jueves, 8 de septiembre de 2016

Josue 1,1-9) ES TIEMPO DE SER VALIENTES

Josue 1,1-9)      ES TIEMPO DE SER VALIENTES ( Es común que el hijo de Dios pase por diversos tiempos de temor y angustia. Pero no es la voluntad de Dios que esto ocurra con demasiada frecuencia. Me atrevería a decir que no es su voluntad que ocurra (¿..?). Pero como Él sabe que nos enfrentaremos a esos “gigantes”, nos prepara para que les hagamos frente, dándonos valor y ejercitándonos contra el desánimo  y la profunda depresión.
Es una verdad bíblica que “el temor pone lazo” (Proverbios 29,25).      Josué y su pueblo tienen la responsabilidad de entrar y poseer, – ¡y había que hacerlo pronto!–. La expresión: “levántate y pasa este Jordán” (v.2), implican prisa, obediencia sin retraso. No puede haber dilación en nuestra voluntad para hacer lo que Dios dice. Ellos no deberían claudicar entre dos pensamientos. Al final de la vida de Josué (cap24), todavía se alcanza a ver este dilema en el pueblo.   Debían extenderse por todo el vasto territorio de Canaán y hacerlo suyo. El límite era: “todo lugar que pisare la planta de vuestro pie…”. La promesa para Josué era que “nadie le haría frente en todos sus días” (v.5). Dios le promete que estará con él, le asegura su presencia diariamente: no lo iba dejar ni a desamparar.

Como representante y jefe del pueblo, la promesa incluía no sólo a Josué sino a todos. Las frases: “estaré contigo”, “no te dejaré”, “ni te desampararé” son una misma promesa dicha en tres modos diferentes, por repetición sinonímica (propio del idioma hebreo), para asegurarle la certeza de su presencia. Debió de ser una tranquilidad para Josué saber que Dios estaba comprometido con su presencia diaria y constante, cada vez que lo necesitara y donde lo necesitara, siempre estaría ahí.     El término usado para esforzarse es jazaq, que implica una combinación de fortaleza moral y física. Tres veces Dios le pide a Josué que se esfuerce y sea valiente (v.6.7.9) y hasta la misma gente le dice a Josué que se esfuerce y sea valiente (v.17.18). Con todo esto en mente, lo más seguro es que Josué −el buen espía, valiente y esforzado de otros años (cuando Moisés lo envió a reconocer la tierra junto con Caleb), lleno de experiencia y conocimiento, es ahora el hombre temeroso, miedoso y al que le faltan las fuerzas−. Había crecido a la sombra del “poderoso” Moisés, y remplazarlo, era otra cosa.

Pero Dios era el mismo. ¿Cuál temor había que temer? Ninguno. Pero Josué lo tiene, es un ser humano, a veces fuerte, creyente, confiado, valiente; otras veces, dubitativo, triste, y hasta derrotado sin emprender aún la batalla. ¿Qué necesita?: la presencia de Dios. Es eso lo que Dios le promete, después de la orden de marcha. Vuelve y le reitera que tendrá su presencia a “donde quiera que él vaya” (v.9).  III  REFLEXIONES


¿A dónde iremos, que sea demasiado lejos de Dios? No existe tal lugar. “Donde quiera que vayas…” (v.9), ése era el límite que Dios ponía a Josué.  Si meditamos en su palabra y guardamos su ley, podremos seguir cualquier camino y extender aún más nuestro territorio. Tendremos la certeza de que poseeremos la tierra que Él ya nos ha entregado; haremos las obras que de antemano preparó para que anduviésemos en ellas (Ef 2,9-10). ¿Y cómo sabremos cuál es el camino y cuál la tierra de promisión? Solamente hay que hacer una cosa: meditar en lo que el Señor nos dice, dejar que Dios clarifique nuestros pensamientos y deseos, que sean filtrados por medio de su palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada