domingo, 31 de mayo de 2009

CUATRO CLAVES PARA OÍR LA VOZ DE DIOS.2


Clave nº 2 – Debo aprender a aquietar mis propios pensamientos y emociones, para así poder sentir el flujo de pensamientos y emociones de Dios dentro de mí.
Habacuc dijo: " Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie... (Habacuc 2:1). Habacuc sabía que para poder oír los pensamientos interiores espontáneos y suaves de Dios, primero él tenía que ir a un lugar tranquilo y aquietar sus propios pensamientos y emociones. El Salmo 46:10 nos anima a que estemos tranquilos y conozcamos que Él es Dios. Existe un profundo conocimiento interior (flujo espontáneo) en nuestro espíritu que cada uno de nosotros puede experimentar cuando aquietamos nuestra carne y nuestra mente.
He descubierto varias maneras sencillas de aquietarme a mí mismo y estar dispuesto a recibir el flujo espontáneo de Dios. Amar a Dios mediante una canción tranquila de adoración es para mí uno de los medios más efectivos (ver II Reyes 3:15). A medida que me tranquilizo (mis pensamientos, voluntad y sentimientos) y descanso delante de Dios, soy consciente del fluir divino; si me vienen pensamientos acerca de cosas que haya olvidado que tengo que hacer, las escribo en un papel y no pienso más en ellas; si vienen a mi mente pensamientos de culpabilidad o de indignidad, me arrepiento profundamente, recibo el lavamiento de la sangre del Cordero, y me visto de su manto de justicia, viéndome a mí mismo sin mancha delante de la presencia de Dios (Isaías 61:10; Colosenses 1:22).
Cuando fijo mi mirada en Jesús (Hebreos 12:2), y estoy tranquilo en su presencia compartiendo con Él lo que hay en mi corazón, el diálogo en ambas direcciones comienza a fluir; los pensamientos espontáneos comienzan a fluir desde el trono de Dios hasta mi corazón, y me encuentro realmente conversando con el Rey de reyes.
Es muy importante que usted se aquiete y se concentre de manera adecuada para poder recibir la palabra pura de Dios. Si usted no está tranquilo, simplemente recibirá sus propios pensamientos y si usted no está concentrado en Jesús adecuadamente, recibirá un flujo impuro porque el flujo intuitivo llega de aquello sobre lo que usted tenga puesta su mirada. Por lo tanto, si usted fija sus ojos en Jesús, el flujo intuitivo vendrá de Jesús; si usted fija sus ojos sobre algún deseo de su corazón, el flujo intuitivo vendrá de ese deseo. Para poder tener un fluir puro, antes que nada usted debe aquietarse y después, debe fijar sus ojos en Jesús. De nuevo reitero que la adoración tranquila al Rey y después el recibir desde la tranquilidad que sigue, hará que esto se produzca fácilmente.

sábado, 30 de mayo de 2009

CUATRO CLAVES PARA OÍR LA VOZ DE DIOS.1


CUATRO CLAVES PARA OÍR LA VOZ DE DIOS.1

La época en la que vivimos está tan íntimamente ligada al racionalismo y el pensamiento analítico y cognoscitivo, que casi nos burlamos cuando escuchamos a alguien decir que es capaz de oír la voz de Dios; sin embargo, no nos mofamos, debido a varias razones. Primero, los hombres y mujeres en toda la Biblia escucharon la voz de Dios, y también hay algunos hombres y mujeres eficaces y con una gran reputación que viven hoy en día y que demuestran que escuchan la voz de Dios. Finalmente, hay dentro de nosotros un profundo sentimiento de hambre por tener comunión con Dios y oírle hablar a nuestros corazones.
Como cristiano nacido de nuevo y que cree en la Biblia, durante años luché sin éxito para poder oír la voz de Dios; yo oraba, ayunaba, estudiaba la Biblia y trataba de escuchar una voz dentro de mí, pero no me servía de nada; ¡no había ninguna voz interior que pudiera oír! Entonces, Dios hizo que me apartara durante un año para estudiar, leer y experimentar en el área de aprender a oír su voz y, durante ese tiempo, el Señor me enseñó cuatro claves que abrieron la puerta para una oración de dos direcciones. He descubierto que no solo funciona para mí, sino que también ha funcionado para muchos miles de creyentes que han aprendido a usarlas; estas claves han proporcionado una tremenda intimidad a su experiencia cristiana y han transformado su manera de vivir. Esto mismo le ocurrirá a usted también a medida que busque a Dios utilizando las cuatro claves siguientes, que se hallan en Habacuc 2:1,2. Quiero animarle a que lea este pasaje de la Biblia antes de continuar.
Clave nº 1 – La voz de Dios en nuestro corazón suena como un flujo de pensamientos espontáneos; por lo tanto, cuando sintonizo con Dios, sintonizo con la espontaneidad.
La Biblia dice que el Señor me respondió y me dijo... (Habacuc 2:2). Habacuc conocía el sonido de la voz de Dios, y también Elías la describió como una voz tranquila y suave (I Reyes 19:12). Yo siempre había estado a la escucha de una voz interior audible, y estoy seguro de que Dios puede hablar de esa forma y que a veces lo hace; sin embargo, he comprobado que para la mayoría de nosotros, la mayor parte de las veces la voz interior de Dios nos viene en forma de pensamientos espontáneos, visiones, sentimientos o impresiones. Por ejemplo, ¿no hemos tenido todos nosotros la experiencia de estar conduciendo por la carretera y pensar que debemos orar por cierta persona? En general, reconocemos que eso es la voz de Dios que nos llama a orar por ese individuo. Mi pregunta para usted es: ¿Cómo sonaba la voz de Dios cuando usted iba conduciendo en su auto? ¿Era una voz audible o era un pensamiento espontáneo que surgió en su mente? La mayoría de ustedes diría que la voz de Dios les llegó como un pensamiento espontáneo.
Así que me dije a mí mismo: "Quizá cuando estoy a la escucha de la voz de Dios, debería estar escuchando un flujo de pensamientos espontáneos; quizá la comunicación en el espíritu se recibe en forma de pensamientos espontáneos, impresiones, sentimientos y visiones." Mediante la experimentación y respuesta de miles de personas, ahora estoy convencido de que esto es así.
La Biblia lo confirma de muchas maneras. La definición de paga, la palabra en griego que significa intercesión, es: "un encuentro casual o una intersección accidental". Cuando Dios pone en nuestro corazón a personas por las que interceder, lo hace a través de paga, un pensamiento de encuentro casual, intercalado accidentalmente en nuestros procesos de pensamiento; por lo tanto, cuando me pongo en sintonía con Dios, sintonizo con los pensamientos casuales o espontáneos. Cuando estoy tranquilamente delante de Dios en oración, he descubierto que el flujo de pensamientos que llega a mi mente viene, definitivamente, de Dios.

viernes, 29 de mayo de 2009

EN QUE SE MUESTRA CÓMO TERMINAR EL DÍA CON DIOS



EN QUE SE MUESTRA CÓMO TERMINAR EL DÍA CON DIOS

«En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque sólo Tú, Jehová, me haces vivir confiado.» (Salmo 4:8)

Esto puede ser entendido, de modo figurado, del reposo del alma en la seguridad de la gracia de Dios, o literalmente, del reposo del cuerpo bajo la protección de la providencia. Me gusta dar amplitud a la interpretación de la Escritura y, por tanto, creo que las dos son válidas.


El salmista, después de haber dado preferencia al favor de Dios sobre todo otro bien, hecha su elección y tomada su porción, expresa aquí su complacencia en lo que ha decidido, en tanto que ve a muchos inquietos e inquiriendo constantemente: ¿Quién nos mostrará el bien? David sigue diciéndose: «Estos se preocupan de cosas vanas. En tanto, Él se halla en completa paz y seguridad; ha tomado su parte con la voluntad divina, y el Señor mostrará la luz de su rostro a los suyos; ningún bien, aparte del favor de Dios, puede servirnos de nada, pero basta con él, sin necesidad de las sonrisas del mundo. La luna y las estrellas, con todos los fuegos y velas encendidos en el mundo, no hacen que sea de día si no da el sol, pero el sol se basta, sin necesidad de los otros. Los santos en todas partes están de acuerdo con los sentimientos que expresa David. No hallando descanso en parte alguna, la paloma del arca regresó a la misma arca: éste es el tipo de Cristo, volviendo a su descanso, porque éste es el significado del nombre Noé: descanso. «Recobra, ¡oh, alma mía!, tu calma.» (Salmo 116:7.)
Si Dios levanta la luz de su rostro sobre nosotros, al llenarnos de su santo gozo, nos pone su contento en el corazón, más que los que tienen abundancia de mosto y de grano (versículo 7); Él nos lleva a un santo descanso, y ahora me acostaré y dormiré. Dios es mi Dios y yo me siento complacido, satisfecho, no busco más, no deseo más, estoy seguro, y estoy confiado: cuando ando a la luz del Señor no necesito nada, no temo nada, no me falta nada, no tengo aprensión de ningún peligro. El Señor es mi sol y mi escudo; un sol que ilumina y conforta, un escudo que protege y defiende.

jueves, 28 de mayo de 2009

¿Dónde está su tesoro?


¿Dónde está su tesoro?

Haceos tesoros en el cielo.

Mateo 6:20

El dejar esta tierra e ir al cielo no es un pensamiento popular en la iglesia contemporánea. El énfasis cada vez mayor en el éxito, la prosperidad y la solución de los problemas personales refleja nuestra perspectiva terrenal.

También es difícil para nosotros concebir una futura recompensa celestial. En esta época materialista, rara vez sentimos satisfacción en lo que se demora. Casi todo lo que deseamos lo podemos tener de inmediato. Ni siquiera necesitamos dinero; podemos usar una tarjeta de crédito. No tenemos que construir nada; podemos comprarlo todo. Y no tenemos que ir muy lejos para obtenerlo.

La falta de interés en el cielo es la otra cara del interés en este mundo. Los evangélicos modernos prácticamente se olvidan del cielo. Se predica y se enseña poco sobre el tema, pero hay una cantidad colosal de material disponible sobre la prosperidad en esta vida. Para buscar a Cristo con la misma pasión que Pablo debemos concentrar nuestra atención en el mundo venidero. Nuestra patria celestial

Nuestra ciudadanía está en los cielos.

Filipenses 3:20

Los cristianos no somos ciudadanos de este mundo. La palabra griega para "ciudadanía" en el versículo de hoy se refiere a una colonia de extranjeros. En una fuente secular, se emplea para describir una ciudad capital que mantenía en un registro el nombre de sus ciudadanos. En realidad, somos ciudadanos inscritos de otro lugar: "El cielo". Nuestros nombres están allí, nuestro Padre está allí, nuestros hermanos y hermanas están allí, y nuestra herencia está allí; es nuestra patria.

Los israelitas llevados al cautiverio babilónico nos dan un paralelo histórico con la iglesia contemporánea. Su patria seguía siendo la Tierra Prometida aunque vivieron durante tantos años en una sociedad extranjera. Pero cuando llegó el momento de regresar, muchos se habían arraigado de tal modo en la cultura babilónica que no quisieron irse. Cuando el Señor dice que es el momento de ir al cielo, luchamos contra eso como si fuera lo peor que pudiera ocurrirnos porque este mundo ha llegado a ser todo para nosotros. Por eso siempre se nos debe recordar que nuestra ciudadanía está en el cielo

miércoles, 27 de mayo de 2009

Llora si quieres llorar

Llora si quieres llorar porque JESÚS TAMBIÉN LLORO

DEBEMOS ESFORZARNOS

DEBEMOS ESFORZARNOS

1 Crónicas 28:10) Ten presente que el Señor te ha escogido para que le edifiques un templo como santuario suyo. Así que ¡ anímate y pon manos a la obra !»

Dios se da a la tarea de desarrollar un plan y para realizarlo tiene que elegir a una persona, note que en el cielo estaba el plan de edificar un templo, y elige a una persona, usted ya conoce la historia fue SALOMON.

No hay un solo plan de Dios, que no se realice.

Dios escoge a Sansón para cumplir un propósito, pero el realizo cosas que le fueron prohibidas, y termina ciego, sin visión, pero resalta en el algo muy importante, ya en el final de sus días mata mas filisteos que en toda su vida, mato tres mil personas, pero usted se preguntara pero porque hasta el final de su vida, porque ya estaba trazado un plan con el, en el cielo ya esta estipulado las personas que él mataría. Pero no esperemos hasta el final para cumplir nuestro propósito existencial.

A Salomón le dice el Señor…..tu eres el elegido para edificarle casa a Jehová. A David su padre, le dicen esfuérzate, pero porque le dicen esto a David si su hijo Salomón era el elegido para edificarlo, sencillo, porque todo requiere de un esfuerzo. Todos y cada uno de los planes que Dios vaya a desarrollar requieren de un esfuerzo. Todo está en esforzarnos para cumplir el propósito existencial, no te detengas en el camino.

Dios ya tenia los planos del templo y escogieron a Salomón para edificarlos, le dijeron esfuérzate y lo lograras, note que consejo y guianza tan llena de sabiduría.
¿Conoces ya tu comisión a desarrollar en este paréntesis de la eternidad?
Si ya la conoces entonces prepárate y esfuérzate para que la desarrolles, estas mismas palabras fueron las que le dijeron a Josué el conquistador de Canaán.

Analizaremos a ciertos hombres, a los cuales Dios les encomendó diversas comisiones y tuvieron que esforzarse:
· Jacob
· Josué
· Daniel
· Zorobabel

DESARROLLO


(Génesis 48:2) Cuando le avisaron a Jacob que su hijo venía a verlo, hizo un esfuerzo, se sentó en la cama


Jacob tendría unos ciento cuarenta y siete años para ese entonces, pero recordemos que el fue un hombre que tuvo un proceso muy fuerte, se accidenta con un ángel y queda dañado de la cadera, por lo que usaba un bastón para caminar, había sufrido bastante, pues perdió a un hijo durante trece años (su hijo José), pero estando ya muy viejo y cansado en su lecho de muerte viene a verlo su hijo José (el que añade) y el hace el mayor de los esfuerzos para recibirlo.

Recordemos un poco quien era Jacob, su nombre viene del Hebreo Yaaqôb [del verbo âqab, "tomar del talón"; "ser más listo", "suplantar"], "tomador del talón", "el que suplanta [suplantador]"; Era el segundo hijo de Isaac, mellizo de Esaú, padre de los 12 patriarcas y progenitor del pueblo hebreo. Rebeca, la esposa de Isaac, dio a luz a Esaú y Jacob 20 años después de haberse casado con Isaac. Ella no había tenido hijos, e Isaac intercedió por ella ante Dios cuando tenía unos 60 años de edad. Antes del nacimiento de los gemelos, el Señor le dijo a Rebeca que el mayor serviría al menor, con lo que indicaba que Jacob había de heredar la primogenitura. El nombre "Jacob" nos recuerda que nació tomado del talón de Esaú, un incidente que los padres notaron y que más tarde tomaron 598 como un signo de la relación futura de los 2 hermanos (Gen_25:26; 27:36; Mientras Esaú se dedicó a la aventurera vida de cazador, en la que se distinguió, Jacob creció como un hombre tranquilo que prefería la rutina doméstica y pastoral del campamento. Se desarrolló una rivalidad entre los 2 hermanos, porque Isaac favorecía a Esaú y Rebeca a Jacob. Isaac parece que nunca estuvo totalmente reconciliado con la idea de que Jacob debía llegar a ser su heredero, como lo implicaba la comunicación prenatal de Dios a Rebeca (Gen_25:23), sino que aparentemente prefirió a Esaú, porque admiraba sus rasgos atrevidos, aventureros y masculinos. Rebeca, por otra parte, fue leal a la advertencia prenatal, y sin duda apreciaba la disposición práctica e industriosa de Jacob, recordemos como logra quedarse con la bendición de su padre y obtiene la primogenitura, Jacob prepara una comida de lentejas cuando Esaú, débil y desanimado después de una expedición de caza infructífera, se acercó y le pidió una porción del potaje. Aferrándose a lo que consideraba una oportunidad para obtener la primogenitura, Jacob exigió codiciosamente que Esaú le vendiera su derecho de primogenitura antes de darle la comida. Esaú, manifestando su falta de sentido de los valores y de estabilidad emocional, renunció a la primogenitura por un plato de lentejas (Heb_12:16). Posiblemente a la edad de 137 años, Isaac le sugirió a Esaú que había llegado el momento para la transferencia formal de la bendición patriarcal a él como primogénito (Gen_27:1-4). El rito se debía realizar sobre una comida de venado que Esaú había de traer del campo. Sin embargo, por iniciativa de Rebeca, Jacob aceptó disfrazarse de Esaú ante el casi ciego Isaac con el fin de asegurarse la bendición mediante subterfugios, en la creencia errónea de que la promesa prenatal de preeminencia se perdería si no hacía algo. Vestido con las ropas de Esaú y cubiertas las manos y el cuello con cueros con mucho pelo para parecerse más a Esaú, que era muy velludo, Jacob le llevó al padre una comida rápidamente preparada por Rebeca, y recibió la bendición. La intriga apenas disimulada al comienzo lanzó a Esaú a la desesperación, la que, sin embargo, poco después se transformó en odio y deseos de venganza (v 41). Rebeca supo de su plan para matar a Jacob, y con el pretexto de encontrar una esposa adecuada para Jacob, hizo los arreglos para que éste saliera temporalmente de Canaán para hallar seguridad en el hogar de su infancia, en Harán .- En camino a los 20 años de exilio, durante los cuales Rebeca murió, Jacob, que ya tenía 77 años, por primera vez tuvo un encuentro personal con Dios como heredero de los privilegios y las responsabilidades del pacto, y prometió hacer su parte si podía regresar a su hogar (Gen_28:10-22).

Como un mes después de su llegada, hizo los arreglos para casarse con Raquel ofreciendo sus servicios a su padre, Labán, durante 7 años (29:14-20). Al fin de ese período, Jacob, el astuto engañador, fue engañado, pues le dieron a Lea, la hermana mayor de Raquel, y se le pidió que sirviera 7 años más por Raquel (vs 21-30). Durante los segundos 7 años le nacieron 11 hijos y una hija: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón y Dina, de Lea; Gad y Aser, de Zilpa, la criada de Lea; José, de Raquel; y Dan y Neftalí de Bilha, la criada de Raquel (29:31-30:24). Después de 6 años más de servicio, durante los cuales Jacob formó sus propios rebaños de ganado y de ovejas, lo que despertó los celos de Labán y de sus hijos y sospechando que tenían un plan para privarlo de su propiedad, partió silenciosamente hacia su hogar en Canaán. Al saber de la huida, Labán y sus hijos siguieron a Jacob y lo alcanzaron 7 días más tarde. Advertido por Dios durante su persecución, Labán se limitó a reprender a Jacob, y los 2 hombres hicieron un pacto de no agresión antes de separarse, pero en el segundo encuentro personal con el Señor, experimentó una completa conversión y un cambio de corazón (Gen_32:9-30. También se le dio un nombre nuevo -Israel, "Dios contiende" o "Dios gobierna"- en señal de su sumisión bajo la relación del pacto.

Durante este tiempo, Jacob manifestó la misma parcialidad imprudente en favor de su hijo José (Gen_37:3) , como la que su padre Isaac había mostrado hacia Esaú, con resultados funestos semejantes. -José fue vendido como esclavo a Egipto por sus hermanos mayores. Privado de José durante aproximadamente 22 años , a quien pensaba muerto desde entonces, al principio reaccionó con incredulidad cuando le contaron que su hijo no sólo estaba vivo, sino que era el príncipe de la tierra de Egipto . Por invitación de José, y por causa de la severidad de la sequía que entonces azotaba Palestina (vs 9-15), emigró a la tierra de los faraones (45:27, 28; 46:1) a la edad de 130 años (47:9), y pasó los 17 restantes de su vida allí. A los 147 años llamó a sus 12 hijos para bendecirlos, y murió.

Cuando José llega a verlo, encuentra aun padre cansado, envejecido, sin visión, estaba ciego, pero en medio de su debilidad le dice ESFUÉRZATE, aunque estés débil, le dice el Señor, aun tengo un José, una añadidura que darte. Déjame decirte algo, si ya lograste muchas cosas en Dios, no te detengas, esfuérzate, aun hay mas bendiciones para ti, solo esfuérzate.


2.- JOSUE

(Hebreos 4:10) porque el que entra en el reposo de Dios descansa también de sus obras, así como Dios descansó de las suyas…. (4:11) Esforcémonos, pues, por entrar en ese reposo, para que nadie caiga al seguir aquel ejemplo de desobediencia.

El desierto que el pueblo de Dios iba a atravesar estaba programando para hacerlo en quince días, pero se tardaron cuarenta años, y porque tardaron tanto, pues porque no se esforzaron.

En los días de Josué muchos se quedaron postrados en el desierto y el diseño de Dios era para que obtuvieran bendiciones sobreabundantes, pero tenían que esforzarse y no lo hicieron.

Dios dijo:…… quiero que mi pueblo viva en abundancia, pero para ello tienen que esforzarse, pero tenían que cruzar el desierto , sin cometer los cinco pecados que se mencionan en 1 (1Co 10:6) Todo eso sucedió para servirnos de ejemplo, a fin de que no nos apasionemos por lo malo, como lo hicieron ellos.(10:7) No seáis idólatras, como lo fueron algunos de ellos, según está escrito: «Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se entregó al desenfreno.»(10:8) No cometamos inmoralidad sexual, como algunos lo hicieron, por lo que en un sólo día perecieron veintitrés mil.( 10:9) Tampoco pongamos a prueba al Señor, como lo hicieron algunos y murieron víctimas de las serpientes.( 10:10) Ni murmuréis contra Dios, como lo hicieron algunos y sucumbieron a manos del ángel destructor.

Estos son pecados que nos impiden recibir la bendición, tal como le aconteció al pueblo de Dios:
· Codiciar lo malo
· Ser idolatras
· Cometer fornicación, inmoralidad sexual.
· Provocar al Señor
· La murmuración

Esforcémonos por buscar la santidad en Dios, porque estos pecados nos pueden detener la bendición, siendo pueblo de Dios. Podemos ser elegidos de Dios, y podemos correr el riego de quedarnos postrados, solamente esforcémonos para alcanzar las bendiciones, el reposo y cumplir nuestro propósito existencial.

3.- DANIEL

(Daniel 10:19) al tiempo que me decía: “¡La paz sea contigo, hombre altamente estimado! ¡Cobra ánimo, no tengas miedo!”»Mientras él me hablaba, yo fui recobrando el ánimo y le dije: “Ya que me has reanimado, ¡háblame, Señor!”

A Daniel le dieron la revelación de las cosas que iban a suceder, de las situaciones que se iban a dar políticamente, de que iban a quitar a los reyes babilónicos, y que venia a reinar Alejandro el grande y que con el vendrían una serie de cambios.
Usted se preguntara, ¿Que hacia Daniel para tener esas revelaciones?
Hay cosas que Dios las otorga sin esforzarnos son regalos, pero otras EL las da cuando nos esforzamos.

Daniel decidió cambiar sus hábitos y durante veintiún días no comió la comida del reino, y después de esto se le aparece ese ángel que nos menciona en el capitulo 10 verso 19, y le da una gran revelación, hay algo precioso en hacer algo por ese periodo de tiempo, dicen los entendidos que una práctica continua de algo por 21 días se convierte en habito.

Esfuérzate y se valiente, se vana levantar grandes contrariedades, pero Dios está con nosotros, el pele como poderoso gigante. Comienza con un hábito en Dios y veras las bendiciones, revelaciones y experiencias que recibirás.

4. ZOROBABEL

(Hageo 2:4) Ahora pues, esfuérzate, oh Zorobabel, dice Jehova; esfuérzate también tú, oh Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote. Esfuércese todo el pueblo de la tierra, dice Jehova, y actuad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehova de los Ejércitos.

En este libro nos hablan de la restauración de un templo y les dicen: trabajad porque YO estoy con vosotros…..les dicen en esfuérzate. Ellos empezaron de decir no es tiempo de levantar un templo, pero el Señor les dice: esfuércense, trabajen porque Yo estoy con ustedes, y se lo dicen a Zorobabel.

Zorobabel….su nombre significa, "nacido en Babilonia" o "esparcido [disperso] en Babilonia"; fue el primer gobernador de Judá después del exilio. Se lo nombró en ocasión de la dedicación del templo . De manera que estuvo en ese cargo por más de 20 años. Era hijo de Pedaías y nieto del rey Jeconías de Judá.- Otros textos, que se refieren a su "padre", dicen que era hijo de Salatiel,* el hermano de Pedaías .

Esta aparente discrepancia se puede disipar si asumimos que:
1. Uno de los dos hermanos murió sin hijos, como consecuencia de lo cual su esposa llegó a ser la mujer del hermano sobreviviente de acuerdo con la ley del levirato (Deu_25:5 -10), y Zorobabel, hijo de esta unión, llevó el nombre del 1er esposo de la madre, aunque el 2º era su verdadero padre.
2. Cuando su verdadero padre murió, lo adoptó su tío, y de allí en adelante se lo consideró "hijo" de su padre adoptivo . Convenía que el 1er gobernador del país después del exilio, y el reconstructor del templo, fuera un representante de la familia real de David. Después de la conquista de Babilonia por parte de Ciro, rey de Persia, éste adoptó la política de permitir a los habitantes de los países conquistados por los babilonios que regresaran a sus territorios de origen. Zorobabel y Josué, el sumo sacerdote, fueron los jefes del grupo más importante de gente -alrededor de 50.000- que regresaron de Babilonia a su patria. Otros 10 dirigentes les ayudaron en la tarea.-Después de llegar a Jerusalén, Zorobabel y otros dirigentes restablecieron los sacrificios diarios, levantaron el altar de los holocaustos y celebraron la fiesta de los tabernáculos.- Una vez hecho esto, Zorobabel comenzó a hacer los preparativos para la reconstrucción del templo, pero varias maniobras hostiles de parte de los vecinos de Judá frustraron sus esfuerzos y detuvieron la obra hasta el 2º año de Darío.

Después que Darío I hubo vencido a sus adversarios y ascendió al trono de Persia, el imperio volvió a gozar de estabilidad y las circunstancias resultaron más favorables para continuar con las obras del templo. Al mismo tiempo surgieron los profetas Hageo y Zacarías para instar a Zorobabel y a Josué que reiniciaran las obras, prometiéndoles la ayuda y la bendición de Dios si obedecían (Hageo 2:1-9. Estos dirigentes aceptaron el desafío y con la ayuda de una nación bien dispuesta -y de la actitud tolerante y colaboradora de las autoridades persas, más los mensajes de ánimo de los profetas de Dios-, la obra progresó y se terminó con éxito en el 6º año de Darío, Hageo 1:2 Puesto que este 2º templo se construyó bajo su dirección, se lo suele llamar "templo de Zorobabel".

A este hombre, Zorobabel, nacido en Babilonia, que significa confusión religiosa, le dicen esfuérzate, tres veces, porque quiero restaurarte: tu alama, tu cuerpo y tu espíritu.- Por eso le dice trabaja en la restauración de tu templo, ahora nosotros somos el templo de Dios y muchas veces destruimos nuestro cuerpo, el propósito de Dios es que seamos restaurados, que edifiquemos, dice la palabra que todo lo que vayamos a edificar que sea sobre los cimientos del Señor, no sobre nuestras propias ideas.

Dios nos va a restaurar alma, cuerpo u espíritu, pero esforcémonos.- EL tiene planes con sus elegidos, nos escogió desde antes de la fundación del mundo, para desarrollar a través de nosotros cosas grandes únicamente necesitamos esforzarnos.

CONCLUSIONES
El señor nos va a restaurar:
· Nuestro matrimonio
· La economía
· La salud
· El alma
· El cuerpo
· El espíritu
· El llamado
· El liderazgo

Únicamente El requiere que nos esforcemos, no te detengas prosigue…. Filipenses 3:14 prosigo a la meta hacia el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Dios desarrollo grandes proyectos en hombres como:

· Jacob: después de su proceso puedo bendecir a todos sus hijos, incluido José.
· Josué: conquisto Canaán y recibieron las bendiciones
· Daniel: recibió grandes revelaciones
· Zorobabel: reedifico templo para Dios.

El Señor tiene grandes proyectos que desarrollar en ti, únicamente esfuérzate, ya que nosotros debemos hacer nuestra parte y Dios hará la suya, pero has tú la propia, la que te corresponde.

(Josué 1:9) ¿No te he mandado que te esfuerces y seas valiente? No temas ni desmayes, porque Jehovah tu Dios estará contigo dondequiera que vayas.

martes, 26 de mayo de 2009

No hay secreto alguno para el éxito


No hay secreto alguno para el éxito

Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Lucas 9:62

Nunca he conocido a una persona influyente que haya tenido éxito en cualquier campo empresarial que no estuviera comprometida en alcanzar metas. Quienes influyen en el mundo son investigadores, competidores y ganadores, interesados más en las metas que en satisfacer sus propias necesidades. Todo lo que he aprendido acerca de la vida de grandes líderes cristianos me ha enseñado que no hay secreto alguno para el éxito. Todos ellos hicieron el máximo esfuerzo por alcanzar metas espirituales y no les importó la satisfacción personal durante el proceso.

Es asombroso descubrir cuánto han sufrido los grandes predicadores, los teólogos y los misioneros en el proceso de alcanzar sus metas. Estaban mucho más interesados en seguir a Cristo que en su propia condición. ¿Puede usted decir lo mismo en cuanto a su propio compromiso con Cristo? Los enemigos de la cruz

Por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo.

Filipenses 3:18

Los más peligrosos enemigos de la causa de Cristo no son quienes se oponen públicamente al evangelio, sino quienes simulan ser amigos de Cristo, dicen identificarse con Él y, en algunos casos, llegan a puestos de liderazgo espiritual.

Estar en guardia contra los enemigos ocultos es un tema constante en el Nuevo Testamento. Jesús dij "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces" (Mt. 7:15). También predijo que en los últimos días "muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos" (Mt. 24:11).

El apóstol Pablo se enfrentó constantemente a la influencia de los falsos maestros. Les advirtió a los ancianos de Éfes "Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno" (Hch. 20:31). ¿Quiere saber cómo adquirir la capacidad de distinguir a los enemigos de la cruz? Conozca la Palabra. Si usted no conoce la Palabra, se arriesga a que lo engañen.

lunes, 25 de mayo de 2009

Nadie dijo que fuera fácil


Nadie dijo que fuera fácil...


Leía un informe acerca de cómo se obtiene el Oro..y es un proceso realmente largo, si lo comparamos a nuestra vida, no sólo es largo, también es doloroso.
Este informe decía que:
El oro puede encontrarse en estado nativo en forma de pepitas, en el agua del mar o en los barros anódicos del procesado del cobre. Para obtener el metal a partir de los minerales se sigue el siguiente proceso: Se muele el mineral y se arrastra con agua para separar las partículas de oro (más densas) del resto, estas partículas se amalgaman con mercurio y se lava con agua para arrancar las impurezas. Posteriormente se destila el mercurio de la amalgama a 600 ºC y queda oro con riqueza del 70 %. Después se refina por electrólisis o pasando una corriente de cloro por el fundido de oro bruto (obtenido anteriormente con el 70 % de riqueza).

Interesante…
Es un proceso. Así también somos nosotros, tu y yo.
Creo que esas personas que “valen oro” están en todo lugar del mundo tal como el valioso metal.
Dios les mira con sus ojos soberanos y omnipresentes, los escoge y luego, los lleva al proceso de refinación.
A veces realmente pareciera que estamos siendo “molidos” por la vida, pero la razón es separar lo que no es oro!, luego se arrancan las impurezas. Que fascinante… no has sentido acaso que en tiempos de dolor te has convertido en una persona mas pura?… seguro que sí!
Para finalizar… el fuego, creo que es la etapa mas dolorosa de todas.
Pero el resultado será el estado mas puro y mas valioso!
Podemos aceptar el trato de Dios con nosotros para refinarnos y convertirnos en los seres valiosos que espera que seamos, o bien, podemos regañar y vivir el resto de nuestros días en amargura sin ver el plan supremo.
Yo prefiero ver el resultado y dejar que su mano cuidadosa me pase por los procesos necesarios. Nadie dijo que fuera fácil! Pero dentro de nosotros hay un “don” y los dones son regalos de Dios, regalos del mismo cielo puestos allí…en lo profundo de nuestro ser.
2da. Corintios 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

domingo, 24 de mayo de 2009

AMIGO INFIEL


AMIGO INFIEL


Mateo 26:50…. Y Jesús le dijo: Amigo, haz lo que viniste a hacer. Entonces ellos se acercaron, echaron mano a Jesús y le prendieron.

INTRODUCCION:

Este verso nos lleva a hablar de algo que me llama la atención porque contiene una frase que no esperé que saliera de Jesús, ¿Con quién está hablando?, con Judas; ¿Y que calificativo le da?- Amigo; ¿Y que iba a hacer Judas?- a entregarlo.
Note que Jesús se acerca a Judas y le dice: Amigo, seguramente Judas era de mucha confianza porque era quien llevaba la bolsa, él manejaba las finanzas.

Cuando Lázaro se enferma van y le dicen al Señor, Lázaro a muerto, y EL dice: Nuestro amigo Lázaro se ha dormido (Juan 11:11), lo que quiero que vea es que a Lázaro también lo llamó: Amigo

Nuestro Señor ya resucitado se acerca a Pedro y le pregunta, ¿me amas más que éstos? Pedro le dijo*: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Y volvió a decirle por segunda vez: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Pedro le dijo*: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Le dijo* por tercera vez: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres? Pedro se entristeció porque la tercera vez le dijo: ¿Me quieres? Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero. (Juan 21:15-17); aquí se estaba conjugando el verbo de la palabra amor, y es que amor en la Biblia se puede encontrar en tres maneras diferentes
Amor se dice del griego EROS, y que es lo referente al cuerpo, a lo erótico.
Amor se dice del griego FILEO, y se refiere al amor de un amigo, y;
Amor se dice del griego AGAPAO, que es un amor mas profundo, y se refiere al amor de Dios, amor ágape.

Note que nuestro Señor le está diciendo: ¿Pedro agapao? Y este le contestaba: Si Señor, te fileo.
Dice la Biblia en el libro de (Santiago 2:23) Que Abraham creyó a Dios y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.

A los que Jesús llamó amigos, fueron : Abraham, Lázaro, Pedro y Judas, cuando los buscamos en el diccionario dice que: Abraham= Filos, Lázaro= Filos; Pedro le dijo: Señor te fileo, pero cuando nuestro Señor le dijo amigo a Judas no le dijo filos, le dijo una palabra que del griego se dice hetairos (G2083) que solo aparece 4 veces en la Biblia y se refiere a un amigo oportunista, egoísta, impostor, compañero, camarada, socio; también se refiere a una mujer que no está casada, pero que no se vende, por lo que es una concubina.

Hoy nos estudiaremos a la luz de la palabra a los amigos/hetairos, es decir amigos infieles.

Revise su corazón, porque que lindo que diga la Biblia que lo llamó amigo y es que Dios le avisa de lo que va a suceder a sus amigos, ser amigo es un nivel alto, se convierte en una persona de confianza, ser hetairo es el nivel mas bajo, es ser un oportunista, un impostor, infiel.

Hoy vamos a estudiar 4 características de los hetairos:

No les gusta pertenecer

Buscar tener primado

Son envidiosos

No reconocen cobertura


Desarrollo


1.- No les gusta pertenecer: viven aislados

Mateo 11:16 RV60…Mas ¿a qué compararé esta generación? Es semejante a los muchachos que se sientan en las plazas, y dan voces a sus compañeros (hetairos), VERSO 17…. diciendo: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no lamentasteis.

Note que nuestro Señor Jesús encontró una generación de hetairos, son de aquellos que tienen Biblia, van a la iglesia, dicen conocer a Dios, pero no son filos, pero ¿Por qué dice esto?, PORQUE dice que les tocamos y no danzan, estamos de duelo y no están tristes. Los hetairos no tienen revelación, discernimiento, no les gusta ser parte de un equipo, no les gusta pertenecer, cuando todos sabemos que es mas fácil llorar con los que lloran y es mas difícil gozar con los que se gozan. Un hetairo no se goza cuando un hermano triunfa, si un hermano es bendecido, un hetairo no se goza, esta pendiente de lo que tienen los demás y nos e goza con lo que él tiene.

Recordemos cuando el hijo pródigo volvió, desnudo, sucio, sin anillo, descalzo, perdió toda la herencia, dejó todo tirado, pero cuando decidió regresar el padre lo vio y dijo: vienes a ser restaurado y le dijo a los demás criados; ¡vístanlo!, ¡pónganle sandalias nuevas!, ¡denle anillo!; pero el hermano del pródigo estaba en casa, éste no se fue al mundo, pero era un hetairo, porque no se pudo gozar cuando su hermano regresó. Pero mire la actitud del pródigo, él dijo.- No soy digno de ser llamado hijo, lo importante para mi es ser estar en casa, pero note que su hermano no lo perdonó. Debemos alegrarnos cuando un prodigo regresa a la congregación, ayudarlo a restaurarse, debemos ser sensibles, y alegrarnos.


2.- Les gusta tener primado

Mateo 20:12…. "Estos últimos han trabajado sólo una hora, pero los has hecho iguales a nosotros que hemos soportado el peso y el calor abrasador del día."

Note que los obreros le decían al hacendado.- Los has hecho iguales a nosotros pero el hacendado les respondió: Amigo, no te hago ninguna injusticia.

En los versos anteriores podemos ver que el amo de la viña, el hacendado salio a contratar obreros, a los primeros les dijo: te voy a llevar para que trabajes en mi viña y te voy a pagar un denario, después volvió y les dijo a otros: Id vosotros también a la viña y os daré lo que sea justo y volvió a salir mas tarde y a los que encontró les dijo lo mismo, les pagaré lo que sea justo, los que contrató al final de la jornada, los del último turno eran los mas débiles, los que nadie había contratado y note que a estos no les dice nada de la paga de un denario o de lo que sea justo y estos fueron y era casi imposible que Dios los llamara por débiles. Pero al final de la jornada vino el amo y dijo: Vamos a pagar y dijo al encargado que llamara de atrás para adelante y empezó la paga:

Los últimos, un denario; los anteriores, un denario; los que llegaron al principio, un denario, y dice que le decían: Estos últimos han trabajado solo una hora, pero él les respondió: Amigo/hetairo. No se gozan, son de aquellos que dicen hermano yo he sufrido mas que usted, son aquellos que les molesta que uno que llegó después lo llamen igual.- Dios es justo y sabe dar a cada uno lo que le corresponde. Note que les gusta tener el primado.- Consideran el pago de los demás como una injusticia para ellos, ya que son egoístas, están pendientes de lo que hacen los demás con relación al trabajo de ellos.
Cuando a Moisés le toco repartir la ofrenda que menciona el libro de numero capitulo 7 y que era de seis carretas y doce bueyes, dice que dio dos carretas y cuatro bueyes a los hijos de Gersón conforme a su ministerio, y cuatro carretas y ocho bueyes se las dio a los hijos de Merari y dice que a los hijos de Coat no les dio nada. Dios le dio a cada uno de acuerdo a su ministerio

Hay diversas formas de servir al Señor:

Se puede servir a Dios y ser hetairo
Se puede servir por amor o por dinero
Se puede servir por amor o por reconocimiento
No espere recompensa del hombre.
Pero de acuerdo a la intención con que lo hagamos, así será nuestra paga.

Los especialistas en el ministerio desarrollaron un dato estadístico en donde midieron las horas que se trabajan en un año por todas las áreas de la iglesia y se llegó a la conclusión que si un solo hombre desarrollara todo el trabajo se tardaría 41 años.-Un hetairo no trabaja en equipo. Debemos servir con gozo y alegría y veremos la recompensa del dueño de las viñas y es mas hasta las enfermedades se van.

Pablo decía: Yo muy gustosamente gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré por ustedes (2Co 12:15)


3.- Son envidiosos
Mateo 20:15… "¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo que es mío? ¿O es tu ojo malo porque yo soy bueno?"
Cuando hablamos de ojo malo estamos hablando de envidia, un hetairo es envidioso, gócese con lo que Dios le ha dado y le va a dar más, (Mat. 20:16) nos dice: los últimos serán primeros, y los primeros, últimos. Los hetairos quieren todo, hasta que les paguen primero, ya que ellos lo que quieren únicamente es PRIMADO por encima de los demás, pero Dios les va a pagar de último.

Procura ser un amigo de Dios como Abraham.


4.- No reconocen cobertura

Mateo 22:12 LBLA… y le dijo*: "Amigo, ¿cómo entraste aquí sin traje de boda?" Y él enmudeció.

Note que cuando nuestro Señor le preguntó ¿Cómo entraste aquí sin traje de boda?, ¿Qué respondió él?.- Nada, no pudo responder, enmudeció. ¿Cuándo un amigo de Dios no puede tener traje?; Cuando es un hetairo. Cuidado con llevar unción de hetairo, porque se puede ser Apóstol y ser hetairo; se puede ser Obrero y ser hetairo; se puede ir a la boda y no tener traje.
No hace mucho participamos en una reunión a la cual teníamos que ir de traje, y de pronto vimos a uno con jeans y su camiseta, sin traje, note que lo invitaron pero no se quiso poner el traje, estos son de aquellos que conocen de cobertura, pero no se sujetan, no les gusta que los cubran..

En (Mat 22:13 LBLA) Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle las manos y los pies, y echadlo a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes."

Los hetairos como no se ponen el traje Dios dice: ¡Sáquenlo!, los sacan, los destierran, esto me hace pensar que un hetairo se puede sacar de la iglesia; todo lo contrario sucede con el filos, a ellos cuando los sacan de la cueva, les dicen: Desatadlo y dejadle libre. Pero cuando se es un hetairo Dios dice: Atenlo de pies y manos y sáquenlo afuera donde hay lloro y crujir de dientes.- Crujir de dientes, nos indica que no hay protección.

Se recuerda que dice la Biblia: En lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré.- Sea fiel en lo poco, ya que el Señor te bendecirá de manera sobreabundante...Hay cualidades que a Dios le encantan de nosotros; que el Obrero, el Servidor, el Siervo, sea fiel.- Hoy erradiquemos toda infidelidad de nuestro corazón, pues ya sabemos que Judas terminó siendo traidor, vendiendo al cuerpo de Cristo.

Conclusiones.


Es tiempo de revisarse, que este mensaje nos sirva para re-direccionar nuestra vida, al siervo infiel se le fue quitado aun lo poco, ¿será que te están quitando aun lo poco?- Abraham fue contado como un amigo de Dios; Lázaro fue sacado en libertad, a Pedro le dijo: Te fileo.

Si las muchas cosas me te han hecho olvidarte del Señor , el mucho trabajo, sácalas hoy, extírpalas de tu vida.- Se hoy un amigo fiel; si ya Dios te dejó de hablar, así como a Saúl, que ya no le hablaba ni por urim ni por tumin.- es porque se volvió un hetairo.

Si no eres fiel con Dios, puedes llegar a ser infiel hasta en tu matrimonio.

Dile: Extirpa Señor todo espíritu de infidelidad.


Ya no te gozas con los que se gozan, ya no oras, ya no danzas, te la pasas murmurando, solo eres excusas para servir al Señor, dile: ¡Señor me enfrié!, pero quiero serte fiel, porque si te soy infiel a ti, seré infiel en mi trabajo, en mi familia, en todo lo que hago.

¡Dios mío!, dame fidelidad, quiero fidelidad.-pida fidelidad

Di: ¡Quiero un espíritu de fidelidad!, de servirte por amor.

Si le eres fiel a Dios en todo, tu vida va a cambiar.
Amén y Amén

sábado, 23 de mayo de 2009

El fracaso de los líderes


El fracaso de los líderes

A ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros.

Filipenses 2:20

La historia de la Iglesia pudiera referirse a nuestra época como la del desastroso fracaso en el liderazgo de la iglesia. Se han bajado las normas del liderazgo, y millares han perdido trágicamente su camino.

¿Dónde están los hombres piadosos y veraces? ¿Dónde están los humildes y desinteresados modelos de virtud? ¿Dónde están los ejemplos de la victoria sobre la tentación? ¿Dónde están quienes nos muestren cómo orar y vencer las pruebas o la adversidad?

Tenemos una iglesia estancada y deformada porque hemos perdido de vista a Cristo, su Palabra y al Espíritu. Hemos perdido de vista nuestro claro ejemplo de crecimiento en la vida del apóstol Pablo. Y hemos tolerado una norma de liderazgo más baja que la permitida por la Biblia. La esencia del cristianismo es ser más semejante a Cristo. Se atenderán asuntos tales como las buenas relaciones, el servicio y la evangelización si procuramos alcanzar esa meta santa. Evitemos la teología centrada en el hombre

De vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.

Hechos 20:30

Muchas fuerzas impiden que comprendamos esta verdad fundamental: "La meta de la vida de todo cristiano es ser más semejante a Cristo". La psicología humanista es una de esas fuerzas. Ella enseña que el hombre existe para su propia satisfacción: debe tener todo lo que cree que necesita y debe satisfacer sus deseos para ser feliz. Como resultado, en muchas iglesias el crecimiento espiritual se iguala a menudo con allanar los problemas de la vida y hallar satisfacción personal.

