sábado, 9 de julio de 2016

Llamar las cosas que no son como si fuesen

Llamar las cosas que no son como si fuesen
“La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos”.Proverbios 18:21
Las palabras son un asunto serio. Como creyentes, necesitamos considerar seriamente cómo usarlas. Necesitamos empezar a ponerlas a trabajar en nuestro favor como Dios lo hace. La Biblia dice que Dios usa palabras para llamar "las cosas que no son como si fuesen" (Romanos 4:17).

La mayoría de nosotros no tenemos la menor idea de cómo hacer eso. Hemos pasado nuestra vida "diciendo las cosas como son". Constantemente hemos usado nuestra boca para informar acerca del estado lamentable de la situación a nuestro alrededor. De este modo, el solo pensamiento de llamar "las cosas que no son como si fuesen" parece un poco descabellado.

Hablar por fe es simplemente decir palabras que están de acuerdo con la Palabra de Dios, no con las circunstancias a su alrededor. Es hablar con su espíritu, no con su mente.

Como el apóstol Pablo dijo en 2 Corintios 4:13: "Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos". Eso es importante. Lea ese versículo de nuevo. "Creí, por lo cual hablé".

Hay personas que hablan las palabras, pero no tienen la fe para respaldarlas, y como resultado, fracasan en sus vidas espirituales. No llamaron "las cosas que no son como si fuesen" sino que las llamaron de la manera que querían que fuesen.

Estos son dos aspectos muy diferentes. Las palabras pueden ser las mismas. Pero sólo desear y esperar no cumplirá la tarea, hay que "creer". Empiece hoy a poner tanto su boca como su corazón en armonía con la Palabra. Deje de "decir las cosas como son" y empiece a hablar y a creer las promesas de Dios. Ponga el poder de las palabras a trabajar en su favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada