jueves, 8 de diciembre de 2016

Hebreos 11:20

Hebreos 11:20
Por la fe Isaac bendijo a Jacob y a Esaú, previendo lo que les esperaba en el futuro.
La historia de Jacob y Esaú es perfecta para una novela. Hay engaños. Hay pleitos. Hay éxitos. Hay discusiones. Honestamente es un ejemplo perfecto de nuestro día a día. Sin embargo, el pasaje de hoy exalta a Isaac por una razón en específico: bendijo a sus hijos previendo lo que vendría. La bendición era encomendar a Jehová. En otras palabras, uno dejaba de preocuparse y entregaba el “batón” a los hijos dejando que Dios se encargara de ellos. Curiosamente, en esta bendición hay un engaño. La esposa de Isaac le dice a su hijo Jacob que engañe a su padre haciéndose pasar por Esaú. ¡Qué esposa la de Isaac! Podríamos pensar. Sin embargo, en lugar de criticar y señalar, es mejor abrir el corazón y ser honestos con lo que nosotros también hacemos. Todos estos ejemplos nos sirven para identificarnos y buscar la misericordia de Dios. Jacob pudo haberse negado a lo que su madre le estaba proponiendo, sin embargo, le atrajo la idea de tomar la bendición. Ya había comprado la primogenitura a su hermano así que la bendición no le caería mal. Por otro lado, Esaú se llena de enojo y busca vengarse asesinando a su hermano en cuanto su padre muriera. Esto provoca que su madre le avise a Jacob y le pida que se vaya para no ser asesinado. ¿Cómo es posible que haya tanto conflicto en personajes bíblicos? ¿Por qué hay tan mal testimonio? Recuerda que la exaltación de Isaac es sobre su fe y no sobre el comportamiento de su familia. Nosotros juzgamos y exigimos ejemplos perfectos. Queremos que los pastores no cometan ni un solo error. Que los hermanos nunca cometan ninguna falta. ¿Qué clase de evangelio es este que demandamos? ¿Acaso no vino Jesús a enseñarnos sobre la gracia y la misericordia? Pues entonces aprendamos a vivir así. La biblia nos da hoy un ejemplo de gente que luchaba entre su vida carnal y espiritual. Así como tú y yo. A veces tenían éxito y a veces fracasaban. Sin embargo, la vida espiritual no se resume a una oportunidad sino que es un trabajo permanente. Tus errores de ayer no tienes que estarlos arrastrando hoy día. ¡Dios ya los perdonó! Él no los está recordando ni tampoco te los está reprochando. Puede ser que estés viviendo las consecuencias de esos errores pero esto no quiere decir que Dios te está castigando. Medita en esto. Piensa en tu actitud hacia tu perfección espiritual. Piensa en tu actitud hacia los demás. Analiza tu fe. ¿Estás dejando que lo que te pasa o sucede a tu alrededor apague tu fe? No te desanimes. Aprende de tus errores. Pide perdón. Y levántate sabiendo que Dios está contigo. Corrige tus pasos. Toma tus precauciones para no caer en lo mismo. Y finalmente pide a Dios constantemente que aprendas a vivir en su gracia. Recuerda esto: los ejemplos que estamos aprendiendo en hebreos, son ejemplos de fe y no necesariamente de una vida perfecta. Trabaja en tu fe y transforma tus actos como consecuencia.
Oración

Padre: te doy gracias porque me amas y tu gracia me llena. Te pido perdón por mis pecados y por mi falta de entrega. Te pido que pueda crecer espiritualmente y mi fe sea como la de Isaac o Abraham. Toma mi vida y transfórmala mi Dios. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada