ha enfriado el amor que le tenías a Dios? Si es así, necesitas regresar al lugar donde primeramente le conociste. Buscarle a Él nuevamente, como lo hacías antes de oír y ver tanto; antes de que las presiones de esta vida te agotaran. “Pero si estoy ocupado en la obra del Señor”, dices. Las obligaciones y la improductividad van de la mano. Es posible parecer un santo en las cortes de Babilonia y ser negligente en las cortes de Sión. Jesús preguntó por tres veces a Pedro: ¿Me amas? Finalmente Pedro dijo: Señor, Tú sabes todas las cosas, Tú sabes [hasta qué punto] te amo. (Juan 21:17).
“Tened cuidado con algo que compita con vuestra lealtad a Jesucristo. El mayor competidor de la devoción a Jesús, es servirle a Él”. Piénsalo.

martes, 8 de diciembre de 2015

Cuando llega la hora de retirarse

Cuando llega la hora de retirarse
“…MOISÉS HABÍA PUESTO SUS MANOS SOBRE ÉL…” (Deuteronomio 34:9b)
Es difícil hablar de ciertos temas. Retirarse y pasar la antorcha a otra persona es una de las cosas más complicadas de hacer. No obstante, eso no te concierne a ti sino al reino de Dios. Hace falta tener humildad para poder ceder el puesto a otro; el futuro de cualquier trabajo depende de ello. Durante cuarenta años, Moisés soñó con introducir a su pueblo en la Tierra Prometida, y sin embargo, no pudo ser. Josué, su sucesor, sería el hombre para realizar aquel sueño. ¿Y cómo lo tomó Moisés? Con gracia y dignidad: “Josué… estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él, y los hijos de Israel lo obedecieron haciendo como el Señor mandó a Moisés” (Deuteronomio 34:9). El plan funcionó, la transición fue fácil e inmediatamente los seguidores ofrecieron su lealtad a Josué. ¿Por qué? Porque Moisés había puesto las manos sobre Josué y había orado para que el Señor bendijera su liderazgo. Ésta es la forma más adecuada de liderar, y ocurrió en la hora final ¡justo en la más importante! ¿Es difícil hacerlo? Sí, lo es,
¿Cuál es la respuesta? Alégrate por los logros que conseguiste gracias a la ayuda de Dios, retírate con gentileza, bendice y ayuda a tu sucesor, y luego pregúntale al Señor: “¿Y qué voy a hacer ahora?”.
Esto te dará un sentido de realización espiritual con el reino y con el Rey. Así que después de esto preparate para la última fase con la bendición del Señor.

lunes, 7 de diciembre de 2015

¿Cómo recibir la Palabra de Dios?



¿Cómo recibir la Palabra de Dios?
RECIBA VUESTRO OÍDO LA PALABRA DE SU BOCA. (Jeremías 9:20)
¿Cuál debe ser tu actitud para recibir el mayor beneficio al oír o leer la Palabra de Dios? ¡Recíbela como Palabra de Dios, y no de hombres! Nosotros la propagamos pero se origina en Dios. Cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios (1 Tesalonicenses 2:13). OBEDECEREMOS Y HAREMOS TODAS LAS COSAS QUE JEHOVÁ HA DICHO (Éxodo 24:7)
¿Cómo puedes hacer que la Palabra de Dios sea más personal y efectiva en tu vida? Recibiéndola como una Palabra práctica y no teórica. La Biblia no es un intento de Dios por ofrecernos visiones iluminadoras, teorías interesantes o buenos consejos para que los tomemos en consideración. Por el contrario, es una declaración fidedigna e indiscutible de la verdad eterna para que vivamos con arreglo a ella. Está concebida para su aplicación en un mundo real. “A cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las pone en práctica, lo compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca” (Mateo 7:24). Los sólidos cimientos del constructor obediente resistieron la violencia de la tormenta. A la inversa, “Pero a cualquiera que me oye estas palabras y no las practica, lo compararé a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena… soplaron vientos y” cayó, y fue grande su ruina (v. 26-27). Ahora bien, Jesús no criticó a este hombre por haber construido una estructura inadecuada, o no haber escuchado, comprendido y creído Sus palabras, sino por no ponerlas en práctica. “Si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, ese es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural” Pero el que mira atentamente en la perfecta ley y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace” (Santiago 1:22-25). Si pensamos que leer, conocer, e incluso creer en la Palabra de Dios, satisface nuestra obligación de hacia ella, nos estamos engañando. Porque es la Palabra de Dios, Su intención es que sea cumplida. Esto requiere no solamente creerla, sino comportarse con arreglo a ella. Santiago no dice, “será bendecido por lo que cree”, sino, ¡será bendecido en lo que hace! Cuando Moisés leyó la Palabra de Dios a los israelitas, ellos dijeron, “Obedeceremos y haremos todas las cosas que Jehová ha dicho”. Amén.

