sábado, 28 de febrero de 2009

La responsabilidad ante los demás




28 de febrero

La responsabilidad ante los demás
Considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.

Hebreos 10:24

He descubierto que cuanto más cerca estoy de las personas espirituales que me rodean, tanto más fácil me resulta llevar una vida recta porque ellas me exigen responsabilidad. Si algo no anda bien en mi vida, ellas me lo señalan. Dios me ha dado una esposa y cuatro hijos ya adultos que esperan que yo ande por la senda recta. Si me aparto de ella, una de esas personas o a veces las cinco me dirán que me estoy saliendo de la línea.

Es fácil comenzar a pensar que, si se hace un esfuerzo, se puede llevar una vida espiritual sin estar en una iglesia ni tener amigos cristianos. Eso pudiera ser posible, pero usted tendrá un tiempo difícil creciendo en su fe. La responsabilidad ante los demás ejerce una presión útil hacia la santidad. Que el versículo de hoy lo guíe hacia normas espirituales más firmes.

viernes, 27 de febrero de 2009

El uso de la Palabra de Dios




27 de febrero

El uso de la Palabra de Dios
Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Deuteronomio 6:6--7

El crecimiento espiritual no puede ocurrir sin el aprendizaje regular de la Palabra de Dios, así como el crecimiento físico no puede ocurrir sin la ingestión regular de alimentos. ¡Por eso comer es una necesidad diaria! Ir a la iglesia el domingo para oír un mensaje y luego esperar que eso sea suficiente para toda la semana es como cenar el domingo y esperar que eso lo sostenga a uno hasta el domingo siguiente. Usted necesita comer todos los días de la semana. Lo mismo puede decirse de lo espiritual: debe haber una alimentación diaria de la Palabra de Dios para el óptimo crecimiento.

Los cristianos de experiencia saben que hay incluso mayor gloria en dar la Palabra que en alimentarse de ella. Cuando usted predica la Palabra, la está cimentando en su propia vida. De esa manera, se vuelve realidad el dicho "Cuanto más se da, tanto más se tiene". He descubierto que tiendo a recordar lo que enseño a los demás, pero olvido lo que leo y nunca enseño. Así que déle prioridad a enseñar a otros lo que está aprendiendo de la Palabra de Dios cada día.

--------------------------------------------------------------------------------












--------------------------------------------------------------------------------

jueves, 26 de febrero de 2009

francisco

mi devocional

Alabanza por las respuestas

26 de febrero

Alabanza por las respuestas
Orad sin cesar. Dad gracias en todo.

1 Tesalonicenses 5:17–18

Cuando Dios contesta la oración acerca de determinada situación, tenemos el privilegio de ser parte de su obra y de alabarlo por ella. Cuando no participamos mediante la oración, perdemos la oportunidad de darle gloria.

Suponga que alguien fuera a una reunión de oración y dijera: “Ha ocurrido algo maravillos la señora a quien le he estado dando testimonio ha entregado su corazón a Cristo. Ahora es creyente y está aquí con nosotros esta noche. Gracias por orar por ella durante estos últimos meses”. Las personas presentes pueden alabar al Señor, en particular quienes habían estado orando por la conversión de esa mujer.

Pero también habría algunos que, aunque dando alabanza, no se sentirían como que han participado porque no habían orado por la señora. Hay que participar en lo que Dios está haciendo para que pueda alabar con sinceridad.

miércoles, 25 de febrero de 2009

francisco

midevocional

creciendo en la horacion

Requisito previo a la oración
Si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.
1 Juan 5:14
Orar en el nombre de Cristo es más que una fórmula. Algunos piensan que tienen que terminar toda oración con la frase "En el nombre de Cristo, amén". Pero la oración apropiada abarca mucho más que una fórmula.
¿Qué significa orar en el nombre de Cristo? En las Escrituras, el nombre de Dios incluye todo lo que Él es. Cuando Dios le dio su nombre a Moisés, le dij "Yo soy el que soy" (Éx. 3:14). De igual manera, el nombre de Jesucristo incluye todo lo que Él es. Cuando se ora en su nombre, lo que se pide tiene que ser consecuente con lo que Él es. Orar en el nombre de Cristo es orar según la voluntad de Dios.
Cuando nuestras peticiones están en conformidad con el plan soberano de Dios, Él las contestará y aumentará nuestra fe. En vez de invocar una fórmula al final de sus oraciones, tal vez pudiera decir: "Pido esto porque creo que es la voluntad de Cristo".

Por qué Dios contesta la oración
Todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Juan 14:13
¿Por qué Dios contesta la oración? La última parte del versículo de hoy da la respuesta: "Él contesta la oración por el bien suyo y por el bien nuestro". Lo hace para mostrar su poder. El comprender este concepto aumenta nuestra confianza en la oración: "Podemos saber que Dios responderá porque es una oportunidad para Él de recibir gloria". Crecemos espiritualmente cuando conversamos con Dios mediante la oración y vemos sus obras poderosas.
El contexto de Juan 14:13 muestra que los discípulos estaban muy afligidos porque Jesús les dijo que se iría. Los discípulos habían dependido de Jesús por tanto tiempo que temían quedarse sin Él. Jesús les había dado todos los recursos. Él era su amigo amado y su recurso espiritual, teológico y económico. Él era su futuro y su presente. Se aterraron al pensar que Él que se iba, pero les dejó a ellos y nos dejó a nosotros la promesa de Juan 14:13; todo lo que necesitemos y pidamos en su nombre, Él lo hará.

francisco

mi devocional

martes, 24 de febrero de 2009

desde el corazon del PADRE





"... a fin de conocerle, y el poder de Su resurrección,
y la participación de Sus padecimientos."
Filipenses 3:10 RV

Aunque considero un gran privilegio orar por muchas necesidades que me son enviadas vía el correo electrónico u otros medios, hay muchas veces que me siento abrumada en la magnitud del sufrimiento soportado por mis compañeros creyentes alrededor del mundo. El viejo refrán que el diablo nunca toma vacaciones es seguramente verdadero, y aún así...

¿Me atrevo yo a sugerir que a veces el sufrimiento puede ser una cosa positiva? No se lo deseo a nadie, por supuesto, y cuando oigo de ello, oro para el alivio de todos los que están implicados. Sin embargo, ¿no sufrió Jesús más de lo que la mayor parte de nosotros puede imaginarse, mucho menos vivir esa experiencia? ¿Hay allí alguna razón, por lo tanto, que nos haga pensar que se nos debería evitar aunque sea indirectamente lo qué Él tan tiernamente soportó para nosotros?

Filipenses 3:10 incluye el deseo del Apóstol Pablo de saber (tener la relación/sociedad íntima, que produce vida con) Cristo resucitado, sino también experimentar el compañerismo con Cristo que viene sólo por el sufrimiento. No sólo Pablo pero los otros apóstoles también consideraron un privilegio por ser contados dignos del sufrimiento por Él quién había muerto por ellos. El Pastor Richard Wurmbrand quien ya murió, y el fundador de la Voz de los Mártires, sintió lo mismo. Él escribió que ser Cristiano "significa ser una co-víctima con Cristo. Entre más listos estemos para compartir ese dolor, más verdad recibiremos."

Interesante. ¿Ha usted orado alguna vez para recibir más de la verdad de Dios, conocer más íntimamente a Jesús, (¡quien es la Verdad!) mejor? ¿Y sufre usted ahora? ¿Puedo sugerir que su situación solamente pueda ser parte de la respuesta de Dios a su oración?

Nunca trataré como algo insignificante el sufrimiento de alguien o dejaré de orar para su alivio mientras ellos pasan por ello, pero también comienzo a realizar que muchas de las luchas y desafíos que afrontamos en la vida no son tanto ataques del enemigo como son más bien regalos de un Dios cariñoso que quiere permitirnos conocer a Jesús mejor y amarlo más por el compañerismo de Sus sufrimientos.

Si esto describe el lugar donde usted está hoy, mis queridos amigos, sepan que estoy orando por ustedes, pero sepan también que me alegro que Dios los cuenta digno de sufrir por Él, justo cuando Él los acerca más a Su gran corazón.

lunes, 23 de febrero de 2009

Obediencia amorosa







Obediencia amorosa
El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama.

Juan 14:21

Si pudiera simplificar la vida cristiana a una sola cosa, sería la obediencia. No quiero decir simplemente obediencia externa, sino un espíritu de obediencia. No es como la niñita que siguió de pie después que su padre le había dicho muchas veces que se sentara. Por último su padre le dij "Siéntate, o voy a darte una zurra". Ella se sentó pero miró hacia arriba y dij "Estoy sentada, ¡pero en mi corazón estoy de pie!" Eso es obediencia externa y desobediencia en el corazón. Un cristiano debe estar dispuesto a obedecer.

Una evidencia de madurez espiritual es amar a Dios tanto como para obedecerlo aun cuando es difícil. Dios es glorificado cuando de buena gana lo obedecemos cueste lo que cueste. Cada vez que obedecemos, crecemos espiritualmente, y cada vez que desobedecemos, retardamos nuestro crecimiento.

domingo, 22 de febrero de 2009

mis pensamientos



Hoy repasaremos lo siguiente:

(11) Mis pensamientos sin significado me están mostrando un mundo sin significado.

Dado que los pensamientos de que soy consciente no significan nada, el mundo que los refleja no puede tener significado. Lo que da lugar a este mundo es algo demente, como lo es también el resultado de ello. La realidad no es demente, y yo tengo pensamientos reales así como dementes. Por lo tanto, puedo ver un mundo real, si recurro a mis pensamientos reales como guía para ver.

(12) Estoy disgustado porque veo un mundo que no tiene significado.

Los pensamientos dementes perturban. Dan lugar a un mundo en el que no hay orden de ninguna clase. Sólo el caos puede regir en un mundo que representa una manera de pensar caótica, y el caos es la ausencia total de leyes. No puedo vivir en paz en un mundo así. Estoy agradecido de que este mundo no sea real, y de que no necesito verlo en absoluto, a menos que yo mismo elija otorgarle valor. Elijo no otorgarle valor a lo que es completamente demente y no tiene significado.

(13) Un mundo sin significado engendra temor.

Lo que es totalmente demente engendra temor porque no se puede contar con ello en absoluto, ni da pie a que se le tenga confianza. En la demencia no hay nada en lo que se pueda confiar. No ofrece seguridad ni esperanza. Pero un mundo así no es real. Le he conferido la ilusión de realidad y he sufrido por haber creído en él. Elijo ahora dejar de creer en él y depositar mi confianza en la realidad. Al elegir esto, me escaparé de todos los efectos del mundo del miedo porque estaré reconociendo que no existe.

(14) Dios no creó un mundo sin significado.

¿Cómo puede ser que exista un mundo sin significado si Dios no lo creó? Él es la Fuente de todo significado y todo lo que es real está en Su Mente. Está en mi mente también porque Él lo creó conmigo. ¿Por qué he de seguir sufriendo por los efectos de mis pensamientos dementes cuando la perfección de la creación es mi hogar? Quiero recordar el poder de mi decisión y reconocer mi verdadera morada.

(15) Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado.

Todo lo que veo refleja mis pensamientos. Son mis pensamientos los que me dicen dónde estoy y lo que Soy. El hecho de que vea un mundo en el que hay sufrimiento, en el que se puedan experimentar pérdidas y en el que se pueda morir, me muestra que lo único que estoy viendo es la representación de mis pensamientos dementes, y que no estoy permitiendo que mis pensamientos reales viertan su benéfica luz sobre lo que veo. No obstante, el camino de Dios es seguro. Las imágenes que he fabricado no pueden prevalecer contra Él porque no es mi voluntad que lo hagan. Mi voluntad es la Suya, y no antepondré otros Dioses a Él.

sábado, 21 de febrero de 2009

Aspectos de la alabanza




21 de febrero

Aspectos de la alabanza
El que sacrifica alabanza me honrará.

Salmo 50:23

¿Qué significa alabar a Dios? Según la Biblia, la alabanza incluye tres cosas:

1. Citar los atributos de Dios. Una buena razón para estudiar el Antiguo Testamento es que muestra el carácter santo de Dios, capacitándonos para alabarlo mejor.

2. Citar las obras de Dios. Los salmos están llenos de menciones de las grandes cosas que Dios ha hecho. Él dividió el Mar Rojo, sacó a su pueblo de Egipto, hizo brotar agua de una roca, alimentó a Israel en el desierto con maná del cielo y realizó muchos otros milagros espectaculares. Cuando usted alaba a Dios por todo lo que ha hecho, sus problemas palidecen en comparación con eso. El recordar lo que Dios ha hecho en el pasado lo glorifica y fortalece nuestra fe.

3. Dar gracias por los atributos y las obras de Dios. En el corazón de la alabanza está la acción de gracias. La alabanza a Dios lo glorifica. Suceda lo que suceda en nuestra vida, debemos darle gracias por todos sus atributos y todas sus obras

viernes, 20 de febrero de 2009

Jehová conoce los.pensamientos

Para los repasos de mañana y noche: Lección 1-5 dia 20- 2-009 El repaso de hoy abarca las siguientes ideas: (1) Nada de lo que veo significa nada. La razón de que esto sea así es que veo lo que no es nada y lo que no es nada no tiene significado. Es necesario que reconozca esto, para poder aprender a ver. Lo que ahora creo ver ocupa el lugar de la visión. Tengo que desprenderme de ello dándome cuenta de que no significa nada, para que de este modo la visión pueda ocupar el lugar que le corresponde. (2) Le he dado a todo lo que veo todo el significado que tiene para mi. He juzgado todo lo que veo, y eso, y sólo eso, es lo que veo. Eso no es visión. Es meramente una ilusión de realidad porque he juzgado sin tomar en cuenta la realidad. Estoy dispuesto a reconocer la falta de validez de mis juicios porque quiero ver. Mis juicios me han hecho daño, y no quiero ver basándome en ellos. (3) No entiendo nada de lo que veo. ¿Cómo puedo entender lo que veo si lo he juzgado erróneamente? Lo que veo es la proyección de mis propios errores de pensamiento. No entiendo lo que veo porque no es comprensible. No tiene sentido tratar de entenderlo. Pero si tiene sentido que me desprenda de ello y dé cabida a lo que se puede ver, entender y amar. Puedo intercambiar lo que ahora veo por esto, sólo con estar dispuesto a ello. ¿No es ésta una mejor elección que la que hice antes? (4) Estos pensamientos no significan nada. Los pensamientos de los que soy consciente no significan nada porque estoy tratando de pensar sin Dios. Lo que yo llamo "mis" pensamientos no son mis pensamientos reales en absoluto. Mis pensamientos reales son los pensamientos que pienso con Dios. No soy consciente de ellos porque he inventado mis pensamientos para que ocupasen su lugar. Estoy dispuesto a reconocer que mis pensamientos no significan nada y a abandonarlos. Elijo reemplazarlos por los que ellos tuvieron como propósito reemplazar. Mis pensamientos no significan nada, sin embargo, toda la creación descansa en los pensamientos que pienso con Dios. (5) Nunca estoy disgustado por la razón que creo. Nunca estoy disgustado por la razón que creo porque estoy tratando constantemente de justificar mis pensamientos. Estoy tratando constantemente de hacer que sean verdad. Hago de todas las cosas mi enemigo de modo que mi ira esté justificada y mis ataques sean merecidos. No me he dado cuenta del mal uso que he hecho de todo lo que veo asignándole ese papel. He hecho esto para defender un sistema de pensamiento que me ha hecho daño y que ya no deseo. Estoy dispuesto a abandonarlo. Jehová conoce los pensamientos de los hombres, Que son vanidad.
video

jueves, 19 de febrero de 2009

La Voz de Dios me habla durante todo el día.


La Voz de Dios me habla durante todo el día.


Es muy posible escuchar la Voz de Dios durante todo el día sin que ello interrumpa para nada tus actividades normales. La parte de tu mente donde reside la verdad está en constante comunicación con Dios, tanto si eres consciente de ello como si no. Es la otra parte de tu mente la que opera en el mundo y la que obedece sus leyes. Ésa es la parte que está constantemente distraída, y que es desorganizada y sumamente insegura.

La parte que está escuchando a la Voz de Dios es serena, está en continuo reposo y llena de absoluta seguridad. Es la única parte que realmente existe. La otra es una loca ilusión, frenética y perturbada, aunque desprovista de toda realidad. Trata hoy de no prestarle oídos. Trata de identificarte con la parte de tu mente donde la quietud y la paz reinan para siempre. Trata de oír la Voz de Dios llamándote amorosamente, recordándote que tu Creador no se ha olvidado de Su Hijo.

Hoy necesitaremos por lo menos cuatro sesiones de práctica de cinco minutos cada una, e incluso más si es posible. De hecho, trataremos de oír la Voz de Dios recordándote a Dios y a tu Ser. Abordaremos el más santo y gozoso de todos los pensamientos llenos de confianza, sabiendo que al hacer esto estamos uniendo nuestra voluntad a la Voluntad de Dios. Él quiere que oigas Su Voz. Te la dio para que la oyeses.

Escucha en profundo silencio. Permanece muy quedo y abre tu mente. Ve más allá de todos los chillidos estridentes e imaginaciones enfermizas que encubren tus verdaderos pensamientos y empañan tu eterno vínculo con Dios. Sumérgete profundamente en la paz que te espera más allá de los frenéticos y tumultuosos pensamientos, sonidos e imágenes de este mundo demente. No vives aquí. Estamos tratando de llegar a tu verdadero hogar. Estamos tratando de llegar al lugar donde eres verdaderamente bienvenido. Estamos tratando de llegar a Dios.

No te olvides de repetir la idea de hoy frecuentemente. Hazlo con los ojos abiertos cuando sea necesario, pero ciérralos siempre que sea posible. Y asegúrate de sentarte quedamente y de repetir la idea cada vez que puedas, cerrando los ojos al mundo, y comprendiendo que estás invitando a la Voz de Dios a que te hable.

Crecimiento por fe




18 de febrero

Crecimiento por fe
Por fe andamos, no por vista.

2 Corintios 5:7

El versículo de hoy se refiere al andar en el sentido de ser más semejantes a Cristo. Eso tiene lugar cuando vivimos por fe. Sin embargo, cuando lo juzgamos todo por lo que vemos, tenemos un crecimiento difícil.

¿Recuerda a los doce espías de Israel enviados a Canaán (Nm. 13)? Diez regresaron y dijeron que se sintieron como saltamontes en una tierra de gigantes. Esos diez anduvieron por vista. Pero Josué y Caleb tuvieron fe, sabiendo que Dios estaba de su parte. Diez ni siquiera pensaron que Dios podía dirigir las circunstancias, pero dos sabían que Él es más grande que cualquier situación.

¿Vive usted por fe? Si quiere crecer espiritualmente, crea en la Palabra de Dios y confíe en Él en toda situación.

miércoles, 18 de febrero de 2009

desde El Corazon Del Padre

Ví yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo... Entonces dije, "¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejercitos"... Despues oi la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí y Heme aquí, envíame a mí." Isaías 6:1, 5, 8, RV Cinco capítulos en la escritura poderosa de Isaías, el profeta se paró y pasó algún tiempo diciéndonos como él había venido a este lugar de proclamar la verdad de Dios a un mundo llenado por el pecado. Él primero nos dice de su visión sobrecogedora del Señor en toda Su majestad, sentado en el mismo trono del cielo, y luego nos dice de su respuesta a esta revelación de la santidad de Dios y Su soberanía. Isaías realizó que él estaba desesperado e indefenso ante la presencia de alguien tan grande y magnífico. Él reconoció la profundidad de su pecado y depravación ante la luz de un Dios santo y libre de pecado. Y él se arrepintió y confesó de acuerdo a ésto. Después de que un serafín tocó sus labios con un carbón vivo, llevándose su iniquidad y purgando su pecado, Isaías estaba listo a responder a la llamada de Dios de ir adelante y proclamar la Palabra del más Alto. Y, por supuesto, es donde debemos comenzar si debemos contestar a lo que Dios pide de nuestras propias vidas para ir adelante y proclamar Su Palabra, si por escrito, proclamando Su Palabra, o nuestra forma de vivir diariamente la vida. Pero hasta entonces debemos precavernos que no nos sintamos satisfechos y comenzamos a comprometer la santidad absoluta de Aquel a quien servimos y la honradez completa que Él requiere de todos quiénes reclamarían Su nombre como propio. ¿Qué de bueno es un evangelio aguado, fácil de usar si esto ha perdido su poder de salvar y liberar? ¿Qué de bueno es un mensaje del amor incondicional sin la necesidad acompañamiente del arrepentimiento? ¿Qué de bueno es ello si "nos ponemos a lo largo" aquel campañerismo está basado en una fundación falsa? Nuestra llamada como escritores y predicadores en efecto, como siervos del Dios más Alto -- debemos proclamar la visión Del Santo, sentado en el trono del cielo, donde ningún pecado corromperá alguna vez o estropeará su belleza. Nada menos que arrepentimiento completo, una vuelta de 180 grados desde siguir nuestro propio camino a siguir Su camino, y una dependencia absoluta y total en Jesús, el único hombre honrado y libre de pecado Quién alguna vez anduvo sobre esta tierra, y nos calificará para entrar en aquel lugar santo. Cuando nos encontramos tentados a ablandar este mensaje "el único y sólo camino de la salvación" como pretexto para no ofender a algunos o para que otros se sientan más cómodos o bienvenidos en nuestra presencia, recordemos a Isaías, quién se tomó el tiempo para interrumpir su mensaje profético para dejarnos saber su única y sola calificación para dar aquel mensaje: Él había visto a Dios santo y honrado, reconoció su propio pecado, arrepentido y admitido, permitió que el carbón vivo de Dios limpiara sus labios antes de que él dijera otra palabra. Si nosotros mismos andamos en esa verdad, entonces llamarémos más fácilmente a otros para hacer lo mismo, de modo que ellos también puedan entrar en Su presencia con la alegría y confianza que viene sólo de ser trasladados del reino de la oscuridad al Reino de Su querido Hijo.
video