Esa clase de mentalidad que finalmente lleva a una teología centrada en el hombre, es diametralmente opuesta a lo que la Biblia enseña. La meta de la salvación y de la santificación es que seamos hechos conformes a la imagen de Cristo (Ro. 8:29). Se ha dicho muy bien que la fe mira hacia afuera y no hacia adentro, y que toda la vida está en esa esfera. Cuanto más conoce a Cristo y se concentra en Él, tanto más el Espíritu lo hará semejante a Él. Pero cuanto más se concentra usted en sí mismo, tanto más se distraerá usted de la senda correcta.

viernes, 22 de mayo de 2009

¡¡¡OH JEHOVA DIOS!!!…. COMPLETA TU OBRA EN MI, TRANSFORMAME


¡¡¡OH JEHOVA DIOS!!!…. COMPLETA TU OBRA EN MI, TRANSFORMAME


PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN LOS CIELOS,
SENTADO EN TU TRONO, HAZ HABLADO A TU PUEBLO,
A TU FAMILIA, A TUS HIJOS, A LOS QUE HEMOS CREIDO EN TU HIJO,
NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y HAZ DICHO:
NO LO HAGO POR USTEDES,
SINO POR CAUSA DE MI SANTO NOMBRE,
EL CUAL PROFANASTEIS TODOS USTEDES,
PADRE, TEN MISERICORDIA
DE CADA UNO DE NOSOTROS TUS HIJOS,
SANTIFICA TU SANTO NOMBRE,
PROFANADO POR TODOS NOSOTROS
EN MEDIO DE TODAS LAS NACIONES
Y SEPAN CADA UNA DE ELLAS
QUE TU ERES JEHOVA DIOS,
CUANDO SEAS SANTIFICADO
EN CADA UNO DE NOSOTROS
DELANTE TUS OJOS,
TOMA TODAS LAS NACIONES
Y RECOGENOS DE TODAS LAS TIERRAS
Y LLEVANOS A TU SANTA MORADA CELESTIAL,
PORQUE ESTAMOS CONCIENTES
DE NUESTRA CIUDADANIA CELESTIAL
SABIENDO QUE SOLO ESTAMOS DE PASO GLORIFICANDOTE,
ESPARCE SOBRE NOSOTROS AGUA LIMPIA
Y LIMPIANOS DE TODA INMUNDICIA E IDOLATRIA,
GRACIAS POR DARNOS ESTE CORAZON NUEVO DE CARNE,
GRACIAS POR PONER ESTE ESPIRITU NUEVO
EN CADA UNO DE NOSOTROS,
TU HAZ QUITADO DE NUESTRA CARNE
ESE TERRIBLE CORAZON DE PIEDRA
Y NOS DISTE UN CORAZON SENSIBLE A TI,
GRACIAS QUE NOS HAZ DADO
TU ESPIRITU SANTO PARA QUE MORE
EN EL LUGAR SANTISIMO EN CADA UNO DE NOSOTROS,
GRACIAS QUE HAZ HECHO
QUE GUARDEMOS TUS PRECEPTOS
Y LOS PONGAMOS POR OBRA,
NOS HAZ DADO LA TIERRA PROMETIDA
LA QUE DISTE A NUESTROS PADRES,
NOS HAZ DADO A CRISTO JESUS TU HIJO,
POR ELLO NOS HICISTE TU PUEBLO
Y ERES A NOSOTROS POR DIOS,
GUARDANOS DE TODA INMUNDICIA,
NOS LLAMASTE COMO AL TRIGO,
NOS MULTIPLICASTE Y SACIASTE NUESTRA HAMBRE,
HAZ MULTIPLICADO EL FRUTO DE LOS ARBOLES,
EL FRUTO DE LOS CAMPOS,
PARA QUE NUNCA MAS RECIBAMOS
EL APROBIO DE HAMBRE ENTRE LAS NACIONES,
A VECES RECORDAMOS NUESTROS MALOS CAMINOS,
NUESTRAS MALAS OBRAS,
QUE NO FUERON BUENAS,
NOS AVERGONZAMOS DE NOSOTROS MISMOS,
DE LA INIQUIDAD Y LAS ABOMINACIONES,
PADRE SABEMOS QUE NO LO HACES POR NOSOTROS
PORQUE TU ASI LO HAZ DICHO,
ES CLARO PARA NOSOTROS,
TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS PADRE SANTO,
NADA SOMOS SIN CRISTO,
NADA TE PODEMOS DAR,
SOLO CRISTO, TU HIJO,
TU ESPIRITU VIVIFICANTE,
MENGUA NUESTRA CARNE
Y CREZCA CRISTO EN CADA UNO DE NOSTROS TUS HIJOS,
ASI SEA MANIFESTADA TODA OBRA EN MI,
PORQUE YA NO VIVO MAS YO,
SINO CRISTO QUE VIVE EN MI, MISERABLE DE MI,
PADRE SANTO, SOCORRENOS,
OH JEHOVA DIOS, SATURANOS DE CRISTO TU PRECIOSO HIJO
Y TU VOLUNTAD PERFECTA Y SANTA
SEA MANIFESTADA POR NOSOTROS TUS HIJOS
EN TODOS LOS DIAS DEL AÑO,

QUE NO HAYA DIFERENCIA DE DIA,

PARA ESTAR EN TU PRESENCIA
A TI PADRE SEA EL HONOR , LA GLORIA Y EL PODER
POR SIEMPRE, AMEN.

jueves, 21 de mayo de 2009

la santidad de Dios2


«Cuando la Biblia dice que Dios es santo, básicamente significa que Dios está trascendentalmente separado. Está tan por encima y tan lejos de nosotros, que pareciera que fuera totalmente extraño para nosotros. Ser santo es ser „otro‟, ser diferente de una forma especial. Este mismo significado básico se usa cuando la palabra santo se aplica a las cosas terrenales».[3] “No hay santo como Jehová; porque no hay ninguno fuera de ti, y no hay refugio como el Dios nuestro” (1 Samuel 2:2). “Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, ni obras que igualen tus obras. Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, y glorificarán tu nombre” (Salmo 86:8-10; ver también Salmo 99:1-3; Isaías 40:25; 57:15). (2) Ser santo es ser moralmente puro:
«Cuando las cosas son hechas santas, cuando son consagradas, se apartan en pureza. Son para ser usadas de una forma pura. Deben reflejar tanto pureza como el hecho de estar apartadas. La pureza no se excluye de la idea de lo santo; esta contenida en ello. Pero lo que debemos recordar es la idea que lo santo nunca es sobrepasado por la idea de la pureza. Incluye la pureza; pero es mucho más que eso. Es pureza y trascendencia. Es una pureza trascendental».[4] “¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaño. Él recibirá bendición de Jehová, y justicia del Dios de salvación” (Salmo 24:3-5. “Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos” (Isaías 6:3-5). “Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio [con indulgencia]” (Habacuc 1:13a). (3) Para Dios, ser santo es serlo en relación con cada uno de los aspectos de su naturaleza y carácter:
«Cuando usamos la palabra santo para describir a Dios, nos enfrentamos con otro problema. A menudo describimos a Dios, con una lista de cualidades o características a las que llamamos atributos. Decimos que Dios es espíritu, que Él lo sabe todo, que Él es amor, justo, misericordioso,
que tiene gracia, etc. Tenemos la tendencia de agregar la santidad a esta larga lista de atributos, como uno más entre muchos. Pero cuando la palabra santo es aplicada a Dios, no significa un solo atributo. Por el contrario, Dios es llamado santo en un sentido general. La palabra es usada como un sinónimo de Su deidad. Es decir, la palabra deidad va dirigida a todo lo que es Dios. Nos recuerda que Su amor es santo, que Su justicia es una justicia santa, que Su misericordia es una misericordia santa, que Su conocimiento es un conocimiento santo, que Su espíritu es un espíritu santo».[5] ¿Cuán Importante es la Santidad? La santidad de Dios no es solamente un tema teológico apropiado para estudiosos con interés y vigor para conseguir comprenderla. En realidad, la santidad de Dios es un tema de gran importancia para todas las almas vivientes. El cristiano debiera preocuparse en forma especial de la santidad de Dios. Muchos incidentes en el Nuevo Testamento, acentúan la importancia de la santidad, a los creyentes. Estos ejemplos son sólo algunos de los tantos que aparecen en las Escrituras, relacionados con la santidad de Dios y su impacto sobre los santos

miércoles, 20 de mayo de 2009

Todo lo que necesitamos


Todo lo que necesitamos

El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Mateo 13:44

El apóstol Pablo tuvo una vida compleja antes de ser cristiano (Fil. 3:4--6). Él trató de cumplir todas las leyes y tradiciones del judaísmo. Trató de hacer varias obras que esperaba se le acreditaran a su cuenta. Pero en todas sus búsquedas, buscaba algo que no podía encontrar. Entonces un día, en el camino hacia Damasco, fue confrontado por el Cristo vivo y comprendió que Él era todo lo que Pablo había estado buscando.

Pablo describe el cambio que hiz "Cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo" (Fil. 3:7--8). Cuando Pablo conoció a Cristo, comprendió que todo lo que estaba en su balance como activo era en realidad pasivo. Halló que Cristo era todo lo que necesitaba

El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Mateo 13:44

El apóstol Pablo tuvo una vida compleja antes de ser cristiano (Fil. 3:4--6). Él trató de cumplir todas las leyes y tradiciones del judaísmo. Trató de hacer varias obras que esperaba se le acreditaran a su cuenta. Pero en todas sus búsquedas, buscaba algo que no podía encontrar. Entonces un día, en el camino hacia Damasco, fue confrontado por el Cristo vivo y comprendió que Él era todo lo que Pablo había estado buscando.

Pablo describe el cambio que hiz "Cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo" (Fil. 3:7--8). Cuando Pablo conoció a Cristo, comprendió que todo lo que estaba en su balance como activo era en realidad pasivo. Halló que Cristo era todo lo que necesitaba Un buen guía en las montañas

Por tanto, os ruego que me imitéis.

1 Corintios 4:16

Como todos los cristianos son imperfectos, necesitamos el ejemplo de alguien que también sea imperfecto, pero que sepa cómo resolver la imperfección. Tal vez sirva esta ilustración. Supongamos que decido participar en una peligrosa expedición de alpinismo. Un helicóptero deja caer a un guía en la cumbre de la montaña, y este mira hacia abajo y me dice: "Esta es la cumbre. Sube hasta aquí; este es el lugar donde quieres estar". Este guía no sería de tanta ayuda como alguien que vaya subiendo delante de mí y me diga: "Sígueme. Conozco el camino hacia la cumbre".

Cristo nos muestra la meta que debemos alcanzar, pero también necesitamos a alguien que sea ejemplo del proceso de alcanzar la meta. Solo venciendo el pecado podemos ser más semejantes a Cristo, de modo que necesitamos hallar a otro cristiano que también esté luchando para vencer el pecado. Un ejemplo humano y espiritual puede mostrarle cómo afrontar todas las consecuencias de nuestra condición pecaminosa. Comience a buscar y a seguir a un guía espiritual.

martes, 19 de mayo de 2009

Dependa de los recursos divinos


Dependa de los recursos divinos

Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.

Filipenses 3:15

Lamentablemente, en todas las iglesias hay cristianos contentos con su estado espiritual. En vez de reconocer su necesidad, invierten sus energías justificando el nivel que han alcanzado.

El versículo de hoy esencialmente dice que, si algunos creyentes no comprenden todavía la importancia de buscar el crecimiento, Dios tendrá que revelársela. Pongo todo mi corazón en mis mensajes, pero comprendo que algunos de mis oyentes seguirán sin consagrar su vida. Cuando se llega a ese punto con alguien a quien se está ayudando, hay que pedirle a Dios que se revele a esa persona.

En la búsqueda de Cristo, todos tenemos que depender de los recursos divinos. Habrá momentos en la carrera en los que usted no tenga la debida actitud, y Dios tendrá que revelarle eso a fin de que usted pueda seguir adelante. Sea constante

En aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla.

Filipenses 3:16

No se puede ganar una carrera sin un esfuerzo constante porque la semejanza a Cristo es una búsqueda constante. El verbo griego para "sigamos" se refiere a caminar en fila. Pablo estaba diciendo que tenemos que permanecer espiritualmente en la fila para seguir hacia adelante por los mismos principios que nos han llevado hasta aquí.

¿Está yendo hacia adelante? ¿O está detenido en un sitio mirando hacia atrás y defendiéndose? Tal vez necesite renovar su compromiso. Si usted no conoce a Jesucristo, entonces comience a crecer al recibirlo como Señor y Salvador. Si usted lo conoce pero no ha estado creciendo espiritualmente, pídale a Dios que lo perdone y lo ayude a seguir hacia la perfección. ¡Qué todos nos consagremos a la meta de ser tan semejante a Cristo como podamos hasta que lo veamos cara a cara!

lunes, 18 de mayo de 2009

Concéntrese

Concéntrese

Yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hag olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante.