domingo, 6 de diciembre de 2015

No Seas Tan Crítico – La Critica Y La Biblia

No Seas Tan Crítico – La Critica Y La Biblia
“HEMOS OBRADO NECIAMENTE Y… HEMOS PECADO” (Números 12:11 LBLA)
Cuando María criticó a su hermano Moisés por la mujer que había elegido, el Señor lo oyó y ella fue castigada con lepra. Quizás te criaste en una familia que siempre le encontraba faltas a todo y ahora tú usas el mismo tono para hablar a tus hijos. No disfrutas de las bendiciones de Dios porque has sido programado para inspeccionar, encontrarle “tres pies al gato” y formarte una opinión de las cosas (por lo general negativa). La Biblia dice: “El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal…” (1 Pedro 3:10 NVI). La definición del vocablo “crítica” —Enjuiciar las supuestas faltas de otro sin ningún beneficio para la persona objeto del comentario— debería hacerte reflexionar.
Primero, tenemos la palabra “supuestas”. A veces tus percepciones no son correctas porque existen circunstancias que desconoces. Luego tenemos el término “enjuiciar”. Tendemos a ir por la vida analizándolo todo y diciendo ‘Eso no está bien’ o ‘Yo no lo haría así’. Quizás en tu defensa alegues que eres una persona analítica y que Dios te hizo así. No hay nada malo en ser así; el problema viene cuando decides “enjuiciar” tus observaciones, cuando no eres capaz de ver las cosas con objetividad. A lo mejor te preguntas: ‘¿Cómo voy a ayudar a alguien si no enjuicio lo que hace?’ La respuesta nos la da la última parte de la definición “sin ningún beneficio para la persona”. No está mal señalar las faltas de alguien mientras no lo hagas erigiéndote en juez y mientras tu propósito sea ayudarle a buscar una solución. ¿Y está bien consultar el asunto con un tercero? Solamente si acabas la conversación diciendo: ‘Oremos al respecto, guarda la confidencia e intenta ayudar’.

sábado, 5 de diciembre de 2015

La Visión Nocturna En La Palabra de Dios

La Visión Nocturna En La Palabra de Dios
“¿Quién de entre vosotros teme a Jehová…? El que anda en tinieblas y carece de luz confíe en el nombre de Jehová” Isaías 50:10.
Dios nos promete paz, pero no una navegación tranquila o inmunidad a los problemas de la vida. La Biblia dice que “El que anda en tinieblas y carece de luz confíe en el nombre de Jehová”. Mira tu Biblia: a) Job vivió una vida ejemplar no obstante lo perdió todo. Confundido y perplejo exclamó “Dios ha cercado con valla mi camino y no puedo pasar; y sobre mis veredas ha tendido tinieblas” (Job 19:8); b) Jeremías, tras predicar a un pueblo rebelde que le pegaron y le hicieron preso, dijo, “¡Ay, si mi cabeza se hiciera agua y mis ojos fuentes de lágrimas, para llorar día y noche” (Jeremías 9:1); c) Pablo sufrió tanto que “perdimos la esperanza de conservar la vida” (2 Corintios 1:8).
La fe es como un rollo de película, se rebela en la oscuridad. Los momentos oscuros nos obligan a apoyarnos en Dios de un modo que no haríamos normalmente. La verdad es que si nuestra fe no fuera puesta a prueba no estaríamos motivados para buscar a Dios y a acerarnos a Él.  “Cuando la oscuridad parece ocultar Su rostro, yo descanso en Su invariable gracia. Cuando mi alma se rinde, Él es mi esperanza. En Cristo permanezco, la roca sólida que me sostiene rodeado de arenas movedizas”. Es fácil alabar a Dios cuando tienes buena salud y tus facturas están pagadas. Es cuando la luz se convierte en tinieblas que descubrimos de lo que está hecha nuestra fe y dónde realmente ponemos nuestra confianza. Es en esos momentos ¡cuando desarrollamos visión nocturna!
“Te daré los tesoros escondidos” Isaías 45:3.
A veces Dios no nos dice por qué, porque Él quiere que sepamos quién. En el Salmo 23, David va de hablar sobre Dios, “Jehová es mi pastor”, a hablar con Él, “porque tú estarás conmigo”. ¿Qué pasó entre medias? David aprendió que no importa los oscuro que sea el camino, el Señor estará allí para guiarnos. Él descubrió que es mejor caminar por el valle con Dios que estar en las montañas solo. Dios no siempre alumbra el camino antes, pero Él promete, “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:2). Cuando te sientes derrotado y hundido, ¡reclama la promesa! Job tenía muchas preguntas sin respuesta pero cuando empezó a entender la diferencia entre razones y relaciones, le dijo a Dios, “De oídas te conocía, mas ahora mis ojos te ven” (Job 42:5). Cuando no puede encontrar la razón, confía en la relación. Dios no te fallará.
Al contrario de lo que piensas, la oscuridad no es siempre obra del enemigo. A veces es una de las mejores herramientas de enseñanza de Dios. “Cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar… Ellos se asustaron mucho, y se maravillaban” (Marcos 6:48-51). Conoces al Señor atravesando tormentas con él. El salmista dijo, “Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; ¡lo mismo te son las tinieblas que la luz!” (Salmos 139:12). Así que en vez de escapar de los problemas, pídele a Dios que te ayude a desarrollar visión nocturna para que puedas ver “los tesoros escondidos”.