martes, 17 de febrero de 2009

Sublime Misericordia y Gracia












Sublime Misericordia y Gracia

Por tanto, hermanos míos, les ruego por la misericordia de Dios que se presenten ustedes mismos como ofrenda viva.
Romanos 12:1, vp.

Un joven inglés quería ser marino como su padre, pero la Armada Real Británica no lo aceptó. Acabó en África Occidental trabajando para un traficante de esclavos, un "miserable," como un escritor lo llama, mendigando comida para poder vivir. Escapando de África, lo arrastró de la cubierta del barco una tormenta y casi se ahoga. Después de que lo rescataron, las palabras de Imitación de Cristo de Tomás Kempis le vinieron, y él clamó a Dios pidiendo salvación. Años más tarde, John Newton compuso un himno de alabanza de la "sublime gracia" que salvó a un miserable como él.

No todos hemos atravesado las profundidades de miseria que John Newton conoció antes de ser salvado; o como el rey Nabucodonosor, ya que estamos en eso. Perdió su dignidad y cordura; y felizmente, su orgullo, antes de volver en sí (Daniel 4:33-37). Sea que vengamos de un trasfondo de maldad y obstinación, nuestro pecado merece la misma respuesta a los ojos de Dios: condenación. Es sólo la sublime gracia y misericordia de Dios que puede salvarnos de nosotros mismos.

Es fácil distinguir a quienes han recibido la gracia de Dios; son los que tienen una mirada de agradecimiento en su cara y palabras de agradecimiento sus labios.

Nuestro mecanismo de defensa




Nuestro mecanismo de defensa
Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.

Salmo 66:18

Según el versículo de hoy, ni siquiera se puede conversar con Dios, mucho menos crecer espiritualmente, si se albergan pecados en el corazón. Por eso es tan esencial la confesión.

Primero tiene que estar dispuesto a aceptar el castigo de Dios por su pecado. Si piensa que Él está obrando con rudeza, debe examinar su vida para ver si lo merece. Por la misma razón que los padres deben castigar la mala conducta de un hijo, Dios lo castiga a usted para que no repita sus errores.

Dios también ha puesto un sistema de sentido de culpa en usted para su propio bien. La vida espiritual sin sentido de culpa sería como la vida física sin dolor. El sentido de culpa es un mecanismo de defensa; es como una alarma que funciona para guiarlo a la confesión cuando usted peca. Es cuando usted tiene que confrontar su pecado y reconocer delante de Dios que es una afrenta para Él. Ese reconocimiento debe ser parte de su vida antes de que pueda crecer espiritualmente, ya que elimina el pecado que lo detiene a usted.

lunes, 16 de febrero de 2009

mi devocional. no contaminarse

DANIEL.1.1 En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió. 2Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios. 3Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, 4muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos. 5Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey. 6Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. 7A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego. 8Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. 9Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos; 10y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza. 11Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: 12Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. 13Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. 14Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. 15Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey. 16Así, pues, Melsar se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres. 17A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños. 18Pasados, pues, los días al fin de los cuales había dicho el rey que los trajesen, el jefe de los eunucos los trajo delante de Nabucodonosor. 19Y el rey habló con ellos, y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey. 20En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino. 21Y continuó Daniel hasta el año primero del rey Ciro.CUANDO DECIDIMOS NO CONTAMINARNOS CON LAS COSAS DE ESTE MUNDO BEMOS EL PODER DE DIOS
video

domingo, 15 de febrero de 2009

La necesidad del arrepentimiento


La necesidad del arrepentimiento
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Salmo 51:10

No puede haber verdadera confesión sin arrepentimiento. Muchas veces no confesamos nuestro pecado porque no estamos dispuestos a abandonarlo. Cuando era un joven cristiano, recuerdo haberle dicho al Señor que me arrepentía por determinados pecados que había cometido y después le daba gracias por haberlos perdonado. Pero eso era lo único que hacía.

Ocurrió algo importante en mi vida espiritual cuando comencé a decir: “Señor, gracias por perdonarme esos pecados. Sé que no te agradan, y no quiero volver a cometerlos”. Eso puede ser difícil de decir porque a veces queremos cometer ciertos pecados otra vez. Pero revelamos falta de madurez espiritual cuando queremos eliminar el castigo del pecado pero deseamos retener el placer. Para que su confesión de pecado sea genuina, debe apartarse de sus pecados.

sábado, 14 de febrero de 2009

devocional. Un distintivo del cristiano

Un distintivo del cristiano Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados. 1 Juan 1:9 El apóstol Juan escribió su primera epístola para definir la diferencia entre un cristiano y un incrédulo. Nuestro versículo de hoy indica que la confesión caracteriza al primero. El versículo siguiente dice: "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso" (v. 10). Los hombres no regenerados niegan su pecado, pero los cristianos aceptan la responsabilidad por el pecado y lo confiesan. La confesión de pecado no tiene lugar solamente en la salvación. Continúa, como la fe, durante toda la vida de un creyente. La disposición de confesar el pecado es parte del modelo de vida que caracteriza a todos los creyentes. Ese modelo también incluye el amor (1 Jn. 3:14), la separación del mundo (2:15), y la enseñanza por el Espíritu Santo (2:27). Desde luego que hay varios grados de confesión, a veces no hacemos una confesión tan completa como debiéramos, pero un verdadero creyente finalmente reconoce su
video

devocional La Necesidad de un Milagro


La Necesidad de un Milagro
Todos necesitamos en algún momento de la vida un milagro, frente a enfermedades, en necesidades, complicaciones que vivimos, en la enfermedad de un familiar querido o un problema por el que estamos pasando.


Los milagros es la intervención sobrenatural de Dios sobre nuestras vidas y en todo esto es tan importante el creer porque cuando creemos nos conectamos con este Dios, el Dios que todavía sigue operando milagros cuando hay alguien que se atreve a creer.

Hay algo muy interesante que Jesús dijo en uno de los evangelios en Marcos,9.24 él dijo “al que cree todo le es posible” y esta fueron palabras dichas por Jesús a un padre que tenía a su hijo muy mal, en grave estado y él estaba totalmente desesperado y Jesús simplemente le dijo… Si puedes creer hombre, todo será posible.

El creer es una llave que nos abre una puerta, una puerta a lo imposible para que lo imposible justamente sea hecho posible, es la llave para que los milagros sucedan y esta llave se llama fe.

Todos tenemos dentro de nosotros una medida de fe, claro muchas veces hemos dicho yo no tengo fe pero la Biblia dice que dentro de nuestro corazón Dios nos ha dado una medida de fe lo que necesitamos hacer es desarrollar esa medida de fe y la palabra desarrollar es una palabra muy interesante porque tiene que ver con la capacidad de poder sacar y desenrollar algo que ya está adentro, esto me hace a la idea de una gran alfombra que está totalmente enrollada y alguien comienza a desenrollarla, es decir que todo estaba pero necesitaba a alguien que sacara todo lo que ya estaba adentro y así pasa con la fe, dentro de cada uno de nuestros corazones Dios nos ha dado la fe que necesitamos, simplemente la tenemos que poner en práctica.

Ahora la gran pregunta es ¿cómo podemos tener un poco mas de fe? En cierta ocasión los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron auméntanos la fe y saben Jesús tomo en su mano una semilla de mostaza, un grano de mostaza, la mostaza es una de las semillas mas pequeñas, podríamos decir casi imperceptible cuando la tenemos en nuestra mano, pero en su genero es una de las mas altas hortalizas, llega a crecer mas de tres metros de estatura y todo eso estaba dentro de una pequeña, diminuta semilla y así pasa con la fe.

Cuando la fe entra en contacto con los problemas, con las dificultades con las necesidades, la fe tiene la capacidad de comenzar a crecer así como la semilla necesita de la tierra para poder desarrollarse, la fe necesita de los problemas para poder comprobar que todavía los milagros existen.