Filipenses 3:13

Un atleta que corre en una carrera debe fijar los ojos en algo que está delante de él. No puede mirarse los pies o caerá de bruces. No puede distraerse con los otros corredores. Tiene que concentrarse en la meta que tiene delante.

La notable concentración de Pablo era el resultado de dos cosas. En primer lugar, optó por olvidar "lo que queda atrás". Eso incluye las cosas buenas y las malas. Quiere decir que no debemos extendernos en las obras y las realizaciones virtuosas más de lo que debemos pensar en los pecados y fracasos pasados. Lamentablemente, muchos cristianos están tan distraídos por el pasado que no hacen ningún progreso actual.

En vez de mirar al pasado, Pablo se concentró en el futuro. Al decir "extendiéndome", describe a un corredor que estira cada uno de sus músculos para alcanzar la meta. Para hacer eso tiene que eliminar las distracciones y concentrarse solo en la meta que tiene por delante. ¿Tiene usted esa concentración en su deseo de ser semejante a Cristo? Motivación espiritual

Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:14

La meta del apóstol Pablo era ser semejante a Cristo. Él sabía que recibiría su recompensa cuando llegara el supremo llamamiento de Dios. Al igual que Pablo, no alcanzaremos la meta de la semejanza a Cristo en esta vida, pero la recibiremos en la vida futura: "Aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es" (1 Jn. 3:2).

El supremo llamamiento de Dios es nuestra motivación para correr la carrera. Debemos vivir pensando que se nos puede llamar en cualquier momento a la presencia de Dios, donde recibiremos nuestra recompensa eterna. Éramos pecadores camino del infierno cuando Dios nos escogió en su soberanía para salvación a fin de hacernos eternamente como su propio Hijo. ¡Qué gracia inefable! ¡Qué motivación para alcanzar la meta!

domingo, 17 de mayo de 2009

"Vengo a adorarte" Hillsong

Vengo a adorarte mi SEÑOR JESUS

INMUTABILIDAD DE DIOS. 7

INMUTABILIDAD DE DIOS7 (5) Con frecuencia los impíos hacen mal uso de la inmutabilidad de Dios, haciendo de ella un pretexto para vivir en el pecado sin temer el castigo. Los hombres y mujeres pecadores a menudo abusan de la inmutabilidad de Dios. El Dios inmutable es Uno que es el sostenedor de todas las cosas. Por supuesto, todas las cosas permanecen desde la fundación del mundo (Colosenses 1:16-17; ver también 2ª Pedro 3:3-4). La constancia del mundo en el cual vivimos, es un asunto de la gracia común y esta constancia testifica Su bondad y gracia. Los no creyentes malinterpretan la consistencia del orden de la creación, haciendo de ella „una prueba‟ de que Dios no juzgará al mundo por su pecado (2ª Pedro 3:3-4). Entonces, ¿cómo podemos estar seguros de Su juicio? (1) Porque la Palabra de Dios nos advierte del juicio y la Palabra de Dios, al igual que Dios, no cambia. (2) Porque la historia de la Biblia está llena de ejemplos de la intervención de Dios en la historia humana juzgando sus pecados. Este juicio tiene a veces una forma espectacular, tal como lo vemos en el diluvio (Génesis 6-7) o en la destrucción de Sodoma y Gomorra (Génesis 19). Otras veces, el juicio es retrasado de manera que los hombres puedan arrepentirse y ser salvos. Y otras veces, el juicio de Dios llega en una forma en que no se le reconoce como un juicio divino. Este es el caso en Romanos 1:18-32. La ira de Dios es evidente al permitirle a los hombres sufrir la degradación y la corrupción del pecado de manera que se contaminan tanto en el cuerpo como en la mente. Él juzga a los pecadores permitiéndoles persistir en su pecado sin interrupción divina, cosechando así el torbellino de consecuencias por su pecado. En el día de hoy, en nuestra cultura muchos consideran la inmoralidad, la perversión y los
pensamientos torcidos, como progreso, como una bendición. Pero debemos considerarlos por lo que son -juicio divino- una pequeña muestra de lo que vendrá. (6) El Dios inmutable es el único medio por el cual los hombres pecadores pueden ser cambiados para poder entrar en las eternas bendiciones de Dios. Mientras Dios no cambia, los hombres pecadores deben cambiar para entrar el reino de Dios. Este „cambio‟ va de un hombre que es un vil pecador, que merece la eterna ira de Dios, a un pecador perdonado, que ahora está vestido en la justicia de Dios, por medio de su fe en Cristo. Es Dios quien provee los medios mediante los cuales los pecadores pueden cambiar transformándose en una nueva creación, perdonado, justificado, teniendo una esperanza no perecible. Lo que se requiere de los hombres, es que se arrepientan, dejar de pensar y actuar como lo hicieron alguna vez, reconociendo sus pecados y confiar en Jesucristo. No son las buenas obras que hacen los hombres, las que ganan el favor de Dios. Más bien, es le buena obra que Dios cumple en nuestras vidas, el resultado de Su bondad y de Su gracia. El único cambio que Dios aceptará, es el cambio que Él produce en y a través nuestro, por medio de la obra de Cristo y del Espíritu Santo. No hay mayor espanto que saber que somos pecadores y que Dios no sólo odia el pecado, sino que Él ciertamente juzgará a los pecadores. Para los pecadores no hay consuelo que pueda encontrarse en la inmutabilidad de Dios. Pero para aquellos que han confiado en la provisión de Dios para los pecadores, no hay mayor consuelo que saber que Dios nos ha elegido, nos ha llamado y nos ha prometido la salvación eterna que no cambia. Algunos de los propósitos de Dios son temporales y transitorios. El pacto mosaico, por ejemplo, fue una provisión transitoria que no alteró en modo alguno o dejó de lado, el eterno pacto de Dios con Abraham (ver Gálatas 3:17).
Debemos decir que incluso los no-dispensacionalistas creen en las dispensaciones que existen en ciertas distinciones en el programa de Dios a través del curso de la historia bíblica. El desacuerdo se origina en el hecho de tales diferencias; pero en la interpretación de estas diferencias. Como regla, los dispensacionalistas tienden a enfatizar las diferencias mientras que los teólogos del pacto, enfatizan la unidad de todo el plan que abarca todas las dispensaciones

Hillsong London Español Only one for me (JEZREEL)

Hillsong London Español Only one for me (JEZREEL)

INMUTABILIDAD DE DIOS. 6

INMUTABILIDAD DE DIOS6 (1ª Timoteo 6:17). El profeta Isaías, contrastó “la creación cambiante con el Creador que no cambia”, como un aliciente a la resistencia y a la fidelidad, incluso en los días negros de la historia (Isaías 50:7-51:16). (3) La inmutabilidad de Dios es un estándar para los cristianos. Como “hijos de Dios”, debemos emular a Dios, reflejarlo a Él en nuestras vidas (de lo cual hablaremos en un momento), también existe la necesidad que nosotros no cambiemos. No debemos permitir que el mundo nos cambie haciendo que nos transformemos en su molde ateo (Romanos 12:1-2). No debemos cambiar perdiendo nuestro corazón y abandonando nuestra confesión de fe (ver Hebreos 6:11-20; 10:19-25, 32-39). No debemos cambiar olvidando nuestros compromisos cuando el cumplirlos tenga un costo demasiado alto para nosotros (Salmo 15:4). (4) La inmutabilidad de Dios es también una advertencia asombrosa de que Dios cumplirá Su Palabra con respecto al juicio del pecado. La inmutabilidad de Dios no es sólo una seguridad que consuela con respecto a las bendiciones que Dios ha prometido; también es una advertencia seria de que Él cumplirá Su Palabra con respecto al juicio del pecado. Cuando Dios le habó a Judá con relación al juicio que vendría sobre los pueblos por sus pecados, Él habló de un juicio cierto, que no cambiaría porque Él no cambiaría de opinión:
“Porque así dijo Jehová: Toda la tierra será asolada; pero no la destruiré del todo. Por esto se enlutará la tierra, y los cielos arriba se oscurecerán, porque hablé, lo pensé, y no me arrepentí, ni desistiré de ello” (Jeremías 4:27-28). En Jeremías 18:7-8, Dios prometió que Él se arrepentiría del desastre que pronunció en contra de una nación malvada, si se arrepentían. Aquí en Jeremías 4, Dios señala que el juicio del cual habla, es irreversible. Hay un tiempo para el arrepentimiento y durante ese tiempo los hombres pueden arrepentirse con la seguridad que Dios les perdonará sus pecados. En Jeremías 4, Dios conmina a Judá a arrepentirse (ver versículo 14); pero fue ignorado y por lo tanto, el juicio vendrá. Una vez que ha pasado el tiempo del arrepentimiento, es seguro que vendrá la ira de Dios. Desde esta perspectiva, Dios no se arrepentirá del juicio que ha anunciado por medio de Sus profetas. Este fue el caso en los días de Noé. El evangelio fue proclamado por más de 100 años; pero una vez que Dios cerró la puerta del arca, ya había terminado el tiempo del arrepentimiento y había llegado el tiempo del juicio. Ciertamente, Dios no “cambiará” con respecto al juicio, una vez que ha concluido el tiempo para el arrepentimiento. No se equivoque confiando la gracia y la misericordia de Dios al darse demasiado tiempo para arrepentirse como una evidencia de apatía divina y de que Dios no juzgará a los hombres por sus pecados. El juicio es cierto y seguro para los pecadores que se rebelan en contra de Dios. «Aquí hay terror para los impíos. Aquellos que desafían a Dios, que quebrantan Su ley, no se preocupan de Su gloria, sino que viven su vida como si Él no existiera, pensando que en el último día cuando lloren pidiendo misericordia, Dios alterará Su voluntad, revocará Su palabra y rescindirá de sus espantosas amenazas. No, Él ha declarado: “Pues también yo procederé con furor; no perdonará mi ojo, ni tendré misericordia; y gritarán a mis oídos con gran voz, y no los oiré” (Ezequiel 8:18). Dios no se negará a Sí mismo para gratificar sus concupiscencias. Dios es santo y por lo tanto, invariable. Por lo tanto, Dios odia el pecado, lo odia eternamente. Y por eso la eternidad del castigo para todos quienes mueren en sus pecados».
La inmutabilidad divina, al igual que la nube que se interpuso entre los israelitas y el ejército egipcio, tiene un lado oscuro como uno claro. Asegura la ejecución de Sus amenazas tanto como el desarrollo de Sus promesas y destruye la esperanza que acarician los impíos, que Él será indulgente hacia Sus frágiles y erradas criaturas y que estos serán tratados con mucha más liviandad que como lo declara Su propia Palabra. Nos oponemos a estas presuntuosas y falsas especulaciones. La verdad solemne es que Dios es invariable en veracidad y propósito, en lealtad y justicia