viernes, 4 de diciembre de 2015

7 Cosas Por Las Que No Tienes Por que Preocuparte Según La Biblia

7 Cosas Por Las Que No Tienes Por que Preocuparte Según La Biblia
En la Biblia encontramos algunas palabras muy alentadoras que pueden ayudarnos a superar la preocupación y la ansiedad. Estas promesas bíblicas están disponibles para todos los que invocan el nombre del Señor Jesús. Lee estas 7 cosas que encontré en la Biblia por las cuales nunca debes preocuparte.
Buen (Dios) Descanso
Mateo 11: 28-30 28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
Todos tenemos esos días en que solo esperamos que el día termine para meternos en la cama y conseguir una buena noche de sueño. Pero luego te acuestas y tu cabeza está girando con todas las cosas que sabes que solo tu tienes que hacer. No se puede descansar y casi se puede llorar por lo cansado que uno esta. Hay esperanza para una buena noche de sueño. Yo lo llamo “el descanso de Dios”. Considera la posibilidad de leer los Salmos cuando te levantas. Encontrarás que el conformto que se obtiene de la Palabra de Dios ayudará a tus párpados a que se vuelvan pesados y causar un gran descanso de “Dios”. Coloca esas cargas que están nadando en tu cabeza en el Señor. Él promete hacer tu carga más fácil y ligera, sólo tienes que confiar en él.
7 Cosas Por Las Que Nunca Preocuparse Según La Biblia
Perfecta Paz
Filipenses 4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
¿Cómo se obtiene que la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento? Sólo tienes que mirar en este versículo el contexto de Filipenses capítulo 4. Justo antes del versículo 7 Pablo anima a la iglesia de Filipos a “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”. Mira aquí, la oración es la llave de la paz perfecta. Cuando pasas tiempo hablando con Dios, Él nos da la paz. Incluso el tipo de paz que necesitamos en medio de algunas de las circunstancias más difíciles de la vida. El tipo de paz que le permite tener un corazón limpio y feliz y una mente sana. El tipo de paz que sólo viene a través de Cristo Jesús como un don del Espíritu Santo (Gálatas 5: 22-23). Es una paz que sólo el creyente puede disfrutar porque es la paz perfecta de la cual Isaías habla “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” (Is 26: 3). Pasar tiempo con Dios es esencial para una vida llena de paz.
Alimento y Ropa
Mateo 6:31-32 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
El Señor es nuestro proveedor (Jehová Jireh). Él nos da todo lo que necesitamos y podemos aprender de esto al ver cómo Él se preocupa de un simple pajarito (Mateo 10: 29-31). Si Él se preocupa lo suficiente como para proveer para ese pequeño pájaro, sin duda podemos contar con él para darnos todo lo que necesitamos. Algo de particular interés es que Dios nunca nos promete un techo sobre nuestra cabeza, pero él nos alimentan y nos viste. Considera a nuestro Señor Jesús cuando estuvo aquí en la tierra. En realidad no tenía un hogar fijo, se fue de casa en casa y con sus discípulos se aseguró de que tenía que comer y un lugar para dormir. Nosotros también deberíamos ser capaces de contar con nuestros hermanos y hermanas en Cristo, cuando tenemos necesidad de comida o ropa o incluso refugio. Se nos anima a ofrecer para los santos, y que la provisión viene del Señor por lo que necesitamos compartir con los que tienen necesidad (Romanos 12:13). Echa un vistazo a estos versículos muy alentadores: Deuteronomio 10:18; Lucas 12:38; 1 Timoteo 6: 8.
El Mañana
Mateo 6:34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.
Jesús nos anima a vivir en el “ahora” en este pequeño verso en Mateo capítulo 6. No debemos preocuparnos por el mañana, porque Él promete vida eterna a todos los que creen (Mateo 10:32; Mateo 10:33; Mateo 16:25; Juan 3:15; Juan 3:16; Juan 6:40; Juan 6:51; Juan 10: 9; Juan 11:26; Hechos 10:36; Romanos 3:22; 1 Corintios 15:22). En su lugar, deberíamos hacer todo lo que podamos hoy para compartir el evangelio de Jesucristo (1 Corintios 15: 3-6).Debemos mirar hacia adelante a nuestro destino eterno y concentrarnos en cuántas otras personas podemos llevar con nosotros – esto nos mantendrá bastante ocupados y entonces no tendremos tiempo para preocuparnos por el mañana.
Debilidad
Isaías 40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
Hay tantas cosas en la Biblia acerca de la fuerza del Señor que yo tuve problemas escoger algunas. Pero esto es lo que sé “… mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4). Cuando uno le dice a Jesús si para que sea su Salvador personal, el coloca su Espíritu Santo en nosotros (Efesios 1: 12-14; 4:30) y cuando clamamos a Él vamos a superar cualquier debilidad que esta vida tiene para ofrecer. Aquí está una lista pequeña de algunas otras cosas para estudiar y probar que el Señor es cualquier cosa menos débil y cuando confías en Él, tendrás la victoria:
El Poderoso Dios (Is 9: 6)
El Fuerte y Poderoso Jehová (Salmo 24: 8)
El Todopoderoso (Apocalipsis 1: 8)
El poder de Dios (1 Crónicas 1:24)
La Fuerza (Joel 3: 12-16; Is 25: 4; Is 32, 2)
La Roca (Salmo 31: 2; Salmo 62: 7; Salmo 94:22)
Fallar
Filipenses 1:6-7 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; como me es justo sentir esto de todos vosotros, por cuanto os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia.
Dios te hizo con un propósito y Él promete ayudarte a lograr su plan en ti. Él nos da mayor gracia todos los días y por eso somos capaces de evitar el fallar. Pablo habla mucho de correr la carrera en sus epístolas (1 Corintios 9:24; Hebreos 12:1; Filipenses 3: 13-14; 2 Timoteo 4:7-9). Debemos animarnos cuando leemos estos pasajes porque Dios nos ha dado una tarea que hacer y también nos da todo lo que necesitamos para tener éxito. Que el éxito comienza con saber lo que Dios quiere de nosotros y la única manera de saberlo es estar en la Palabra diariamente. Echa un vistazo a lo que dice la Biblia sobre el éxito:
Josué 1: 8 Este libro de la ley no se apartará de tu boca; pero has de meditar en ella día y noche, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito: porque entonces harás prosperar tu camino, y luego te saldrá bien.
Estar asustado
2 Timoteo 1: 7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
Es tan fácil dejar que el miedo se haga cargo de nuestra vida. La gente teme todo tipo de cosas: la muerte, la autoridad, la soledad, la gente, los animales, al compromiso, a la altura, al fracaso, al rechazo, o alguna otra cosa que no está nombrada aquí. Si no tenemos cuidado el miedo nos paraliza para seguir adelante. El miedo puede hacer que la gente no salga de sus casas. El miedo a las enfermedades hace que algunas personas se laven continuamente las manos, e incluso llevar una pequeña botella de desinfectante de manos donde quiera que vayan. El miedo incluso nos impide compartir la noticia más importante que ha existido – el evangelio de Jesucristo! Puedes ver este versículo en 2 Timoteo. Pablo escribe que Dios no nos ha dado Dios espíritu de cobardía. En su lugar nos dio poder, amor y dominio propio. Dios pronunció las palabras: “No temas” a muchas personas en la Biblia, incluyendo a Abraham, Agar, Josué, Jacob, Zacarías, María, los pastores en el campo, Santiago, Juan y Pablo. Qué alentador es esto, ¿No es verdad? Tenemos el “poder” para superar el miedo y en realidad ser valientes, ¿verdad? Y ese poder viene de Dios. Tener miedo es fácil. Ser valiente es de gran alcance y es algo por lo cual no debemos avergonzarnos “Porque no me avergüenzo del evangelio de Cristo, pues es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; a los Judio primeramente, y también al griego. (Romanos 1:16)

Como cristianos se nos anima a “no preocuparnos por nada”. Eso significa “no preocuparnos por las cosas”. Cuando buscamos en la Biblia por algunas palabras de aliento podemos encontrar muchas cosas por las cuales nunca tenemos que preocuparnos.

jueves, 3 de diciembre de 2015

¿Cómo Tratar Con La Frustración?

¿Cómo Tratar Con La Frustración?  VE, PUES, AHORA, LLEVA A ESTE PUEBLO A DONDE TE HE DICHO (Éxodo 32:34)
He aquí dos tipos de frustración que te vas a encontrar en la vida:
(1) Frustración con tus compañeros de trabajo de los que dependes.
Para tener éxito necesitas a los demás, no puedes hacerlo sin ellos. Y cuando éstos fallan, es doloroso. Imagínate la decepción de Moisés. Le deja a Aarón, de máximo responsable, en tanto que él va a tener una reunión con Dios, en la que recibiría los 10 mandamientos. A su vuelta, encuentra a Israel en una total anarquía, idolatría e inexplicable perversión. ¿Y dónde encuentra a Aarón? ¡Liderando la rebelión! Cuando Moisés más le necesitaba, Aarón le falla miserablemente. Pero mira la reacción de Moisés y cómo el verdadero liderazgo resplandece en una honda frustración. Él se enfrenta a Aarón, pide a Dios que arregle el caos, al mismo tiempo que pide perdón para Israel. Dios le hace caso y le recuerda su cometido: (Es frustrante Moisés, pero…) “Ve, pues, ahora, lidera a este pueblo… Mi ángel irá delante de ti” (v. 34). La frustración no te exime de lo que tienes que hacer, – o de la presencia de Dios -. Haz lo que Él te ha mandado hacer.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Cómo Tratar Con La Frustración

¿
Cómo Tratar Con La Frustración?
“SAMUEL CRECÍA Y EL SEÑOR ESTABA CON ÉL…” (1 Samuel 3:19)
Bienvenido al club; ¡La frustración está garantizada! El diccionario la define como: “Cuando no se cumplen las expectativas, produciendo ira, decepción, tristeza y desánimo”. He aquí algunos ejemplos para ayudarte cuando:
(1) Te decepcionan aquellos a los que admiras.
Piensa en Samuel y Elí (1 Samuel 1-4). La madre de Samuel encomendó su hijo a Elí, el Sumo Sacerdote, confiada en que éste, como mentor, le prepararía para servir a Dios. Pero Elí tenía un problema importante con su carácter. Era un padre débil y pasivo, que no hacía nada mientras que sus hijos abusaban de los privilegios del sacerdocio, trayendo la vergüenza y el descrédito al ministerio sacerdotal. ¿Quién hubiese acusado al joven Samuel de descarriarse, cuándo el hombre al que tanto respetaba había caído tan estrepitosamente? Pero no fue así; controló la frustración y fijó sus ojos en Dios: “Samuel crecía y Jehová estaba con él…” (1 Samuel 3:19). Y como resultado, Dios le convirtió en uno de los grandes profetas mayores de Israel. Así que, ¡mantén los ojos fijos en el Señor!.
(2) Te decepcionan los que viven contigo.
Si alguien te va a defraudar, ésa va a ser tu familia. ¿Correcto? ¡Nooo! Pregúntale a José. Cuando Dios le prometió un gran futuro, pensó que sus hermanos lo iban a celebrar. Muy al contrario, reaccionaron con resentimiento, celos, ironía y acabaron vendiéndolo como esclavo. Lejos de sus amigos y de su casa, languideció en una prisión por un delito que no había cometido. Qué invitación a la venganza, rememorando las heridas que tanta amargura le causaron. Sin embargo, en lugar de esa reacción, dejó que Dios le reivindicara, usando sus circunstancias para posicionarle, prepararle y ascenderle a Primer Ministro de Egipto: Es así como debes tratar con la frustración.

martes, 1 de diciembre de 2015

Que Deben Esperar Tus Hijos De Ti

¿Que Deben Esperar Tus Hijos De Ti?
“LOS HIJOS SON UN REGALO DEL SEÑOR…” (Salmos 127:3 NTV)
Tus hijos deben esperar ciertas cosas, tales como:
1) Tu tiempo.
No los minutos que te sobran al final del día, sino momentos especiales dedicados a ellos. Si tu vida está marcada por horarios apretados y actividades de las que tus hijos no forman parte, haz algo al respecto; de lo contrario, muy pronto llegará el día en que tú no estés incluido en sus actividades. Ver la televisión juntos durante tres horas no cuenta; hay que estar “emocionalmente presentes”. A veces eso significa dejar que sean testigos de tus temores y tus inseguridades, así como lo son de la alegría que ellos te dan y de tu amor por ellos.
2) Transparencia.
Hay mucho que nuestros hijos nos pueden enseñar acerca de sí mismos, de nosotros y de quién es Dios. Cuando nos demos cuenta de que no tenemos todas las respuestas, dejaremos que Dios nos hable a través de nuestros hijos. Esa receptividad refuerza su fe, les ayuda a seguir siendo enseñables y a ti a seguir siendo joven de espíritu.
3) Orden.
Es vital, sobre todo durante los años formativos, poner reglas y fijar límites. Los niños necesitan un marco y unas normas para sentirse seguros. Cuando son pequeños eso incluye cosas como una hora fija de acostarse, la cual se retrasará con la edad. Hacer esto les hará ver que a más edad, mayor responsabilidad, que no pueden tenerlo todo de golpe porque la libertad conlleva responsabilidad y que no están listos para manejarla como ellos creen estarlo. No intentes ser el mejor amigo de tus hijos. Ni busques que ellos satisfagan tus necesidades emocionales, pues no están preparados todavía para llevar esa carga. Ten confianza en Dios y en tu identidad como padre. Busca ayuda externa de personas con buenos principios. En definitiva, procura ser ese padre (o madre) firme y comprensivo que tu hijo necesita.

lunes, 30 de noviembre de 2015

La Vista Desde La Montaña Versión Jesús

La Vista Desde La Montaña Versión Jesús
“…JESÚS TOMÓ A PEDRO, A JACOBO Y A… JUAN… A UN MONTE ALTO” (Mateo 17:1)
Fíjate en tres cosas.
(1) No todos son aptos para subir al monte.
Jesús escogió a los tres que tenían que ir. No llamó a todos sus discípulos, ni les explicó o se disculpó con aquellos que se quedaron abajo. Dios nos ama a todos por igual, pero no nos da a todos el mismo grado de experiencias con Él. Dios es el que llama, no nosotros, por lo que puedes confiar en Él. Él sabe lo que está haciendo.
(2) Los que suben no son necesariamente más sabios o más espirituales.
Tras ver a Jesús transfigurado en el resplandor de la gloria de Dios, Pedro dijo sin tino: “Si quieres, haremos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías” (Mateo 17:4). Pedro fue sincero, pero estaba sinceramente equivocado. Resiste la tentación de hablar, en lugar de esperar a oír lo que Dios tiene que decir, o de proyectar tu ministerio en torno a una experiencia que tuviste con Dios diseñada para equiparte personalmente, y no para que se convierta en el tema y el énfasis de tu vida.
(3) El plan de Dios es manifestar a Jesús y no a ti, y ésta es una lección que tenemos que aprender una y otra vez.
“Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió y se oyó una voz desde la nube, que decía: “Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd” “Cuando ellos alzaron los ojos, no vieron a nadie, sino a Jesús sólo” (Mateo 17:5-8). El mayor desafío de tu vida es alcanzar el lugar donde te centras en “nadie más que Jesús”. La relación más importante que puedas tener es con Él. El único plan que puede salir bien es el que Él te ha dado. Y el poder necesario para cumplir ese plan, viene sólo de Él.
“SI TENÉIS FE” (Mateo 17:20)
Cuando los discípulos descendieron del monte de la transfiguración se encontraron con un chico epiléptico que no dejaba de tirarse al fuego, o al agua. El padre destrozado le dijo a Cristo, “Lo he traído a tus discípulos, pero no lo han podido sanar” (Mateo 17:16). Inmediatamente “Jesús reprendió al demonio, el cual salió del muchacho, y este quedó sano desde aquella hora” (Mateo 17:18). Fíjate en lo siguiente:
(4) Las experiencias en la cima de la montaña son para equiparnos contra el próximo enfrentamiento enemigo.
Si no entiendes esto, no estarás preparado para los próximos desafíos.
(5) Somos llamados a ministrar a gente que cae en situaciones donde es herida.
Se necesita más que personalidad y una trivialidad religiosa para liberarlos. A los discípulos de Cristo les faltaba poder porque les faltaba oración. Jesús dijo: “…pero este género no sale sino con oración y ayuno.” Si seguimos haciendo lo de siempre, obtendremos los resultados de siempre. La oración persistente y que prevalece, es el precio que tenemos que pagar para caminar en el poder de Dios.
(6) Debemos de elevarnos por encima de las actitudes que están a nuestro alrededor.
Jesús se enfrentó a la esencia del problema: ¡Oh generación incrédula y perversa! (Mateo 17:17). Estamos enfrentando la falta de fe de una generación moldeada por unos medios de comunicación laicos y unos valores apartados de Dios. Si lo permitimos, esto nos derrotará. Pero podemos ganar. Aquel día, Jesús dijo: “De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá”, y se pasará; y nada os será imposible (Mateo 17:20-21). Observa dos cosas: (a) “… si tenéis fe…”. Los que están a tu alrededor, no tienen que tener fe para tú ver los resultados; (b) No tienes que ser un gigante espiritual; sólo tienes que usar tu diminuta semilla de mostaza, y Dios moverá la montaña.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Que Significa Perdonar Setenta Veces Siete