Si usted está pasando por situaciones limites, hay algunas cosas finales para recordar.
En primer lugar que USTED NO ESTÁ SOLO: que Dios está mucho más cerca de lo que usted se ha imaginado. En segundo lugar que DENTRO DE SU CORAZON DIOS HA DEPOSITADO ESTE VALOR INCALCULABLE QUE SE LLAMA FE: y por medio de la fe usted podrá experimentar que los milagros todavía son una realidad.

viernes, 13 de febrero de 2009

La Necesidad de un Milagro devocional

La Necesidad de un Milagro
Todos necesitamos en algún momento de la vida un milagro, frente a enfermedades, en necesidades, complicaciones que vivimos, en la enfermedad de un familiar querido o un problema por el que estamos pasando.


Los milagros es la intervención sobrenatural de Dios sobre nuestras vidas y en todo esto es tan importante el creer porque cuando creemos nos conectamos con este Dios, el Dios que todavía sigue operando milagros cuando hay alguien que se atreve a creer.

Hay algo muy interesante que Jesús dijo en uno de los evangelios en Marcos,9.24 él dijo “al que cree todo le es posible” y esta fueron palabras dichas por Jesús a un padre que tenía a su hijo muy mal, en grave estado y él estaba totalmente desesperado y Jesús simplemente le dijo… Si puedes creer hombre, todo será posible.

El creer es una llave que nos abre una puerta, una puerta a lo imposible para que lo imposible justamente sea hecho posible, es la llave para que los milagros sucedan y esta llave se llama fe.

Todos tenemos dentro de nosotros una medida de fe, claro muchas veces hemos dicho yo no tengo fe pero la Biblia dice que dentro de nuestro corazón Dios nos ha dado una medida de fe lo que necesitamos hacer es desarrollar esa medida de fe y la palabra desarrollar es una palabra muy interesante porque tiene que ver con la capacidad de poder sacar y desenrollar algo que ya está adentro, esto me hace a la idea de una gran alfombra que está totalmente enrollada y alguien comienza a desenrollarla, es decir que todo estaba pero necesitaba a alguien que sacara todo lo que ya estaba adentro y así pasa con la fe, dentro de cada uno de nuestros corazones Dios nos ha dado la fe que necesitamos, simplemente la tenemos que poner en práctica.

Ahora la gran pregunta es ¿cómo podemos tener un poco mas de fe? En cierta ocasión los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron auméntanos la fe y saben Jesús tomo en su mano una semilla de mostaza, un grano de mostaza, la mostaza es una de las semillas mas pequeñas, podríamos decir casi imperceptible cuando la tenemos en nuestra mano, pero en su genero es una de las mas altas hortalizas, llega a crecer mas de tres metros de estatura y todo eso estaba dentro de una pequeña, diminuta semilla y así pasa con la fe.

Cuando la fe entra en contacto con los problemas, con las dificultades con las necesidades, la fe tiene la capacidad de comenzar a crecer así como la semilla necesita de la tierra para poder desarrollarse, la fe necesita de los problemas para poder comprobar que todavía los milagros existen.

Si usted está pasando por situaciones limites, hay algunas cosas finales para recordar.
En primer lugar que USTED NO ESTÁ SOLO: que Dios está mucho más cerca de lo que usted se ha imaginado. En segundo lugar que DENTRO DE SU CORAZON DIOS HA DEPOSITADO ESTE VALOR INCALCULABLE QUE SE LLAMA FE: y por medio de la fe usted podrá experimentar que los milagros todavía son una realidad.

devocional




Despojarse del peso muerto
Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

Hebreos 12:1

Cada vez que nos excusamos por nuestro pecado, estamos culpando a Dios. Adán lo hizo cuando Dios le preguntó acerca del comer el fruto prohibido. Él respondió: "La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí" (Gn. 3:12). Adán no aceptó la responsabilidad de su pecado, sino que culpó a Dios, de que le había dado a Eva.

El pecado nunca es culpa de Dios, ni es la culpa de una persona o circunstancia que Dios trajo a nuestra vida. El excusar el pecado pone en tela de juicio a Dios por algo que solo es nuestra culpa. Si decide castigarnos es porque lo merecemos.

Por eso la confesión de pecado es indispensable para el crecimiento espiritual. Cuando acepte la realidad de su pecado y lo confiese, tiene menos peso muerto que lo arrastre hacia abajo en el proceso de crecimiento. Como lo indica el versículo de hoy, aumentará su crecimiento cuando se despoje del pecado del pecado mediante la confecion