viernes, 15 de mayo de 2009

Gracias Marcos Witt (Venció) En Vivo

Gracias Marcos Witt (Venció) En Vivo

INMUTABILIDAD DE DIOS. 6

INMUTABILIDAD DE DIOS6 (1ª Timoteo 6:17). El profeta Isaías, contrastó “la creación cambiante con el Creador que no cambia”, como un aliciente a la resistencia y a la fidelidad, incluso en los días negros de la historia (Isaías 50:7-51:16). (3) La inmutabilidad de Dios es un estándar para los cristianos. Como “hijos de Dios”, debemos emular a Dios, reflejarlo a Él en nuestras vidas (de lo cual hablaremos en un momento), también existe la necesidad que nosotros no cambiemos. No debemos permitir que el mundo nos cambie haciendo que nos transformemos en su molde ateo (Romanos 12:1-2). No debemos cambiar perdiendo nuestro corazón y abandonando nuestra confesión de fe (ver Hebreos 6:11-20; 10:19-25, 32-39). No debemos cambiar olvidando nuestros compromisos cuando el cumplirlos tenga un costo demasiado alto para nosotros (Salmo 15:4). (4) La inmutabilidad de Dios es también una advertencia asombrosa de que Dios cumplirá Su Palabra con respecto al juicio del pecado. La inmutabilidad de Dios no es sólo una seguridad que consuela con respecto a las bendiciones que Dios ha prometido; también es una advertencia seria de que Él cumplirá Su Palabra con respecto al juicio del pecado. Cuando Dios le habó a Judá con relación al juicio que vendría sobre los pueblos por sus pecados, Él habló de un juicio cierto, que no cambiaría porque Él no cambiaría de opinión:
“Porque así dijo Jehová: Toda la tierra será asolada; pero no la destruiré del todo. Por esto se enlutará la tierra, y los cielos arriba se oscurecerán, porque hablé, lo pensé, y no me arrepentí, ni desistiré de ello” (Jeremías 4:27-28). En Jeremías 18:7-8, Dios prometió que Él se arrepentiría del desastre que pronunció en contra de una nación malvada, si se arrepentían. Aquí en Jeremías 4, Dios señala que el juicio del cual habla, es irreversible. Hay un tiempo para el arrepentimiento y durante ese tiempo los hombres pueden arrepentirse con la seguridad que Dios les perdonará sus pecados. En Jeremías 4, Dios conmina a Judá a arrepentirse (ver versículo 14); pero fue ignorado y por lo tanto, el juicio vendrá. Una vez que ha pasado el tiempo del arrepentimiento, es seguro que vendrá la ira de Dios. Desde esta perspectiva, Dios no se arrepentirá del juicio que ha anunciado por medio de Sus profetas. Este fue el caso en los días de Noé. El evangelio fue proclamado por más de 100 años; pero una vez que Dios cerró la puerta del arca, ya había terminado el tiempo del arrepentimiento y había llegado el tiempo del juicio. Ciertamente, Dios no “cambiará” con respecto al juicio, una vez que ha concluido el tiempo para el arrepentimiento. No se equivoque confiando la gracia y la misericordia de Dios al darse demasiado tiempo para arrepentirse como una evidencia de apatía divina y de que Dios no juzgará a los hombres por sus pecados. El juicio es cierto y seguro para los pecadores que se rebelan en contra de Dios. «Aquí hay terror para los impíos. Aquellos que desafían a Dios, que quebrantan Su ley, no se preocupan de Su gloria, sino que viven su vida como si Él no existiera, pensando que en el último día cuando lloren pidiendo misericordia, Dios alterará Su voluntad, revocará Su palabra y rescindirá de sus espantosas amenazas. No, Él ha declarado: “Pues también yo procederé con furor; no perdonará mi ojo, ni tendré misericordia; y gritarán a mis oídos con gran voz, y no los oiré” (Ezequiel 8:18). Dios no se negará a Sí mismo para gratificar sus concupiscencias. Dios es santo y por lo tanto, invariable. Por lo tanto, Dios odia el pecado, lo odia eternamente. Y por eso la eternidad del castigo para todos quienes mueren en sus pecados».
La inmutabilidad divina, al igual que la nube que se interpuso entre los israelitas y el ejército egipcio, tiene un lado oscuro como uno claro. Asegura la ejecución de Sus amenazas tanto como el desarrollo de Sus promesas y destruye la esperanza que acarician los impíos, que Él será indulgente hacia Sus frágiles y erradas criaturas y que estos serán tratados con mucha más liviandad que como lo declara Su propia Palabra. Nos oponemos a estas presuntuosas y falsas especulaciones. La verdad solemne es que Dios es invariable en veracidad y propósito, en lealtad y justicia

jueves, 14 de mayo de 2009

YO SE QUE ESTAS AQUI/ JAVIER ARREORTUA

YO SE QUE ESTAS AQUI/ JAVIER ARREORTUA

INMUTABILIDAD DE DIOS. 5

INMUTABILIDAD DE DIOS5 . La resurrección de nuestro Señor fue una necesidad teológica. En la primera Epístola de Pedro, son muy importantes la inmutabilidad de Dios y Sus obras. En 1ª Pedro 1:3-9, Pedro habla de nuestra salvación, más bien como algo incorruptible más que corruptible. Habla de nuestra herencia incorruptible (versículo 4) y también nuestra fe (versículo 7). En los versículos 18-19, Pedro considera la sangra derramada de nuestro Señor, como algo precioso, porque es incorruptible. La expiación mediante la cual ganamos nuestra salvación, fue a través de un sacrificio incorruptible, de modo que nuestra salvación es igualmente incorruptible. En los versículos 22-25, Pedro sigue explicando que la Palabra de Dios es imperecible. Es esta Palabra que sirvió como una semilla incorruptible mediante la cual fuimos engendrados. Por cuanto nuestro nacimiento se origina en una semilla incorruptible, no sólo la Palabra es incorruptible, sino que también nuestra vida y nuestro amor, que nace de la Palabra. Finalmente, e 1ª Pedro 5:4, Pedro habla a los ancianos de su recompensa: “la corona incorruptible de gloria”. Nuestra salvación es segura porque es incorruptible. Por lo tanto nuestra salvación, al igual que Dios, es inmutable. Conclusión
La inmutabilidad de Dios está lejos de ser tan sólo una observación teológica o una verdad hipotética. Es una verdad que transforma vidas, de lo cual podemos concluir varias implicaciones para nuestras vidas. (1) La inmutabilidad de Dios tiene una tremenda implicancia con relación a la Biblia, la Palabra de Dios J.I. Packer, en su excelente libro Knowing God [Conociendo a Dios], incluye un capítulo sobre la inmutabilidad de Dios, en el cual enfatiza la importancia de este atributo en nuestras vidas como Cristianos:
«¿Dónde está el sentido de distancia y de diferencia, entonces, entre los creyentes en la Biblia y nosotros? Está excluida. ¿En qué terreno? En los terrenos que Dios no cambia. Comunión con Él, fe en Su Palabra, vivir por fe, vivir basados en las promesas de Dios, son esencialmente las mismas realidades para nosotros en el día de hoy tanto como lo fueron para los creyentes en tiempos del Antiguo y del Nuevo Testamento. Este pensamiento trae consuelo a medida que nos adentramos en las perplejidades de cada día: en medio de todos los cambios e incertidumbres de la vida en la edad nuclear.. Dios y Su Cristo, permanecen iguales -todopoderosos para salvar. Pero el pensamiento también nos trae un desafío. Si nuestro Dios es el mismo Dios que tuvieron los creyentes del Nuevo Testamento, ¿cómo podemos justificarnos de contentarnos con una experiencia de comunión con él y con un nivel de conducta cristiana, tan inferior a la que tenían ellos? Si Dios es el mismo, no es un tema que alguno de nosotros esté en condiciones de eludir”[4] La inmutabilidad de Dios está muy relacionada con la inmutabilidad de la Palabra de Dios (Mateo 24:35; 1ª Pedro 1:22-25), lo que significa que Su Palabra nunca está obsoleta, jamás es irrelevante para nuestras vidas en estos tiempos. (2) La inmutabilidad de Dios es seguridad para los Cristianos. La seguridad provee estabilidad y confianza en tiempos de incertidumbre y en circunstancias que nos parecen amenazantes. Debido a que nuestro Dios no cambia, Sus promesas y Su propósitos son seguros; no pueden fallar y no fallarán. Tenemos un sacrificio incorruptible, el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo, quien ha cumplido con una redención eterna para todos quienes le reciben (1ª Pedro 1:3-9, 17-21; Hebreos 9:12). Tenemos “un reino inconmovible” (Hebreos 12:28). Tenemos un Sumo Sacerdote que “permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable” (Hebreos 7:24). Nuestra esperanza y confianza no es “la incertidumbre de las riquezas”, sino más bien “en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos”

miércoles, 13 de mayo de 2009

Carta del Padre

Carta del Padre CELESTIAL

INMUTABILIDAD DE DIOS. 4

INMUTABILIDAD DE DIOS4 Tercero, Los propósitos y las promesas de Dios son inmutables (ver Romanos 11:29).[2] Dios termina lo que comienza. Esto fue la base de la apelación que hizo Moisés a Dios, en Éxodo 32 (versículos 11-14). Aquí, las acciones de Dios en respuesta a la apelación de Moisés, no fueron una contradicción a Su inmutabilidad; sino un trabajo accesorio de esa inmutabilidad.
Las variadas dispensaciones que vemos en la Biblia[3], no son una contradicción a la inmutabilidad de Dios. La inmutabilidad de Dios, no le impide incorporar diferentes economías en Su plan global de redención. En Romanos 9-11, el apóstol Pablo muestra cómo toda la historia es una parte del
plan eterno y único de Dios. La caída de la nación de Israel y la salvación de los gentiles, eran parte de este plan. Con frecuencia las Escrituras del Antiguo Testamento hablan de estos asuntos, aún cuando los judíos no estaban dispuestos a oir o a aprender. Muy pronto en Su ministerio terrenal, Jesús le recordó a sus hermanos judíos, el propósito de Dios de bendecir a los gentiles tanto como a los judíos, consecuentemente con el pacto abrahámico (Génesis 12:1-3) y muchos otros textos (ver Lucas 4:16-27; Romanos 9:11). Pedro y la Inmutabilidad de Dios A medida que consideraba el tema de la inmutabilidad de Dios, me impresionó el énfasis que pone Pedro en esta realidad. La inmutabilidad de Dios hace permeable su pensamiento y es la base de casi todo lo que Pedro enseña. En primer lugar, encontramos esta doctrina en el serón de Pedro en Pentecostés, registrado en Hechos 2. Pedro estaba proclamando la resurrección de Jesucristo de los muertos, no sólo como un hecho histórico del cual fueron testigos los apóstoles, sino que también como el cumplimiento de las Escrituras (ver Hechos 2:22-35). También argumenta que la resurrección de nuestro Señor fue una necesidad teológica y práctica, lo que emana de la doctrina de la inmutabilidad de Dios. “Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella, porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi CORAZÓN se alegró, y se gozó mi lengua, y aún mi carne descansará en esperanza; porque no dejarás mi alma en el Hades. Ni permitirás que tu Santo vea CORRUPCIÓN” (Hechos 2:22-27). Pedro sostiene “que era imposible” que nuestro Señor no se levantara de los muertos (versículo 24). ¿Por qué? Después, Pedro cita el Salmo 16:8-11, donde la profecía señala: “Ni permitirás que tu Santo vea corrupción”. La corrupción es un cambio de estado, un cambio descendente. Por cuanto Jesús es Dios y Dios no puede cambiar, Dios no puede corromperse. No fue imposible que Jesús se levantara de los muertos, como alguien podría deducir. Más bien, era imposible que no se levantara, por cuanto Él es inmutable y la corrupción implica un cambio. Podemos suponer que la tumba de Lázaro, después de tres días, hedía; pero no había olor alguno en la tumba donde yació Jesús. Era imposible para Él que se corrompiera. La resurrección de nuestro Señor fue una necesidad teológica

martes, 12 de mayo de 2009

QUE SERIA DE MI- JESUS ADRIAN ROMERO

QUE SERIA DE MI- sino me u vieses alcanzado

INMUTABILIDAD DE DIOS

INMUTABILIDAD DE DIOS3 “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17). Al igual que el escritor a los Hebreos, Santiago escribe a aquellos que están sufriendo por su fe. Les instruye que deben regocijarse cuando se ven envueltos en problemas, sabiendo que eso está divinamente establecido para reforzar nuestra fe, al generar paciencia (Santiago 1:2-4; comparar con Romanos 5:3-5). Si carecemos de sabiduría para saber cómo responder a los desafíos de la vida, sólo debemos pedírsela a Dios. No debemos nadar en la duda, pues en este caso seríamos personas inestables integralmente (versículos 6-8). Quienes perseveran en los desafíos, una vez que estos hayan pasado, recibirán la corona de la vida (versículo 12). Mientras Dios nos prueba con los desafíos y tribulaciones, Él nunca nos tienta a caer en el pecado. Esa tentación viene de otra fuente. Tanto el mundo como el diablo, ciertamente se proponen alejarnos de Dios; pero también debemos ver dentro de nosotros mismos para encontrar una explicación a nuestros pecados. Un hombre que es tentado, después sus pecados lo tientan, porque ha dado rienda a sus propias lujurias. Ciertamente no debemos culpar a Dios (versículos 13-15). Dios no es la fuente del mall, sino la fuente de todo lo bueno. Todo lo bueno viene de Dios, como un don. Dios es un don. Sólo las cosas buenas tienen su origen en Dios. Él es inmutable; podemos decir que esto es una regla y que no hay excepciones la regla. El Dios que es bueno y la fuente de todo eso que es bueno, es consecuentemente bueno para quienes son Suyos (versículo 17; ver también Romanos 8:28).
En estos cuatro textos, dos de los cuales vienen del Antiguo Testamente y dos del Nuevo, vemos que la inmutabilidad de Dios es enseñada claramente en la Biblia y que es una verdad
intensamente práctica. Antes de considerar las implicaciones prácticas de la inmutabilidad de Dios, veamos brevemente dos circunstancias en las cuales se podría concluir erróneamente que Dios no es inmutable. Varias veces, las Escrituras hablan que Dios „se arrepiente‟ o que „cambia de parecer‟ (ver Génesis 6:5-6; Éxodo 32:14; Jonás 3:10; 2 Samuel 24:16). ¿Creen ustedes que estos textos restan nuestra confianza en la inmutabilidad de Dios? ¡Por cierto que no! Primero, debemos aclarar el significado de „inmutabilidad‟. La inmutabilidad se aplica a la naturaleza de Dios. Él es siempre Dios y Él es siempre poderoso. Dios nunca dejará de cumplir Su voluntad por causa a un cambio en Su poder para cumplir Sus propósitos. Segundo, Dios es inmutable con respecto a su carácter o atributos: «…Dios es inmutable en Sus atributos. Cualquiera hayan sido los atributos de Dios antes que el universo fuera llamado a existir, son exactamente los mismos hoy y serán para siempre. Necesariamente, pues son la perfección misma, las cualidades esenciales de Su ser. Semper idem (siempre los mismos) está escrito en cada uno de ellos. Su poder es imbatible, Su sabiduría no puede disminuir, Su santidad es inmaculada: Los atributos de Dios no pueden cambiar más que si la deidad dejara de ser. Su veracidad es inmutable, pues Su Palabra “permanece en los cielos” (Salmo 119). Su amor es eterno: “Con amor eterno te he amado” (Jeremías 31:3) y: “…como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin” (Juan 131).
Su misericordia no cesa, pues es “eterna” (Salmo 100:5)»[1] Cuando Jonás protestó por el trato que Dios le daba a nos ninivitas, declaró claramente que Dios no estaba actuando inconsecuentemente con Su carácter, sino más bien Él estaba actuando previsiblemente. Jonás intentó huir de la presencia de Dios en un intento inútil para impedir que Dios actuara consecuentemente con Su carácter. “Pero Jonás se apesadumbró en extremo, y se enojó. Y oró a Jehová y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal” (Jonás 4:1-2). Cuando Dios “se arrepintió del mal que había declarado que le haría a los ninivitas”, Dios no sólo estaba actuando consecuentemente con Su carácter. También estaba actuando consecuentemente con Su Palabra: “En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir. Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles” (Jeremías 18:7-8). Esta esperanza fue la que hizo que el rey de Nínive se arrepintiera, junto con el resto de la ciudad (Jonás 3:5-9). Las acciones de Dios son predecibles porque Él es inmutable. Esta era la esperanza del arrepentimiento del rey de Nínive y el temor del profeta de corazón pagano, Jonás.

domingo, 10 de mayo de 2009

Llevame al lugar Santísimo

Llevame al lugar Santísimo

INMUTABILIDAD DE DIOS

INMUTABILIDAD DE DIOS2.Malaquías, el profeta está advirtiendo a la nación de Israel de la venida de la ira de Dios. Habla tanto de Juan el Bautista y de Jesús, el Mesías (3:1). El día de Su venida será un día de ira y también será un día de liberación y de salvación. Nadie podrá soportar el día de Su venida, apartados de la gracia divina (versículo 2) y aún así, de alguna manera Israel será purificada y sus sacrificios y adoración serán gratos a Dios (versículos 3-4). Dios acercará a Su pueblo para juzgarlo (versículo 6). En medio de estas palabras de advertencia y consuelo, Jehová habla de Su inmutabilidad, siendo ésta la razón por la cual el pueblo no fue consumido en el juicio divino (versículo 6).
Qué ironía cuando comparamos este texto con 1 Samuel 15:29. La „esperanza‟ de Samuel estaba en la posibilidad que Dios pudiera cambiar y no llevar a cabo las consecuencias del pecado de Saúl. La profecía de Malaquías, nos dice todo lo contrario. Al igual que Saúl, Israel ha pecado y el juicio divino es una realidad. La inmutabilidad de Dios significa que Dios seguirá con el juicio. También significa que Dios seguirá adelante con Su promesa de salvación. ¿Cómo se puede encontrar consuelo y estar seguros de la salvación si también se nos asegura que seremos juzgados? La respuesta es simple cuando se observa desde la perspectiva de la cruz de Cristo. El juicio cierto de Dios, cayó sobre Su Hijo Jesucristo y así, por tener fe en Él, los hombres son salvos de sus pecados y de la ira de Dios. Nuestra esperanza no está en desear que Dios no siga adelante castigando el pecado; nuestra esperanza está en la certeza que en Cristo, Él ha juzgado el pecado de la carne, una vez y para siempre, de manera que seamos salvos. La inmutabilidad de Dios es una parte importante de nuestra esperanza, pues Él que prometió juzgar el pecado, es
el mismo Dios que prometió salvarnos de nuestros pecados, juzgando el pecado en la persona y en la obra de Jesucristo, Su Hijo. “Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas” (Hebreos 13:7-9). El libro de Hebreos fue escrito para los santos judíos que estaban comenzando a sufrir persecuciones, probablemente de sus hermanos judíos no creyentes. Estaban siendo tentados a renunciar a su fe en Cristo y abrazar nuevamente el judaísmo. El autor de esta epístola, ha demostrado reiteradamente que el antiguo pacto mosaico nunca intentó salvarles, sino prepararles para el nuevo pacto que se había cumplido en Cristo. Este nuevo pacto es “mejor”, palabra clave en Hebreos y no debe olvidarse para regresar al antiguo. Estos santos son exhortados a persistir en su fe, incluso en medio de la persecución. La exhortación a seguir los pasos de los hombres de fe a través de quienes llegaron a la salvación, es seguida inmediatamente por este que recuerda la inmutabilidad de Jesucristo: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8) Esta declaración es muy importante, pues es una demanda de deidad. Sólo Dios es inmutable; sólo Él puede no cambiar y no cambia. Sólo Dios es inmutable; sólo Él no puede cambiar y no cambia. La razón del autor al decirnos que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y para siempre, es para recordarnos que Él es Dios. ¡No debe maravillarnos que Su sacrificio es superior a cualquiera de los sacrificios que vemos en el Antiguo Testamente! También es un incentivo para la fe. En quién mejor para depositar nuestra salvación y nuestro bienestar eterno que en Aquel que no sólo es Dios, sino que tampoco puede cambiar y no cambia. Nuestro destino eterno no podría estar en mejores manos. “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17)

sábado, 9 de mayo de 2009

Tu Mereces Gloria - Juan Carlos Alvarado

Tu Mereces Gloria MI SEÑOR

La Inmutabilidad de Dios

La Inmutabilidad de Dios
. Con mayor frecuencia, el cambio es una realidad desagradable de la vida que nos gustaría evitar si pudiésemos. Recientemente, estuve con personas que formaban parte de uno de los primeros directorios de nuestra iglesia. ¡Qué impresionante cómo han cambiado algunos de ellos! Algunos ya no tienen lo que tenían y otros tenemos mucho más de lo que teníamos entonces. Una mirada a un mapa mundial, revela la existencia de naciones que ni se concebían veinte años atrás. Los cambios recientes de la antigua Unión Soviética, llegaron repentina e inesperadamente. Tal vez, la tecnología ha visto la mayor cantidad de cambios dramáticos en los últimos tiempos. Los computadores, que alguna vez soñé con tener, ahora se ven en las ventas de garajes y salen de allí, casi como una tentación aún cuando el precio puede ser menos de diez dólares. El computador en el cual estoy escribiendo este mensaje, es 50 veces más rápido que el primer IBM que usé, que costó el doble que el actual. Las cosas cambian tan rápidamente que no podemos confiar más en un periódico diario que en las noticias que salen minuto a minuto; debemos tener programas de noticias a lo largo de todo el día. Un agricultor, con quien me encontré recientemente, tiene un terminal de computación en la mesa de su cocina, conectado todo el día para poder mantenerse al día. Algunos cambios son bienvenidos, otros no. Un gran consuelo para los cristianos que viven en estos tiempos turbulentos y problemáticos, es la confianza que tenemos en que Dios no cambia. Los teólogos se refieren a este atributo de Dios, como „la inmutabilidad de Dios‟. Dios no cambia. Esta verdad se ve varias veces en las Escrituras e incluso en los himnos que cantamos en la iglesia. Reflexionemos en este gran atributo de Dios, antes de considerar las aplicaciones de esta verdad a nuestras vidas. Dios No Cambia “Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta” (1 Samuel 15:29).
Saúl ha llegado a ser el rey de Israel. Como tal, debía guiar a los israelitas a la batalla en contra de los amalecitas. Fue instruido por Dios de destruir completamente al rey y a toda criatura viviente, hombre, mujer, niño e incluso a todo el ganado (1 Samuel 15:2-3). Saúl obedeció las instrucciones de Dios parcialmente, permitiendo que el rey viviera y dejándose para él lo mejor del ganado (versículos 7-9). Simplemente, Saúl no tomó en serio la Palabra de Dios. Como resultado, Dios le quitó el reinado (versículos 22-26). Entonces, Saúl le rogó desesperadamente a Samuel, esperando que Dios le devolvería el reino; en vez de ello, Samuel pronunció las palabras del versículo 29. Samuel le dice a Saúl, que Dios, la Gloria de Israel, no era un hombre. Pero como el Dios inmutable, no puede y no alterará Su palabra o cambiará Su opinión para revertir las consecuencias que recién Él pronunciado por el pecado de Saúl. Saúl, al igual que muchos en el día de hoy, voluntariamente desobedeció la Palabra de Dios esperando que de alguna manera Él no haría como había dicho. Saúl tenía en muy poca consideración la Palabra de Dios y no veía cuán serio es Dios con relación a la desobediencia a Su Palabra. Esperaba que Dios también hubiera tomado ligeramente Su Palabra, revirtiendo la sentencia que había pronunciado al pecador. Dios siempre toma muy en serio Su Palabra. No sólo espera y necesita que la obedezcamos. Ciertamente, Él sostendrá Su Palabra, con relación al castigo que merecen quienes la desconocen. Dios, porque es Dios, es inmutable y podemos estar seguros que Él mantendrá Su Palabra. Todo lo creado, está sujeto a cambio, excepto el Creador, pues Él, como Dios, no cambiará: “Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre, y tu memoria de generación en generación” (Salmo 102:12) “Desde el principio tú fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo; y tus años no se acabarán. Los hijos de tus siervos habitarán seguros, y su descendencia será establecida delante de ti” (Salmo 102:25-28; énfasis del autor). “Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos” (Malaquías 3:6;