¿Que Significa Perdonar Setenta Veces Siete?
¿CUÁNTAS VECES PERDONARÉ…? (Mateo 18:21b)
Lamec fue un descendiente de Caín, uno de los hijos de Adán. Cuando Caín mató a su hermano Abel, Dios le puso una marca diciendo que si alguien mataba a Caín, pagaría siete veces por ello. Un día, alguien hirió a Lamec, y él se vengó resentido, lo mató y dijo: “A un hombre maté por haberme herido? Si siete veces será vengado Caín, Lamec lo será setenta veces siete” (Génesis 4:23-24). En su mente, aquello estaba totalmente justificado, porque quien le hiciera mal, ya sabía de antemano lo que le pasaría. La filosofía de Lamec era: “si me hieres, te hiero, y no sólo una vez sino setenta veces siete”... El espíritu de la venganza no se satisface nunca, es más: no funciona.
70-veces-siete-setenta-biblia-perdonar-2
¿Cómo Perdonar Setenta Veces Siete?
Como Lamec, más de una vez, Pedro había sido herido por alguien cercano. Así que, se acercó a Jesús y le preguntó: ¿…cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? (Mateo 18:21b). Pedro pensaba que estaba siendo muy generoso y esperaba que Jesús le diera una palmadita en la espalada, por lo que probablemente no estuvo muy contento cuando Jesús “desinfló” su ego al decirle que debía perdonar al ofensor no “… hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mateo 18:22). ¿De dónde sacó Jesús esa cantidad de veces? Del Antiguo Testamento. Él conocía perfectamente las Escrituras, así que las eligió a propósito, aboliendo la filosofía de Lamec como diciendo: “Pedro, puedes seguir los pasos de Lamec y vengarte o seguirme a Mí y extender el perdón, pero es imposible que hagas ambas cosas”.

sábado, 28 de noviembre de 2015

EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES

EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES… BENIGNIDAD, BONDAD…, MANSEDUMBRE” (Gálatas 5:22-23)
Las personas accesibles tienen las siguientes características:
(1) Afecto; realmente les gustan las personas.
 “Amo a la humanidad, son las personas las que no soporto”. ¿Lo captas? No es suficiente amar a la gente “en teoría”, debes generar afecto personal hacia aquéllos con los que te encuentras a diario.
(2) Un estado de ánimo estable.
¿Has trabajado alguna vez con alguien cuyo estado de ánimo va cambiando constantemente? Nunca sabes cómo va a estar. Por el contrario, las personas accesibles son equilibradas y predecibles. Siempre que los ves, son básicamente de la misma manera.
(3) Sensibilidad hacia los sentimientos de los demás.
Aunque las personas accesibles son emocionalmente estables, no esperan que los demás también lo sean, y reconocen que las personas buenas también tienen días malos. Consecuentemente, entonan su ánimo con el de ellas y se adaptan rápidamente a cómo relacionarse con ellas.
(4) Comprensión de las debilidades humanas y reconocimiento de las propias.
 “Si expresas ocasionalmente una baja opinión de ti mismo, demostrarás a tus amigos que sabes decir la verdad”. Las personas accesibles son honestas sobre sus capacidades y sus limitaciones. Aceptan el viejo proverbio que dice: “Bienaventurados los que pueden reírse de sí mismos, porque nunca dejarán de divertirse”. Y como admiten sus errores, no tienen problema en aceptar que otros también los cometan.
(5) La habilidad para perdonar y pedir perdón.
 “Como nada de lo que pretendemos está libre de errores, y nada de lo que logramos sin trazas de las limitaciones y la falibilidad de lo que llamamos la humanidad

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿Cómo Controlar La Ira?

¿Cómo Controlar La Ira?  Pablo dijo: Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo… (Efesios 4:26). ¿Significa eso que siempre es malo enfurecerse? No, Pablo advirtió que si la ira es desencaminada, entonces “abre la puerta” al enemigo. En el Templo, Jesús nos mostró que hay momentos en los que hace falta expresar ira justa a causa de la injusticia y la explotación. Sin embargo, la mayoría de las veces estamos enojados porque pensamos que las personas no nos aprecian o que se aprovechan de nosotros o que no nos dan lo que nos merecemos. Otra vez, Pablo escribió: “Quítense de vosotros toda… ira… perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros…” (versículos 31 y 32). Pero incluso el mejor consejo del mundo es inútil,  De manera que, si eres propenso a tener mal genio, empieza el día pidiéndole a Dios que te ayude a actuar de forma que le honren. DEJA LA IRA Y DESECHA EL ENOJO… (Salmo 37:8)
El mal genio no es algo de lo que estar orgulloso, más bien es algo por lo que debemos orar. Cuando “explotas de rabia”, sólo sacas al aire lo que hay dentro de ti. ¿Y quién de nosotros no lo ha hecho sin haberse lamentado mas tarde? La Biblia dice: que el mal genio conduce a “…lo malo…” (Salmo 37:8),